Skip to content

A Quién Descalifica 1 Timoteo 3:2b?

noviembre 15, 2010

El pastor Eric Rosales, de la IBRL, ha estado predicando acerca del tema del liderazgo bíblico de la iglesia. Ha sido un tema bastante importante para nuestra iglesia por diversas razones, pero una de las más importantes ha sido por causa de la gran deficiencia en el liderazgo de muchísimas iglesias en nuestro país, las cuales se han alejado del modelo establecido por Dios y se han dejado llevar por falsas enseñanzas, mostrando así su rebeldía y desprecio hacia la clara palabra de Dios.

El día de ayer el pastor tocó el tema de las calificaciones que deben tener todos aquellos que aspiran al obispado. En el sermón de la mañana trató el tema del liderazgo, no como un ministerio inventado por el hombre, sino por un oficio establecido por Dios. Pablo le escribió a Timoteo, “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea” (1 Tim 3: 1). Ya Pablo le había dicho a los ancianos en Efeso que su oficio como pastores no se había originado en sus cabezas, sino que había sido diseñado y dispuesto por el Espíritu Santo (Hechos 20: 28).

Por la noche tocó el tema más específico de las calificaciones que debían tener los ancianos, llegando tan sólo a exponer el versículo 2 del tercer capítulo de su primera epístola a Timoteo. Este pasaje dice lo siguiente,

Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer…”

Obviamente al final se dio una buena discusión sobre la siguiente afirmación del apóstol, “marido de una sola mujer.” Y es de lo que quiero escribir el día de hoy. Porqué? Porque me gustaría exponer algunos puntos que favorecen mi posición doctrinal al respecto.

Yo creo que este versículo tiene un propósito. Es decir, creo que el apóstol tiene en mente algo muy particular con respecto a lo que calificaría o descalificaría a un hombre para el pastorado. Sé que no es la manera en la que muchos interpretan las palabras de Pablo, pero quiero proveer algunas ideas de mi estudio personal al respecto.

Primero, la mejor traducción sería, “hombre de una sola mujer.” En el original las palabras son, “μιᾶς γυναικὸς ἄνδρα.” Ciertamente podríamos traducir la palabra mujer (γυναικὸς) como esposa, sin embargo por diversas razones, las cuales daré más adelante, no creo que esto sea adecuado.

Segundo, el original carece de un artículo definido. No dice, “el marido de una sola mujer,” sino que dice, “marido de una sola mujer u hombre de una sola mujer.” Porqué es esto importante? Porque lo que Pablo está enfatizando es el caracter del pastor no su estado marital.

Tercero, si Pablo estuviera afirmando que el pastor debía estar casado con una sola mujer, como interpretan muchos, entonces hubiera descalificado inmediatamente a Timoteo del oficio que el mismo Pablo había confirmado (1 Timoteo 4: 12-16). Y no sólo a Timoteo, sino también a Tito, a quienes escribió cartas pastorales. Qué lógica hubiera tenido escribirle a Timoteo como debía conducirse un pastor, si el joven Timoteo no hubiera calificado para tal oficio?

Cuarto, noten que en toda la exhortación (versículo 1 al 4) Pablo está describiendo, como dije antes, el caracter del obispo. El obispo debe ser irreprensible, sobrio, prudente, hospedador, apto para enseñar, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, amable, apacible, no avaro, buen gobernante, etc. Pueden notar que casi todos estas cualidades tienen que ver con la sobriedad? La palabra griega es nephalion (νηφάλιον) que habla sobre el dominio propio. Es decir, aquel que anhela el obispado debe tener dominio propio en todos los aspectos de su vida: no debe tomar vino de más, no debe codiciar tener más cosas, no debe desear ser más rico, pero sobre todo no debe codiciar otras mujeres.

Por ejemplo, dice que el que desea obispado debe ser hospedador. Esto no quiere decir que deba ser dueño de un hotel. Es decir, Pablo no dice, “el hospedador,” sino que quiere enfatizar el caracter hospedador del hombre de Dios. Lo mismo debemos entender con la frase “hombre de una sola mujer.

Y a esto es lo que quiero llegar con la traducción que hice al inicio, “hombre de una sola mujer.” Aquel que anhela ser pastor debe ser fiel a su mujer. Su vida debe girar en torno a su mujer, es decir, que a ella solamente debe entregarle su corazón y su mente. Ninguna otra mujer debe captar su atención, su afecto, sus deseos, etc. O como dice Sinclair Ferguson, “Es un hombre caracterizado por la más estricta fidelidad marital.” Y por ello les dije que no es sólo dirigido a los hombres casados, sino también a los solteros como Timoteo y Tito. Los solteros que deseen el obispado no tienen excusa de andar codiciando otras mujeres sólo por estar soltero, o por tener novia. No! Ellos también pueden ser descalificados si no cumplen con esto. Si no tienen dominio propio en cuanto a sus deseos, no son aptos para el pastorado.

Quinto, tampoco creo que Pablo estuviera descalificando a los divorciados. Y aquí quiera enfatizar algo: Nosotros no tenemos el derecho de descalificar a alguien a quien Dios no ha descalificado. Muchas iglesias, como bien se mencionó en la discusión que se inició en la IBRL, descalifican a aquel hombre que haya sufrido un divorcio. Sin embargo, si Pablo hubiera querido afirmar que los divorciados están descalificados del oficio del pastorado muy fácilmente lo hubiera podido haber escrito así. Pero, Pablo escribió acerca del caracter del hombre que desea el obispado, no de su estado marital.

Porqué es esto importante? Porque a veces nosotros podemos caer en el error de descalificar a alguien a quien Dios no ha descalificado. La Biblia claramente enseña que el divorcio es permitido por Dios mismo solamente en dos circunstancias: cuando la pareja comete adulterio o cuando el esposo o esposa incrédulo(a) de un creyente lo(a) abandona. Jesús dijo muy claramente lo siguiente,

Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera” Mateo 19: 9

La palabra salvo que en el original es μὴ implica una clausula de excepción en este pasaje. Es decir, Jesús está afirmando que una persona puede divorciarse bajo una condición, esta es, que cometan fornicación en su contra. Entonces, si el mismo Jesús permitió que el divorcio fuera lícito en esta situación, quienes somos nosotros para descalificar a alguien a quien Dios le ha dado permiso para divorciarse, si Pablo está hablando del caracter de ese hombre y no de su condición marital?

Además, el mismo Pablo estableció otra causa de divorcio o separación, cuando la pareja incrédula abandona el matrimonio. Pablo escribió lo siguiente a los Corintios,

Pero si el incrédulo se separa (χωριζέσθω-divorcia), sepárese (divórciese); pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.” 1 Corintios 7:15

Si Pablo permitió el divorcio en esa circunstancia, entonces quienes somos nosotros para decir que alguien queda descalificado si Dios le permitió divorciarse en esas condiciones? En ocasiones podemos caer en el mismo error de los fundamentalistas. A qué me refiero con esto? Bueno, muchos fundamentalistas le prohíben el consumo de cualquier bebida alcohólica a los fieles. De dónde toman este mandamiento? La Biblia no ordena tal cosa. Es más, la Biblia es clara en proteger la libertad cristiana. Sin embargo, muchos líderes y pastores fundamentalistas lo hacen porque ellos mismos creen que el tomarse una cerveza es pecaminoso, cuando la Biblia no afirma esto, o se protegen al decir que el consumir bebidas alcohólicas puede ser mal visto por los incrédulos.

Pero, pregunto yo: a quien queremos agradar primeramente, a Cristo o a los incrédulos? Si Dios no prohibió el consumo de cerveza, por ejemplo, quienes somos nosotros para temer la opinión de un incrédulo y su crítica a un creyente si ese mismo creyente está bien con Dios? Les doy un ejemplo de mi vida. Yo fui un fornicario, un mal hablado, y un idólatra. Sin embargo, por la gracia de Dios fui rescatado de mis pecados por medio de la fe en Jesucristo, en quien confié como mi justificador y salvador. Entonces, cualquier hombre que me haya conocido hace-no sé, diez años-puede venir a la iglesia y decir que yo fue tal y tal cosa. Debe temer la iglesia a tal opinión y negarme la posibilidad-en el caso que Dios así lo quisiera-del pastorado? No. Porqué? Porque yo estoy bien con Dios.

Bueno, lo mismo con el divorcio. Si Dios permitió el divorcio bajo ciertas circunstancias, no deberíamos nosotros aceptar el divorcio como algo legal si ocurre bajo esas mismas circunstancias? Por supuesto que sí. Ahora, imagínense que un pastor fiel a su esposa es víctima de adulterio por parte de su mujer y asumiendo el permiso divino, este hombre acude al divorcio. Debemos entonces rechazarlo del cargo al que fue llamado por el Espíritu Santo?

Hermanos, vivimos en un mundo caído y Dios no nos ha prometido dejar de ser víctimas de nuestro propio pecado ni de las consecuencias del pecado que otros puedan causarnos a nostros mismos. No podemos rechazar a un hombre del oficio del pastorado porque se divorció bajo las circunstancias permitidas por el mismo Señor. Porqué? Porque eso no es lo que dicen los textos que tiene que ver con las cualidades de aquellos que anhelan el oficio pastoral. Afirmar lo contrario es ir contra la claridad de este pasaje. Es parecido al ejemplo de los fundamentalistas.

Entonces, lo que quiero enfatizar es la idea de que Pablo se está refiriendo al caracter y no al estado marital de un hombre. Pablo no está descalificando a los solteros, ni a los que se han divorciado según las disposiciones divinas, sino a todos aquellos que no le entreguen sus corazones enteros a sus mujeres, es decir, a todos aquellos que vivan, ya sea como vivían los judíos y líderes religiosos judíos del primer siglo, en poligamia que no era nada menos que un adulterio externo, sino también a los adúlteros de corazón. A todos aquellos que no sean hombres de una sola mujer, sino hombres de muchas mujeres.

Juan Calvino escribió lo siguiente en su comentario de 1 Timoteo 3: 2,

La única verdadera exposición, por lo tanto, es la de Crisóstomo, que en un obispo él condena la poligamia, que en ese tiempo los judíos casi lo consideraban legal. Esta corrupción fue tomada prestada en parte de su pecaminosa imitación de los Padres, (para lo que lean que Abraham, Jacob, David, y otros de la misma clase, estaban casados con más de una esposa al mismo tiempo, y creyeron que a ellos les era legal también) y en parte por las naciones vecinas; pues los habitantes de Este nunca observaron esa conciencia y fidelidad en el matrimonio como algo apropiado. Como sea que fuese, la poligamia era prevalente entre ellos; y por lo tanto con mucha propiedad Pablo dice que un obispo debe estar libre de esta mancha…La visión que he dado es más simple y más sólida, que PAblo prohibe la poligamia en todos aquellos que mantienen el oficio de obispo, porque es la marca de un hombre impuro, y uno que no observa la fidelidad conyugal.” Comentario de Timoteo

Nuestro deber es aceptar a todos aquellos a los que Dios haya llamado al oficio del obispado. Creo que la exégesis del texto es muy clara y nos hace tener cuidado de juzgar y descalificar a aquel a quien Dios mismo no ha descalificado. El obispo debe demostrar fidelidad a su pareja. No debe ser un adúltero en su mente o corazón. El mandamiento negativo de Pablo para la iglesia es que se le niegue el obispado a todo aquel hombre que no cumpla con este requisito de fidelidad. Por ello es a veces tan importante lo que dice Pablo en el mismo pasaje, esto es, que sea irreprensible y que tenga buen testimonio de los de afuera. No debe haber prueba alguna, ni dentro de la iglesia ni fuera, de que el aspirante no tiene dominio propio en cuanto a las pasiones de la carne y que es infiel, ya sea de hecho o de corazón, a su pareja, ya sea esta su esposa o su novia (en caso de ser soltero).

Sabiendo que es un tema un tanto controversial, espero poder leer sus comentarios y ser así edificados todos con una buena discusión bíblica.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
26 comentarios leave one →
  1. noviembre 15, 2010 6:39 pm

    Me parece que has dejado claro el punto de que lo que se debe inferir correctamente del pasaje es su carácter en cuanto a la pureza sexual. Si es casado, fiel en todo sentido, si es soltero, con una conducta casta. Lo que sigue sin convencerme es tu interpretación del pasaje de Mateo 19. Si el asunto de tener una esposa infiel, se resuelve con un divorcio y de verdad hay permiso de buscar otra esposa, entonces, ¿por qué los discípulos se asombraron tanto por la respuesta del Señor? Según lo veo, ellos percibieron el asunto como algo tan estricto como para decir, entonces mejor no casarse… Lo cual me parece coincidir con la clásula del apóstol Pablo: “y si se separa, quédese sin casar” en I Corintios 7. El asunto del permiso para segundas nupcias ha traído muchísimos divorcios, porque cuando el matrimonio anda mal, las cosas se dejan hasta que ocurra el inevitable adulterio y entonces zaz— permiso para buscar nueva pareja!… No que se haga así tan frívolamente siempre, pero se abre la oportunidad a esto.
    Estoy completamente de acuerdo que lo que uno ha sido en la vida antes de venir a Cristo, no descalifica a nadie, porque el testimonio de los de afuera se comienza a ganar poco a poco. Sin embargo, los casos que se discuten con respecto al carácter y a la confirmación que Dios dará a los creyentes que anhelan obispado, continúan en la mira. Un hombre creyente que llega al divorcio (aún por causas lícitas) carga con un asunto grave que no pudo resolver. Y la respuesta de eso puede ser que “no pudo gobernar bien su casa” con lo cual Dios mismo lo está descalificando para el cargo. Pasando a otra cosa: He visto en algunas constituciones de Iglesias, que se requiere que la esposa del obispo sea convertida y lo considero sano, pero pregunto, si alguien anhela obispado, y procura con afán gobernar bien su hogar, pero su esposa, aunque profesante de la fe, no parece amar la obra de Dios. ¿Está Dios descalificando al no conceder una esposa que anhele servir a Dios? Me gustaría escuchar tu opinión.

    • noviembre 15, 2010 9:41 pm

      Alexander,

      Siempre son una bendición tus comentarios. Qué es lo que está pasando en Mateo 19? Debemos recordar que la idea enseñada por los fariseos y que de paso era la idea del matrimonio que conocían los discípulos (pues eran judíos enseñados por judíos) era que el hombre se podía divorciar por cualquier causa (porque vio fea a su esposa, o porque vio a una mujer más bonita, o porque le quemaron el desayuno). Los fariseos eran ellos mismos unos adúlteros como bien los acusó el Señor. Sus estándares matrimoniales eran sumamente bajos. Y así habían sido enseñados los apóstoles. Y así mismo veían esto en sus líderes religiosos.

      Lo que ocurre en Mateo 19 es que ellos se dan cuenta de los estándares tan altos que está poniendo Jesús en el matrimonio. Esta institución fue creada por Dios y era permanente. Nadie tenía el derecho de divorciarse de la manera tan atroz en la que lo hacían los fariseos y los judíos en el primer siglo. Sin embargo, Jesús, a pesar de establecer un estándar tan alto permitií el divorcio en circunstancias muy particulares: el adulterio. Esa era la única excepción para que la víctima pudiera tener derecho a divorciarse. Y es el mismo estándar del Antiguo Testamento. En el AT la pareja que adulteraba era apedreada. Dios le quitaba la vida al adúltero y por lo tanto Él mismo daba por terminado el matrimonio. Era obvio que la víctima, que no tuvo culpa en el pecado del otro era libre para casarse.

      A pesar de que ya en el NT no se apedreaba a nadie, Jesús mantiene la coherencia y el permiso de divorciarse sólo en caso de adulterio. Mira, si el matrimonio es perpetuo y nadie puede casarse con otra persona si ya se ha casado antes, entonces porque Pablo le escribe a Timoteo que las viudas jóvenes pueden casarse de nuevo? Ciertamente el matrimonio es perpetuo pero termina cuando la pareja muere (Rom 7), cuando uno sufre adulterio de su pareja, o cuando el esposo o esposa incrédulo abandona el matrimonio. Y esto es lo que Jesús dice claramente. Él dio las excepciones. Nadie puede divorciarse por otras causas. El que se divorcia por otra causa que no sea alguna de estas y se vuelve a casar adultera porque su divorcio no es legítimo, pues el Señor no lo ha permitido.

      Ahora, si un hombre o mujer es un verdadero creyente, entonces no vale esa idea de que voy a dejar que mi matrimonio vaya mal para que “me den vuelta” y entonces pueda divorciarme. El verdadero creyente sabe que su matrimonio fue instituído por Dios y que tiene deberes en ese matrimonio. Si no los cumple entonces está pecando y si tiene esa mentalidad entonces deba hasta preguntarse si es verdaderamente un creyente. El verdadero creyente trata al matrimonio con la seriedad y solemnidad con que lo trató Dios mismo, pues es un símbolo de Cristo y su iglesia.

      Ahora, con respecto al otro punto que planteas: no creo que el pastor deba tener una esposa creyente o hijos creyentes. Lo importante es que su hogar sea bien gobernado. El texto no indica que este deba ser un requisito para los pastores. Lo importante es que su esposa lo respete, lo ame, y que él se conduzca como un esposo cristiano y la respete a ella y la ame como Cristo amó a su iglesia. Lo mismo con sus hijos, lo importante es que ellos sepan como deben conducirse hacia él y que él sepa tratarlos a ellos. Que haya paz y tranquilidad en el hogar a causa de un buen gobierno del hombre como líder. No veo en ningún texto del NT que esto sea requerido de los pastores.

      Si el hogar no es bien gobernado aún si tiene esposa e hijos creyentes, esto sí descalifica a un hombre, pero si el hogar es bien gobernado y hay esposa o hijos incrédulos no veo la descalificación.

      Bendiciones

      • Luis M. Carrasquillo permalink
        febrero 21, 2013 1:42 am

        Apreciado Eduardo: Estoy completamente con Alexander. Uno de los problemas al cual nos enfrentamos es que, cuando se abre la “puerta” del divorcio al que desea “obispado”, hasta cuando se la vamos a permitir. Un divorcio o dos divorcios? Para mi esta claro en la Biblia que el que desea “obispado” debe vivir a un nivel mucho mas alto que los demas. No quiere o desea tener ese requisito, pues esta bien, pero que no trate de ser “obispo”. Porque el que acepta el llamado de Dios, debe cumplir con los mas altos requisitos. Es una verguenza cuando tenemos “obispos” o “pastores” que se han divorciado, que tienen hijos quienes no quieren saber de ellos. Estos ni “moralmente”, ni “espiritualmente” tienen la autoridad de “pastorear” la iglesia de Cristo.

      • febrero 21, 2013 6:07 am

        Luis Carrasquillo,

        Debo decirte algo: Estás yendo más allá de la Escritura. Dónde dice la Biblia que el divorcio sea causa de exclusión de un hombre al pastorado? Pablo no afirma tal cosa. Lo que sí dice es que el hombre que no tiene un corazón para su esposa no debe ser pastor. Pero, qué pasa de aquel pastor que a pesar de amar a su esposa y sus hijos, ella comete adulterio con otro hombre y se va con él? Debemos quitarlo del cargo a pesar de que él no pecó? O Deberíamos negarle la posibilidad de ser pastor en un futuro por el pecado de su esposa? La BIblia no afirma tal cosa. La Biblia establece claros parámetros para aquellos que anhelan el obispado, especialmente en cuanto a su caracter y al gobierno de su casa. Si este hombre no ama a su esposa, no la trata bien, sus hijos no lo respetan, o anda mirando y coqueteando con otras mujeres, entonces ese hombre no debe ser puesto como pastor. Pero el divorcio no es una causa que exlcuya a alguien excepto si ese hombre fue el culpable de ese divorcio. Entonces, no debemos ir más allá de la Escritura y debemos dejar que ella no regule. SI las iglesias hicieran sus trabajos al evaluar a los potenciales obispos de acuerdo con la Biblia, habrían menos charlatanes y farsantes en los púlpitos.

  2. Rene permalink
    noviembre 16, 2010 3:36 pm

    Es un tema interesante, sobre todo en los tiempos que vivimos, pero debe tratarse con cuidado. Para entender mejor el tema debemos remitirnos a las palabras de Jesús en Mateo 19:1-12, donde el Señor les dice a los judíos, por qué causa moisés (de parte de Dios) permitio repudiar a sus esposas, agregando en el vrs 8 “por la dureza de sus corazones; mas al principio no fue así”.
    Estoy plenamente persuadido y con una convicción total dado por la Palabra de Dios que todo matrimonio cristiano, amadores de nuestro Señor y fieles en la fe, “no pueden divorciarse” porque el motivo que los une es el amor de Cristo y el amor mutuo.
    Hoy el divorcio es un deporte, que es practicado por la cultura en la cual vivimos y la iglesia no esta ajena a esta realidad.
    Hemos visto que muchos ministros buscan una excusa para divorciarse y se han dejado seducir por otra mujer y sus familias han sido destruidas. Diferente es la condición de una persona que viene a cristo en ese estado, pero como uds tratan el tema del ministerio, el tema es mas serio.
    Un matrimonio llamado al ministerio “por el mismo Dios”, será un matrimonio santo.
    Lo lamentable es que muchos estan entrando al ministerio por motivos incorrectos, sin ser llamados por Dios. Creo que debemos enfatizar estas diferencias, porque sino, es creer, que tenemos libertad para hacer lo que el mundo hace. Y eso es, lo que Pablo le enfatiza a Timoteo, en cuanto a los requisitos en el ministerio. No nos olvidemos como era la cultura de ese entonces, inclinada a la promiscuidad y que no difiere mucho de la nuestra. Muy buen tema. bendiciones

    • noviembre 16, 2010 5:48 pm

      Rene,

      Ciertamente, como Jesús mismo le dijo a los fariseos: Al principio no le era permitido al hombre divorciarse. Es decir, ese no fue el plan de Dios para el matrimonio. Esta institución al principio fue creada para que fuera perpetua, en donde el hombre y la mujer eran una sola carne. Sin embargo Jesús aclara en Mateo 19 que fue por causa del pecado del hombre y por su dureza de corazón por la cual Moisés dio permiso de divorciarse. Y esto lo podemos ver en el pentateuco. Sin embargo, los fariseos había torcido la ley para poder divorciarse por cualquier causa y habían hecho del divorcio algo común entre el pueblo. Moisés no había sido tan flexible en cuanto a los requisitos para el divorcio.

      Y a pesar de que al principio no fue la intención de DIos el divorcio, por causa del pecado del hombre Dios lo permitió, pero bajo ciertas circunstancias, las cuales son explícita y claramente expuestas por el Señor Jesús. Esta es: la fornicación (porneia en griego) que incluye cualquier tipo de inmoralidad sexual. Sólo por esa causa tiene el derecho, dado por Jesús, una persona de divorciarse. Y el derecho no es de la parte criminal, sino que el derecho de divorciarse le pertenece a la víctima de la fornicación.

      En el AT los fornicarios y adúlteros eran apedreados. En el NT no vemos la ley mosaica aplicada, pero el derecho de la víctima es el mismo. Ella, la víctima, queda libre ya sea para perdonar a su cónyuge si este muestra arrepentimiento verdadero, o el derecho de divorciarse. Esa es la enseñanza clara de Jesús. Pablo, como dije en el comentario anterior y en la entrada, dio otra causa de divorcio permitida por Dios para este mundo pecador.

      O me vas a decir que Jesús no está dando una excepción en este pasaje?

      Además, te pongo este ejemplo: que pasa de un hombre que siendo incrédulo se casa con una incrédula. A los años Dios convierte a este hombre. Este hombre muestra claras señales de que le ha sido dado por el Espíritu Santo los dones para el pastorado y el liderazgo eclesiástico. Estamos en la libertad nosotros de negarle el obispado porque su esposa no es creyente?

      Ese es mi punto. Este pasaje en 1 Timoteo no dice eso. Este pasaje habla del caracter del hombre que aspira al obispado, no de su condición matrimonial. Puede él obligar a su esposa a creer en Jesucristo? No es Dios quien convierte a las personas? Y si no es la voluntad de DIos convertir a la esposa de este hombre? Quién de nosotros tiene el derecho de creer que Dios debe convertir a la esposa de un hombre para que este pueda ser pastor? Nadie!

      Dios estableció los requisitos para el obispado y en ningún lugar dice que la familia de ese hombre deba ser creyente, ni su esposa ni sus hijos. Habla del caracter del hombre y de su manera de gobernar su casa, nada más.

      Ojo que no estoy hablando de hombres creyentes que se hayan casado con una incrédula sabiendo que esa no es la voluntad de Dios para el creyente. Estoy hablando de alguien a qien Dios llamó de las tinieblas a la luz estando casado.

      No puede Dios darle los dones a un hombre de estos sin tener la obligación de convertir a su familia? Por supuesto que sí.

      El punto de Pablo en 1 Timoteo 3 es que el deber de la iglesia es reconocer el caracter del hombre que anhela al obispado y aceptar lo que Dios le está dando como un regalo para su cuidado y pastoreo.

      Me temo que muchos hombres han rechazado lo que DIos mismo le ha dado a la iglesia como un regalo por una mala interpretación de pasajes como este.

      • Rene permalink
        noviembre 16, 2010 6:34 pm

        Estoy de acuerdo que el Señor puede salvar a un conyuge en el matrimonio y esa persona crezca en cristo, y si bien es marido de una sola mujer puede ejercer alguna funcion en el ministerio. Ahora las Escrituras no dicen explicitamente que pueda ser obispo, pastor. La experiencia practica me ha probado ese punto, que las personas que tiene un pastorado con una mujer incredula, en muchos casos pierden autoridad frente a la congregación y son mas propensos al adulterio. Mas alla que logre ordenar su casa (ver como era la mujer en esa época) su conyuge no entiende las cosas espirituales. Pablo lo dice en 1cor 2:14, y ese desacuerdo en las cosas espirituales trae aparejado en nuestro tiempo, que muchos apostoles, profetas y pastores contemporaneos tengan la excusa perfecta para divorciarse mas alla que no haya habido adulterio o fornicación.
        Siempre que leo un texto lo analizo en su aspecto historico y lo que quiso decir en “esa época” y ver como le doy la aplicación a los “tiempos presentes”. Pareciera ser que se busca permitir lo que Dios no tolera.
        Estoy de acuerdo que si por causa de adulterio, fornicación, homosexualidad, la persona que es victima quiera divorciarse, que lo haga, pero no demos a entender que esa situación Dios la contempla como una opción y con agrado para su Iglesia. Bendiciones

      • noviembre 16, 2010 9:52 pm

        Rene,

        Donde dice la Biblia que un hombre creyente cuya esposa es incrédula no puede ser obispo? O lo dices por tu experiencia propia? Todo tu argumento son suposiciones que no son válidas. Ese no es ningún argumento legal ni autoritativo pues la Biblia no dice en ningún lugar tal cosa. Conozco a creyentes que están casados con incrédulos los cuales les encanta que vayan a la iglesia, que hagan cultos e sus casas. De nuevo, ese es un argumento de tus suposiciones. Eso no es válido ni para un sistema judicial humano. Son suposiciones. La Biblia no dice tal cosa.

        Decir que aquel que tiene una esposa incrédula, sea pastor o no, es más propenso al divorcio es como el argumento utilizado por los fundamentalistas de que no se debe tomar cerveza porque puede hacerse alcohólico. Eso es una falacia y un invento de la mente humana en contra de lo que verdaderamente dice la Biblia sólo para inventar reglas que no están en la Escritura. Por eso te digo que tu argumento no es válido.

        Además pareciera que me has malentendido en mi comentario acerca del divorcio. Este nunca, bajo ninguna circunstancia es de agrado a Dios, ni siquiera bajo las excepciones que Él estableció porque ese no fue el plan. Sin embargo para un mundo pecaminoso lo permitió sin que este sea su voluntad. Así como tampoco lo fue la entrada del pecado al mundo, y para lo cual estableció la redención en Jesucristo para remendar el daño hecho por ese pecado al cual Él odia tanto.

  3. Rene permalink
    noviembre 16, 2010 11:57 pm

    sin lugar a dudas, cuando estemos en la presencia de Dios muchas cosas serán tan claras como el mediodia y podremos comprender el sentido que Dios tuvo al inspirar a sus siervos en la Escrituras, sobre todo en estos temas. Y también seremos juzgados por como tratamos su Palabra ante su iglesia. Dios bendiga

    • noviembre 17, 2010 1:32 am

      Rene,

      Así es. Sin embargo no hay excusa para oscurecer cosas que están claramente expuestas en la Biblia. Sigamos siendo fieles y sometiéndonos a la autoridad de la Biblia.

      • Jozex. permalink
        julio 3, 2013 2:49 pm

        Estimados hermanos. mi deseo de terciar en el tema no es para ampliar la discusion, sino para inriquecerla. para ello me remito a la frase:
        “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer…”
        Todo lo dicho por Pablo esta antecedido de la palabra Irreprensible, que significa sin tacha.
        Recordemos que la Igelsia es una institucion celestial llamada a ser luz en las tinieblas, es decir que ella debe mostrar los valores del reino de Dios a hombres incredulos y necios que no conocen la verdad, por ende el que predica, lidera al grupo y enseña la palabra
        pura, diafana y santa, no debe tener reproche alguno de los inconversos.
        es por un sentido de autoridad que el Pastor debe ser sin tacha, no por los creyentes, sino por los que debemos ganar con autoridad y ejemplo de que vivimos, la palabra, no es una cuestion de sentimentalismos o de si puede ono puede, es de autoridad.
        ¿Que pasaria si un pastor divorciado, enseña que no se debe divorciar? seria cuestionado por los incredulos y no aceptarian sus enseñanzas, y la iglesia esta en funcion de los que se pierden para ganarlos, no para alejarlos. Particularmente YO no aceptaria un cargo de Pastor en esas condiciones, para no ser tropiezo, me dedicaria al servicio y la oracion.
        Es un problema de conciencia, Dios no es caprichoso y el sabe por que recomineda lo que recomienda, aun que nosotros no lo entendamos.

        Analicen, por que David, Hombre como el corazon de DIOs, no pudo construir el templo, algo material. bendiciones.

  4. Rafael Alcantara permalink
    noviembre 17, 2010 9:29 pm

    Eduardo:
    Tal vez yo tendría el cuidado de decir que, si bien no a hay una prohibición a un creyente con una esposa inconversa pueda ser pastor, es posible que, por razones practicas en la mayoría de los casos esta posibilidad no sea viable.

    A la hora de evaluar a un hombre al ministerio, a parte de los requisitos de I Timoteo, hay aspectos circunstanciales que yo debo tomar en cuenta. Puede que un miembro reúna todos los requisitos para ser pastor, pero resulta que es norteamericano y casi no habla español. En la iglesia le ayudan traduciéndole. Tal vez no sea sabio que el sea elegido como pastor, mientras no aprenda bien el español. Tal vez vive tan lejos de la iglesia sin posibilidad de mudarse cerca que sería también un problema,

    El caso de un miembro que aspire al ministerio cuya esposa sea inconversa, el trabajo ministerial por lo general va a requerir contactos a nivel de matrimonios en conflictos, las esposas de los ministros tienen siempre algún nivel de visibilidad, habrá retiros de matrimonio, etc. Por lo regular la carga pastoral necesita de un aliento santificante de parte del cónyuge, y un tipo de apoyo del cual es necesario sin la gracia de Dios se hace difícil dar. A veces habrá conflictos eclesiásticos que no pasaran desapercibidos para una esposa por la carga de trabajo inusual que pueda requerir de su marido, llamadas telefónicas que recibir, etc. Tal vez no sería de buen testimonio que una esposa inconversa este al tanto de algunas de esas cosas que sabrá sin que su marido tenga que decírselo directamente.

    Repito, no es una razón absoluta descartar a un hombre al ministerio por el hecho de que su esposa sea inconversa. Pero tal vez sea una razón providencial como para descartarse en la gran mayoría de los casos, aun por el bien del alma de ese mismo hombre, y hasta por testimonio de esa mujer.

    Rafael Alcantara

    • noviembre 17, 2010 11:31 pm

      Rafael,

      Gracias por tu comentario.

      Si notas mi entrada y mis comentarios lo que he tratado de hacer notar es lo siguiente: Si somos verdaderos creyentes debemos dejar que la Biblia dirija no sólo nuestra vida individual, sino nuestra vida como congregación. Es decir si decimos que la Biblia es la palabra de Dios, entonces debemos aceptar que es autoritativa y es ella la que nos dice como es que debemos hacer las cosas.

      Entonces, mi punto es el siguiente: Todas las consideraciones expuestas, son tomadas de la Biblia o estamos permitiendo que nuestras opiniones se sobrepongan a lo que claramente dice este pasaje? Estamos dejando que sea Dios quien nos diga como son y como deben ser las cosas en la iglesia o estamos creyendo ser más sabios que Dios al hacer diferente a lo que Él nos ha ordenado?

      En ningún lugar la Biblia nos dice que un verdadero creyente con una esposa incredula y al que Dios le haya dado los dones y calificaciones para el obispado deba ser rechazado. En el ejemplo que expones del norteamericano, bueno te podría decir que la iglesia a pesar de reconocer los dones de este hombre pueda postponer el reconocimiento como pastor hasta que éste haya aprendido a hablar español y pueda así enseñar y pastorear a la iglesia. Creo que si uno no puede comunicarse, entonces debe hacer lo que se deba para oder enseñar a una congregación y no aceptar el cargo hasta que pueda hacerlo. Sin embargo, si Dios le ha dado los dones, la iglesia DEBE aceptarlo y reconocerlo.

      Mi punto es que no debemos ir más allá de lo que dice la Escritura. Ese es el punto principal en la ex´´gesis o interpretación bíblica. El pasaje en 1 Timoteo 3 es muy claro y debemos aceptar las cosas como Dios las ha ordenado y punto. No hay más allá. NO podemos creernos más sabios que Dios y empezar a dar argumentos y suposiciones, si Dios no ha dado esas prohibiciones en la Biblia.

      Tampoco podemos creer conocer la mente y la voluntad de Dios para afirmar que Dios no haría pastor a un hombre cuya mujer es incrédula, porque Dios en su soberanía puede hacer eso y más, y no somos nadie para creer conocer la mente de Dios. La voluntad de DIos para nosotros está expuesta en la Biblia y es a ella a la que debemos obedecer.

      Insertar todas esas suposiciones en el texto es eiségesis y eso no es el correcto método hermenéutico.

  5. Rafael Alcantara permalink
    noviembre 18, 2010 1:51 am

    Eduardo:
    Tal vez no me di a entender en mi comentario anterior. Estoy de acuerdo en que en los requisitos de 1Tim3 y Tito 1 no se menciona que la esposa del pastor deba ser creyente, y por eso no podemos establecer eso como una prohibición per se.

    Pero el considerar una dificultad practica, que hace más difícil que un hombre entre a una posición de liderazgo en la iglesia, no es creerse, necesariamente, querer ser más sabio que Dios, ni querer hacer una eisegesis (querer poner algo en el texto, en vez de sacar la idea del texto). El tener en cuenta circunstancias providenciales es parte del discernimiento que debemos ejercer, siempre que no pongamos esto como una autoridad infalible.

    Los ejemplos que he dado son meramente para ilustrar dificultades reales que pueden impedir a una persona, ya sea temporal o permanentemente, entrar al ministerio de una iglesia local, aunque cumpla con los requisitos de I Timoteo. Conozco misioneros que nunca pudieron aprender un idioma y esto les fue un obstáculo para ministrar en una iglesia local. Así como personas que cumpliendo todos los requisitos, no les era conveniente ser pastores de la iglesia local de la que eran miembros por el tema de la distancia.

    El tomar en cuenta las dificultades propias del ministerio a la hora de evaluar el caso hipotético de la esposa inconversa, creo que es consistente con la sola Escritura que también nos da, a parte de los requisitos de I Timoteo, principios generales de sabiduría, prudencia, lo que dice la Biblia de la mujer necia, etc., a la hora de tomar en cuenta decisiones tan trascendentales como la de ordenar a un pastor. Claro está, cada iglesia debe evaluar la conveniencia o no de un aspirante en dicho caso, tomando en cuenta un montón de factores, que no se va a detallar porque ha de variar de caso en caso.

    Gracias por tu blog, siempre trato de leerlo aunque opine poco en el mismo.

    Rafael

    • noviembre 18, 2010 3:18 am

      Rafael,

      Sin embargo también creo que podemos caer en el error de creer que todo incrédulo es una terrible persona, rebelde, detestable, etc. Como si todos los incrédulos no pudieran amar a sus esposo creyentes u obedecerles, o someterse a ellos, etc. Eso es una generalización que no es válida. Un creyente puede ser un buen gobernante de un hogar en donde sólo él pueda ser creyente. Un hogar en donde solo el hombre sea creyente puede ser un hogar amoroso y tierno. Esa es parte de la gracia de Dios. Pensar que una mujer incrédula va a ser un estorbo para un hombre creyente es un error también.

      Estoy de acuerdo contigo en la prudencia y la sabiduría. Esto es básico para la iglesia que va a reconocer a sus pastores. Para eso nos dio Dios el exámen que debe pasar todo aquel que anhele el obispado. Ese es el examen. NO hay otro! Si un creyente anhela el obispado pero su casa es un desorden, su esposa no se sujeta a él, él no gobierna bien el hogar, sus hijos hacen lo que quieren, etc, ese hombre NO es apto para ser pastor.

      Pero si un hombre es creyente y el resto de su familia no es creyente, pero lo gobierna bien, ama al Señor, y cumple los requisitos dados por Dios para él, entonces la iglesia tiene el deber de aceptar y reconocerlo como un don de DIos para la iglesia. Mi punto es que no hay salida porque el examen que da Dios es claro y si el hombre lo pasa, entonces debe ser reconocido como tal.

      Bendiciones y gracias por tus aportes.

  6. Samuel permalink
    noviembre 18, 2010 6:36 am

    Eduardo. Bendiciones

    Supongamos que soy Pastor mi esposa es creyente y mis hijos son menores y tengo control de ellos, con el tiempo mis hijos crecen y no quiere mas sujecion y se inclinana mas por seguir el mundo. Esto me descalifica para seguir mi Pastorado auque mi mayor ersfuezo fue el cumplir con el mandamiento.

    • noviembre 19, 2010 12:33 am

      Samuel,

      No! Ni tu ni nadie puede convertir a tus hijos. Lo que sí debe haber es un hombre que pueda gobernar su hogar como lo dice la Biblia. En ocasiones, cuando los hijos son adultos quizás haya que tomar medidas extremas si no se sujetan al liderazgo del padre. Pero debe haber ese deseo del hombre de manejar bien su hogar.

  7. diciembre 14, 2012 1:57 pm

    COMPLETAMENTE DEACUERDO, FELICITACIONES ESO ES HACER UN BUEN TRAZO DE LA PALABRA DE DIOS. CONTINUA ASI HE.

  8. Ricardo Moreno permalink
    marzo 30, 2013 6:44 pm

    Eduardo, DIOS le bendiga,a ver su opinión ,no voy a exponer casos en doble sentido,soy un hombre de 50 años vivo en México,aunque no soy mexicano por nacimiento,esto lo aclaro por cuestiones de carácter cultural,el cual no amplia o reduce la interpretación de muchas cosas.no solo Bíblicas,con ese entendido,deseo su opinión en lo siguiente,yo fui casado en mi país hace muchos años,me divorcie y luego llegue a este gran país y aunque según yo ya era cristiano, aquí descubrí que en verdad no lo era,cuando recibí a CRISTO no solo como mi salvador personal sino como el SEÑOR de mi vida,las cosas comenzaron a cambiar me case aquí y desde que empece a estudiar la palabra de DIOS no he desistido,hoy asistimos a una iglesia,en la cual me toca predicar en los cultos de la noche,a través del tiempo varios hermanos están prefiriendo asistir por las noches y no en las mañanas,por cuestiones de tremendas distorsiones doctrinales en nuestro pastor,cosa curiosa,aun viendo el que nuestra predicación difiera en gran medida,el esta contento con eso,no quiero ser parte de una división,lejos este de mi hacer eso y este problema existente en la iglesia a venido originando que ya algunos hnos deseen apartarse y solicitarme que los”pastoree” ¿que opina?el problema doctrinal que existe es que el pastor predica que por estar en la gracia podemos hacer lo que nos de la gana y que no pasa nada etc,etc,etc,se que el hecho aislado de predicar solamente no me constituye pastor,sin embargo las condiciones parecen apuntar a eso,nuestro pastor no se interesa en visitar a los hnos,no le interesa saludarlos al final del servicio,no se interesa por orar continuamente por los hnos,no se interesa por evangelizar,ni por discipular a los nuevos convertidos, esto no lo digo como una critica crue,lo digo porque los hnos empiezan a ver un prospecto en mi,con toda honestidad ¿que opina? saludos y que DIOS le bendiga

    • marzo 30, 2013 9:48 pm

      Ricardo,

      Pues me parece, si es como dices, que el pastor debería ser puesto en disciplina por sus herejías. Necesitaría saber más de tu primer matrimonio y lo que sucedió en el segundo para poder emitir un criterio a la luz de la enseñanza bíblica. Saludos.

      • Ricardo Moreno permalink
        marzo 30, 2013 11:30 pm

        gracias Eduardo 1° el pastor sostiene que si se le comprueba con la Biblia que esta equivocado lo aceptara bajo la premisa de que el o los pasajes deben ser interpretados como el diga,2° de mi primer matrimonio le comento que lo que me impulso a separarme y divorciarme obedece a un fuerte rechazo de parte de ella al evangelio de forma absoluta y segundo a infidelidad de ambos,solo que hasta hace no mucho tiempo me di cuenta que ella me fallo primero a mi y yo pensaba que había sido yo el primero en fallar 3° cuando yo llego a México conozco a la que y es mi esposa en la actualidad,ella a su ves fue engañada por su anterior esposo,de lo que hay numerosos testigos,este señor la abandono con tres pequeños hijos,tiempo después nos conocimos,la gran diferencia es que a ella si le gusta el evangelio,es muy entregada por las cosas de DIOS,si necesita que le amplié mas detalles usted pregunte,no hay problema y gracias,Eduardo

  9. Ambiorix Mateo Padilla permalink
    abril 12, 2013 10:12 pm

    Tremenda bendición este tema Dios le bendiga Amado hermano Eduardo

  10. marzo 4, 2014 9:43 pm

    HOLA, ME LLAMO ALBERTO, DESEO SABER LA INTERPRETACION DE 1RA TIMOTEO CAP. 3 VER, 2 AL 4 Y, VERSO 8. DICE QUE EL OBISPO DEBE SER NO DADO AL VINO Y PORQUE AL DIACONO LE DICE NO DADO AL M UCHO VIN O, SI ES EL MISMO CAP, Y SI EL MISMO PABLO ESCRIBE, A TIMOTEO, SI ALGUIEN SABE DISERNIR QUE BUEN O , NO INVENTOS,

  11. José María Velásquez permalink
    julio 10, 2015 5:08 pm

    Dios te bendiga, amado hermano. Mi nombre es José María, en este asunto del divorcio, leo que Jesús aprueba ‘el divorcio’ por causa de adulterio y/o fornicación; sin embargo ¿como conciliar con la cita del mismo Señor Jesús en Mateo 19, 5,6… los dos serán una sola carne, por tanto lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Y ante la insistencia de los fariseos, Jesús les dice (v. 8) que por la dureza de sus corazones Moisés, les permitió repudiar a sus mujeres, más al principio no fue así? Gracias por tu respuesta.

  12. Absalon permalink
    agosto 11, 2015 5:43 pm

    Me dan tanta tristeza que usen el griego el hebreo si quieren. soy cristiano desde hace 26 años y veo que los pastores deshonestos usan la biblia a su manera y la manipulan a su manera , creen ellos que solo ellos pueden interpretarla . tipo el vaticano , nosotros los cristianos de banca también sabemos de ella ya que tenemos al Espíritu santo . y nos tiran a tierra nuestros puntos de vista o la forma como entendemos y estudiamos la biblia , dicen ellos que solo ellos lo saben .
    les diré algo pastores ustedes con este tipo de cosas de aceptar los divorcios entre cristianos que porque si se puede , lo único que les digo es que han echado a perder a muchas personas . se les enseño mal y ustedes siguen enseñando mal , hay muchos cristianos en casas los jueves , domingos , no asisten a ninguna iglesia ya que ustedes se han encargado de romper sus corazones con tantas mentiras y manipulaciones . y sus descaros también usan la palabra a su conveniencia . y piensan que Dios esta con ustedes creo que jamas han dadose cuenta como trabaja Dios . un ejemplo : la moral de estos jóvenes y la vida espiritual era muy suprema , superior ala de hoy día tito y timoteo . usos y costumbres diferentes , culturas diferentes . Dios puede hacer lo mismo hoy día con jóvenes , pero miremos ellos fueron llamados , los jóvenes de hoy muchos no saben ni lo que quieren y se meten a los colegios porque quieren dinero, liderago etc. fama. supongamos mi pastor es soltero , le pido que me visite , va pero no me encuentra , le invita mi esposa a a entrar por cortesía mi esposa es nueva en el evangelio , ello no sabe que no debe hacer eso … pero el entra , platican , sonriente , se gustan y llega el desastre se enamoran el de ella o ella de el , la culpa fue mía , mi esposa jamas debio haberlo dejado entrar y el jamas debio haber entrado a casa sino estoy yo , pero como es soltero , joven , destruyo mi casa . pero en cambio si tiene esposa entra con su esposa y la historia es muy diferente , el estaría casado, completo , teniendo una vida de matrimonio estaría mas sano en lo espiritual ,moral ,personalmente. hay muchos casos a si, pastores que destruyen hogares, y eran solteros demasiado jovenes . pues por el mismo uso común no deberían estar solteros.

  13. Absalon permalink
    agosto 11, 2015 5:52 pm

    Si eres pastor , piensa antes de hablar y enseñar la palabra , porque nosotros también la sabemos no nos faltes el respeto pensando que nos puedes manipular o mentir , pregúntate algunas cosas , ¡¿ donde están esos cientos de hermanos que no van en los últimos 5 años a tu iglesia ? tu dirás : son infieles , no quieren nada con el Señor , les gano la carne y el mundo ETC. NOOOO deja te digo algo pastor , no están ya porque no eres solemne con las cosas del Señor , lo ve como un negocio , no los visitas ,no los discípulas ,no les das una familia en cristo , nos les ayudas a vencer el pecado y tampoco a crecer en la fe etc … solo les predicas de diezmo, ofrendas de fe, promesa,misiones , para ti son un banco , nosotros nos hartamos , no tenemos dinero , estamos llenos de problemas buscamos a Dios y tus nos sacas a patadas de la iglesia tu quieres dinero , dinero , recuerda que lo que nos convence es el Espíritu Santo y jamas tu . tu no eres pastor dijo pablo que el no quería lastimares en nada a sus hijos espirituales y no quería serles de tropieso, sino todo lo contrario pablo daría su vida por ellos etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: