Skip to content

Eres Parte de los Elegidos de Dios?

febrero 4, 2009

Esta pregunta fue hecha por un sitio en internet llamado “The Gospel Way.” En esta entrada, el autor escribe,

“Algunas personas dicen que usted no tiene escogencia en el asunto: O Dios lo escogió personalmente a usted antes de la fundación del mundo o Él no lo hizo. Ellos creen que usted ha sido “predestinado” al cielo o infierno, no tuvo nada que ver su caracter o vida, y no hay nada que usted pueda hacer! Pero esta idea no puede ser correcta porque 2 Pedro 3: 9 dice: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” Dios no quiere que nadie se pierda. Él desea que todos se arrepientan, y eso definitivamente lo incluye a usted. Pero si Dios predestinara a personas malvadas al infierno, a pesar de que nunca tuvieron una opción, entonces eso hace a Dios responsable de que la gente sea malvada y se pierda!

Entonces, usted puede ser parte del cuerpo “elegido” que será salvo. Pero cómo? 1 Pedro 2: 9 habla a los Cristianos como una “generación escogida,” el pueblo de Dios. Pero cómo es que estas personas vienen a esa relación? 1 Pedro 1: 22 dice: “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad…” El verso 23 añade que, como resultado de obedecer el evangelio, ellos “nacieron de nuevo”: ellos se convirtieron en miembros de la familia de Dios, la iglesia (1 Timoteo 3: 15). Entonces para convertirse en uno de los elegidos, usted debe “arrepentirse y ser bautizado…para la remisión de pecados,” y el Señor entonces le añadirá dentro de Su cuerpo elegido, la iglesia-Hechos 2: 38, 47.

Sí, usted puede ser uno de los elegidos de Dios. La opción es suya. “Escojan en este día a quien servireis” -Josué 24: 15″

Lo único que puedo decir es: Cuánta ignorancia bíblica! Viva el hombre! Gloria sea para el hombre! Eso es lo que brota de estos párrafos. Dónde vemos ahí la verdad bíblica que “la salvación es de Jehová“? Nada más vean estas tres mentiras:

1. El autor escribe,  “Ellos creen que usted ha sido “predestinado” al cielo o infierno, no tuvo nada que ver su caracter o vida, y no hay nada que usted pueda hacer!” Para defender su punto recurre a 2 Pedro 3: 9. La correcta exégesis de ese pasaje deja claro que es un punto en contra de los arminianistas, porqué? Vean a quienes se está refiriendo Pedro: nosotros. Esto es lo que dice el verso 9: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” Dios no quiere que quien perezca? Toda la humanidad? No! Sino la iglesia. Sino pregúntense a quien está dirigida esta epístola? 1 Pedro 1: 1 dice que fue escrita a “los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra.” Pedro no le escribe a toda humanidad, sino a la iglesia, quienes habían sido elegidos por Dios (1 Pedro 1:10). Entonces, lo que escribe Pedro es que Dios es paciente con la iglesia, Sus escogidos, pues no quiere que perezcan, sino que todos se arrepientan.

2. Luego escribe, “Pero si Dios predestinara a personas malvadas al infierno, a pesar de que nunca tuvieron una opción, entonces eso hace a Dios responsable de que la gente sea malvada y se pierda!” Este párrafo deja ver claramente la ignorancia del autor y su rebeldía contra la palabra de Dios. Porqué? Dios no predestina a nadie al infierno. Los hombres van gustosos para allá sin que Dios tenga que intervenir. Cristo dijo, “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.” Los hombres odian a Dios, esa es la verdad que expone la Biblia. Es por ello que Pablo escribe Romanos 3: 9-12. Dios no es responsable de la maldad que hay en el corazón del hombre. Esa es la doctrina del pecado original que se nota es rechazada o al menos incomprensible por el autor. El hombre es el responsable de su pecado, y por ello toda la humanidad es enemiga de Dios (Romanos 5).

3. Y finalmente escribe, “Pero cómo es que estas personas vienen a esa relación? 1 Pedro 1: 22 dice: “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad…” El verso 23 añade que, como resultado de obedecer el evangelio, ellos “nacieron de nuevo.” El autor dice que un hombre nace de nuevo al obedecer el evangelio, y usa 1 Pedro 1: 23 para respaldar su tésis. Nótese la mentira! El verso 23 nunca dice que un hombre nace de nuevo por obedecer el evangelio. El verso 23 dice, “siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.” Qué hace el hombre según este verso para nacer de nuevo? Nada, absolutamente nada. Lo que el pasaje dice es que el hombre nace de nuevo por el poder de la palabra de Dios que es viva. No es lo mismo que escribe el evangelista Juan acerca de los que tienen fe, “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” Aquel hombre que nace de nuevo, nace de Dios, no de su voluntad, ni deseos, ni descendencia. Nace de Dios, y solamente de Él.

Y noten como concluye su estudio, “Sí, usted puede ser uno de los elegidos de Dios. La opción es suya.” Vean como el autor contradice el pasaje de Juan 1: 13. Según el Nuevo Testamento el nuevo nacimiento no depende del hombre, sino de Dios. Entonces quién se llevaría la gloria? Para el autor, al hombre le pertenece la gloria de su salvación. Dios no hace nada. El hombre es el que decide buscar a Dios y obedecer el evangelio. Pero cómo armoniza el autor sus postulados con pasajes como Juan 3; Romanos 9; Efesios 1; las epístolas de Pedro, etc, en donde vemos claramente que la elección no depende del hombre, sino de Dios. Veamos lo que dice Pablo en Romanos 9,

“Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” Romanos 9: 16

La elección depende sólo de Dios. No depende, según las Escrituras, del hombre. Sino, porqué Cristo usaría la metáfora del nacimiento para enseñar acerca de la regeneración de un hombre? Qué puede hacer un hombre para nacer físicamente? Nada! Puede acaso determinar el día de su nacimiento? Puede acaso determinar la manera en la que va a nacer? Puede acaso determinar quienes serán sus padres? La respuesta es no. El hombre no puede hacer nada para nacer físicamente, mucho menos para nacer espiritualmente.

Las proposiciones de este autor deben ser rechazadas por estar en contra de las Escrituras. Que se sometan todos los hombres a la Biblia y dejen de lado todos sus argumentos. Soli Deo Gloria!

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Lenin permalink
    febrero 4, 2009 3:18 pm

    interesante aporte, gracias hermano por presentar de manera tan Clara la Doctrina Reformada. Es deber de nosotros defenderla a toda costa contra Herejes en nuestros días…

    bY LeMS

  2. febrero 4, 2009 4:10 pm

    Amen

  3. Juan permalink
    febrero 5, 2009 4:24 pm

    Ya es hora que los Reformados seamos escuchados, o leidos en este caso. La herejía arminiana está causando estragos pero usted ha hecho una correcta interpretación del texto. “Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso”.

    Estaré orando por usted para que Dios le continúe dando de su gracia en este ministerio.

    ¡Bendiciones!

  4. febrero 6, 2009 10:40 pm

    Amen! La gloria sean dadas al Rey de Reyes y Señor de Señores, que perezca la gloria de los arminianos!!!

  5. octubre 12, 2010 12:23 pm

    En el Apocalipsis dice cómo podemos los elegidos de Dios:
    ”Éstos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes.
    Éstos son los que siguen al Cordero adondequiera que va. Éstos fueron rescatados de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero. Y en su boca no se halló mentira. Son intachables.”
    (Apocalipsis, 14, 4-5)

    • octubre 13, 2010 3:32 am

      Victor Lopez,

      Los santos, elegidos, o la iglesia de Dios son intachables no por sus propios méritos, sino porque están vestidos con la justicia perfecta de Jesucristo. Es por la justificación por lo cual pueden ser llamados santos y sin mancha (2 Cor 5: 21; Rom 3; 1 Pe 3:18; etc).

  6. mauricio permalink
    octubre 13, 2010 9:32 pm

    es verdad… la salvacion la dá Dios y no es por obra humana alguna ,pero como encaja ….los que le recibieron …..los que creen y que papel juega nuestra voluntad de elegir???

    • octubre 14, 2010 3:59 am

      Mauricio,

      “…los que le recibieron…” lo hicieron precisamente porque fueron nacidos de DIos (Juan 1: 12-13). Todo es la obra de Dios! La salvación es de Jehová (Jonás 2: 9).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: