Skip to content

Debemos Pagar Salario a Nuestros Pastores?-Parte I

diciembre 14, 2009

Una de las terribles cosas que ha producido el falso evangelio de la prosperidad es el rechazo de muchos creyentes a la ordenanza bíblica con respecto al diezmo y al cuidado de nuestros pastores.

No tan infrecuentemente he escuchado a diferentes creyentes argumentar que ellos prefieren dar su diezmo u ofrenda directamente a los pobres y así evitar entregar dinero al pastor de su iglesia para que no se lo robe. Esta idea que todos los pastores se aprovechan de las ofrendas y diezmos de la congregación para hacerse ricos es tan común, que muchos pastores fieles al Señor y sus familias están sufriendo pobreza y hambre.

No quiero excusar con esto a los creyentes, pues ciertamente tenemos el mandato de Dios de congregarnos y ser miembros de una iglesia verdadera, someternos a la autoridad de ancianos y pastores (no utilizo estos términos como dos oficios distintos), y dar los diezmos y ofrendas que hemos recibido directamente de Dios para que la obra y comisión de la iglesia de Cristo logre su propósito en el mundo. Ningún creyente tiene la libertad de desobedecer la Palabra de Dios, por ello es esencial que todos comprendamos este grave pecado, nos arrepintamos y pidamos al Espíritu Santo que nos guíe para agradar a Dios en todas las cosas (1 Corintios 10: 31).

Cuál es el oficio de pastor?

Los términos novotestamentarios obispo, anciano, o pastor, se refieren al mismo oficio dentro de la iglesia de Cristo (Hechos 20: 17, 28). Los πρεσβύτερος (presbyteros/ancianos) y ἐπίσκοπος (episkopos), los cuales tienes funciones de liderazgo dentro del cuerpo de Cristo.

Algo importante que debemos tener presente es que los pastores son regalos del Señor para que Su iglesia sea edificada y crezca en el conocimiento de Dios. Esta verdad es muy clara en la epístola de Pablo a los Efesios. En el capítulo cuarto el apóstol dice,

7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8 Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres. 9 Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra 10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” Efesios 4: 7-16

De este pasaje debe quedar claro que fue Cristo, por el derecho que tiene por Su perfecta obra y por tener toda autoridad en los cielos y en la tierra, quien dio dones a los hombres. Y algunos de estos dones fueron, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros.

Digo fueron porque es claro que el único oficio que ha permanecido en la iglesia luego de que fallecieron los apóstoles es el de pastor o anciano. Es claro que el oficio de apóstol y profeta han cesado de existir. Uno de los requisitos para el oficio de apóstol era ser testigo ocular de la vida de Cristo y su resurrección, lo cual es evidente que no es cumplido hoy en día. Además, si hablamos de profetas como los del Antiguo Testamento, es claro que Dios ya no habla directamente por medio de los hombres fuera de aquellos que predican Su palabra. Es decir, aquellos profetas que recibían revelaciones divinas ya no existen. Los profetas de hoy en día son aquellos que fielmente predican las palabras de Dios dadas por Él en la Biblia.

Entonces, los pastores en nuestras iglesias deben ser vistos por nosotros como un regalo de Cristo. Con qué fin nos da el Señor a estos hombres? Pablo lo expresa de la siguiente manera, “12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efesios 4: 12-16).

Otras de las funciones de los pastores, además de edificar a la iglesia por medio de la predicación , es enseñar (Tito 1: 9), administrar los diezmos y ofrendas de la iglesia (Hechos 11: 29-30), cuidar de las ovejas (Santiago 5: 14), por ejemplo. Ellos fueron puestos por Jesucristo como la autoridad de la iglesia y estamos ordenados a someternos a su autoridad y a obedecerles (1 Pedro 5: 1-7; Hebreos 13: 17).

Antes de proseguir debo decir el cuidado que debemos tener de aceptar a cualquier hombre como pastor. Es cierto que Cristo nos los da como dones, pero existen ciertos hombres, con ciertas calificaciones los que deben ser pastores. No es cualquier charlatán, como muchos de los que están predicando en muchos púlpitos en Latinoamerica y el mundo. Estos hombres deben ser ejemplares (1 Timoteo 3: 1-7; Tito 1: 5-9).

Cómo cuidamos de nuestros pastores?

Dado que los pastores que Cristo da a Su iglesia son ejemplares, nosotros estamos llamados a imitar su fe (Hebreos 13: 7). Pero, no sólo esto, sino que también estamos llamados a cuidarlos por el trabajo que hacen.

Estos hombres pastorean nuestras almas. Este es todo el argumento de Pablo en Efesios 4. Aquí el apóstol afirma que Cristo nos ha dado estos dones con el fin de que nos instruyan, para que alcancemos una fe y un conocimiento perfecto de Cristo. Además, los pastores por medio de su predicación y enseñanza nos instruyen en la verdadera doctrina bíblica, para que maduremos en la fe y no nos quedemos en la infancia espiritual, evitando así que vengan falsos maestros y nos engañen.

Si esta es la labor de estos hombres y el regalo de Cristo para la iglesia, cómo vamos a despreciar su trabajo? Aquí es donde muchos tienen problemas. Muchos creyentes afirman que los pastores deben tener otro trabajo para mantenerse y trabajar en el ministerio gratuitamente. Vamos a analizar varios pasajes que refutan tales argumentos.

1. Lucas 10: 7

Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa.

Lo que vemos en este pasaje es un discurso del Señor cuando envía a setenta hombres a trabajar en Su obra. La comisión de estos setenta era predicar acerca de la llegada del reino de Dios, ya fuera en las ciudades que les recibieran o en aquellas que les rechazaran (versículo 9-11).

Noten que Cristo les dice a estos setenta que no deben llevar bolsa, ni alforjas, ni calzado, además cuando entraran en alguna casa para predicar debían comer y beber lo que les dieran sin temor ni vergüenza. Porqué? Cristo dice, “porque el obrero es digno de su salario.

Si ellos estaban trabajando en la obra de Cristo, era lógico que debían recibir su pago. Ellos tenían el derecho de comer y beber para vivir de la predicación. Este fue el trabajo que Cristo les encomendó y los hombres debían pagarles por su trabajo. Pero, no sólo debían ser cuidados de no padecer hambre, sino que debían ser cuidados en cuanto a su vestimenta, del frío, etc.

2. 1 Timoteo 5: 17

Este es un excelente pasaje para demostrar la  verdad acerca del salario de un pastor, y es un pasaje que muchos ignoran. Pablo dice,

Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.”

A qué se refiere el apóstol con doble honor. Muchos han argumentado que se refiere a la estima o el respeto que debemos tener hacia nuestros pastores. Sin embargo no creo que esto sea correcto.

La palabra que Pablo utiliza para honor es τιμή (timē) que puede significar, “honor, respeto, valor,” pero también puede utilizarse para significar “el precio pagado o recibido por una persona o cosa comprada o vendida.” Es por ello que el Diccionario de Lenguas Bíblicas con Dominios Semánticos dice en este pasaje en la epístola a Timoteo que se refiere a “el pago o compensación por un servicio.”

Noten que esta es la mejor idea para el uso de la palabra τιμή por el contexto en el que el apóstol la utiliza. Leemos en el versículo 18, “.” Pablo claramente se refiere al pago que merece todo aquel que sea un anciano o pastor, especialmente aquellos que se dedican a la predicación y enseñanza de la palabra de Dios.

3. 1 Corintios 9: 1-18

Ciertamente que podríamos discutir muchos temas de este pasaje, pero para evitar divagar demasiado nos vamos a limitar a analizar sólo aquellos versículos que tratan del cuidado que debe tener la iglesia de los pastores en el aspecto económico. Pablo dice,

1 ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? 2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor. 3 Contra los que me acusan, esta es mi defensa: 4 ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? 5 ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas? 6 ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar? 7 ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? 8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? 9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. 11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? 12 Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. 13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? 14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio. 15 Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria. 16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y !!ay de mí si no anunciare el evangelio! 17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada. 18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.”

Pablo introduce una defensa a su apostolado. El apóstol dice, “1 ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? 2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.” (versículos 1-2). Noten como uno de los requisitos para ser llamado apóstol era haber visto al Señor. Este requisito era bien entendido entre los creyentes en la iglesia primitiva, por ello escribe “porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.” (versículo 2b).

Ahora, habían de Pablo en la iglesia en Corinto, quienes decían que no debían cuidar de él, y que exigían requisitos de un anciano en la iglesia que no eran los requisitos establecidos por Dios, para los líderes. Muchos decían que ellos no debían tener esposa, sin embargo Pablo argumenta que este requisito no era verdadero, pues los otros apóstoles y hasta los hermanos del Señor, quienes habían visto y compartido con Cristo, tenían esposas. Inclusive Pedro era casado, por lo tanto Pablo tenía derecho de casarse si así lo quería.

Otro de los argumentos en contra de sus oponentes es el del salario por su trabajo en el ministerio de Cristo. En los versículos 6 al 10 el apóstol escribe,

6 ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar? 7 ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? 8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? 9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.”

Cuál es la respuesta de Pablo? Si los demás apóstoles y ancianos de las iglesias en otros lugares tenían derecho de dejar de trabajar en sus ocupaciones previas para dedicarse exclusivamente al ministerio que le fue encomendado por el Señor, él también tenía ese derecho. Y es ahí donde Pablo trae varias comparaciones. Por ejemplo dice que un soldado no va a la guerra con sus propio dinero, sino que se espera de un soldado que reciba el pago por sus servicios. Esto es algo natural. Además, los que cultivan lo hacen para comer de su fruto, al igual que aquellos que tienen ganado aprovechan aquellos productos que provienen de este, ya sea leche, carne, etc.

Este concepto es algo que es entendido por todos los hombres. El que trabaja debe recibir salario por su trabajo. Todos nosotros hacemos esto y así esperamos. Quién de nosotros trabajaría si no recibiera un salario por lo que hace?

Sin embargo, esto no es tan sólo un concepto natural, sino que como dice Pablo está escrito en la Ley de Dios (versículos 8-9). En Deuteronomio 25: 4 Dios había establecido que aquellos que trabajan deben recibir el pago de sus servicios, así como Dios establece que los bueyes que trabajan la tierra deben ser alimentados, ya que trabajan para el bien del hombre, así mismo los hombres deben obtener el pago por su trabajo. Esto es lo que Pablo dice en el versículo 10, “o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.” Esto fue dicho por Dios acerca del trabajo ministerial.

Cuál es la razón por la cual deben recibir salario? Porque los pastores siembran cosas espirituales en nuestros corazones con el fin de que nosotros demos fruto espiritual. Parte de ese fruto espiritual es el amor, principalmente el amor hacia Dios, Cristo y hacia nuestros pastores que viven sus vidas alimentándonos con la Palabra de Dios. Los pastores deben obtener el fruto de ese amor que es engendrado en nuestros corazones, y ese fruto es un salario adecuado para que ellos puedan vivir, tener una familia y mantener a su esposa e hijos decentemente. Por ello continúa diciendo,

13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? 14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.” versículos 13-14

Los que viven sus vidas entregadas a anunciar el evangelio, deben vivir de él, es decir, los que se dedican a pastorear iglesias deben vivir de este ministerio. No es justo que los pastores, cuyo trabajo espiritual es tan intenso y costoso deban trabajar en otras cosas para poder mantener a su familia.

Entonces, los creyentes están ordenados por Dios de mantener económicamente a sus pastores, con un salario digno (1 Timoteo 5: 17), cuidando que éste pueda dedicarse enteramente al ministerio espiritual y para que pueda mantener a su familia.

Pablo nunca recibió salario

Esto es cierto! En el mismo capítulo de la epístola a los Corintios que acabamos de ver el apóstol lo afirma. Y este es uno de los argumentos de aquellos que rechazan la verdad de pagar a los pastores y maestros en la iglesia. Sin embargo pierden de vista que esta es una excepción. Noten que en los primeros versículos Pablo afirma que el recibir pago por su trabajo pastoral es un derecho. Ellos tenían derecho a dejar de trabajar para trabajar estrictamente en el evangelio y comer del pago recibido por la predicación y enseñanza del evangelio (versículo 6).  Así como lo hacían Pedro y los demás apóstoles, quienes recibían salario por su trabajo exclusivo como pastores y ancianos, Pablo tenía ese derecho.

Sin embargo, el apóstol no usó ese derecho para no entorpecer o poner obstáculos al evangelio dada la oposición que veía en esta iglesia (versículo 12). Pablo tuvo otros trabajos para recibir salario para no tener que recibir dinero de sus hermanos a los cuales servía enseñándoles y predicándoles la Biblia. Y no se quejaba, sino que se gozaba pues nunca usó de ese derecho para evitar que ellos rechazaran  escuchar el evangelio. Nunca intentó Pablo abusar de su posición en el ministerio para recibir salario y obstaculizar el fin de su oficio como pastor.

Pero, debemos dejar claro especialmente para aquellos que toman esto como una regla, es decir, para aquellos que argumentan que los pastores deberían ser como Pablo y no deberían recibir salario, que Pablo tampoco se casó y sin embargo lo que dice en este pasaje es que él tenía derecho de hacerlo.

Dirían entonces estos opositores que los pastores no deberían tener esposas? Si así lo dicen, estarían contradiciendo las Escrituras que afirman que los pastores debe casarse (1 Timoteo 3: 1-7). Es más, el argumento de Pablo en esta epístola a los Corintios es que él tenía el derecho de casarse así como los demás apóstoles (1 Corintios 9: 5).

Entonces, Pablo rechazó el tener una esposa porque quizás impedía su ministerio de evangelización a los gentiles. Imagínense, si hubiera sido casado quizás no hubiera sido el misionero que fue. Así mismo rechazó recibir un salario, para no ser tropiezo y llevar el evangelio a todos los hombres. Pero esto no es la regla, sino una excepción.

Conclusiones

Es claro que muchas de nuestras iglesias son pobres y no contamos con la posibilidad de pagar un salario a un pastor para que se dedique enteramente a este ministerio. Sin embargo esto no quita el derecho que tienen estos hombres de tener que dejar de trabajar y tener dedicación exclusiva al evangelio.

Como creyentes debemos obedecer a Dios y cuidar de nuestros pastores. Cuántos de nosotros le hemos preguntado a ellos si tienen que comer, o si sus familias están bien, etc? Espero que entendamos que el trabajo tan intenso e importante que hacen estos hombres, que son el regalo de Cristo para nosotros, merece que nosotros les amemos y la demostración de ese amor es velando por ellos y en nuestro cuidado de ellos.

Si verdaderamente apreciamos nuestras almas, reconoceremos que el trabajo pastoral es una bendición para nosotros, pues nos hace crecer en la fe y en el conocimiento de Dios y de Jesucristo. Si apreciamos nuestras almas daremos gracias por el trabajo de alimentarnos y pastorearnos.

Qué Dios nos conceda pastores que puedan dedicarse exclusivamente al ministerio de pastorear nuestras almas! Y que nos conceda la posibilidad de poder mantenerlos económicamente para que así lo puedan hacer.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. Jeremías López permalink
    diciembre 23, 2009 1:51 am

    Comulgo totalmente con los conceptos emitidos en este trabajo, el pastor es digno de su salario, solo que la llamada teología de la prosperidad ha colocado al pastor en un extremo donde todos los diezmos son para uso exclusivo del pastor, mientras que las iglesias “sanas” lo colocan al otro extremo no dandole absolutamente nada.
    El pastor tiene que estar equilibrado en su punto justo, recibir un salario consono con la realidad inflacionaria actual para que ni él ni su familia esten en miseria y a su vez puedan realizar su labor sin mayor preocupación.

  2. Adriana Bermudez permalink
    junio 28, 2012 1:05 am

    si? y porque en la iglesia a la que asisto le pagan un salario al pastor y no a los maestros? cuando es una iglesia prospera y con dinero

    • junio 28, 2012 2:39 am

      Adriana,

      Bueno, la Biblia nos ordena cuidar a nuestros pastores y honrarlos por su trabajo. Sin embargo, hay ocasones en donde se puede remunerar el trabajo de otras personas que trabajan para la iglesia.

  3. hugo richard permalink
    marzo 7, 2013 2:31 am

    que alguien me diga porque se paga al partor

    • luis permalink
      septiembre 26, 2015 12:55 pm

      No se cual es tu intención en tu pregunta, donde único Jesús infiere respecto a los diezmo es en Mateo 23:23 “…..sin dejar de hacer aquello.” (Diezmo) No habla de dinero, habla de la menta, eneldo, comino, así era el diezmo, cuando Tu no tuvieras de eso, vendía y dabas el dinero, así lo establecía la ley, el diezmo era para la viuda, huérfano, extranjero y el 25% para el levita (Pastor o Sacerdote) En los tiempos modernos, los Pastores, quieren aplicar un concepto de la Ley de Moises, para su conveniencia, Pablo, el Apostol, trabajaba para sostenerse, la ley del diezmo no está establecido en el Nuevo Testamento, ni en los evangelios, ningún dicipulo de Jesús, dio instruciones al respecto, solo Pablo habló de ofrendar, eso es lo legal biblicamente, en una iglesia hay gastos que hay que sufragar, agua, luz, telefono, etc, moralmente, como cuerpo de una iglesia, tenemos que aportar, pero el Pastor, que trabaje como cualquier hermano de la iglesia, y mucho menos condenar algún miembro que no diezme, la pregunta que tenemos que hacernos es ¿Que hace mi iglesia por los huerfanos, viudas y extrangeros? o ¿los ingresos de la iglesia son para el Pastor? Para un buen auto, buena casa, buena vida, vacaciones, celular, internet, esposa e hijos, ¡Que se rompa el lomo como Tu y Yo!

  4. JOSE OCHOA permalink
    marzo 14, 2013 2:33 pm

    Es verdad que en Lucas 10:4 dice que no lleven bolsa ni alforja, ya que cuando una obra comienza es obvio que el Pastor o Setenta tiene que dedicarse por entero, pero a medida que avanza la obra, la iglesia se fortalece y los pastores tienen toda una organización para su ayuda, (maestros, diaconos, evangelistas, etc.) entonces ellos deben ganarse su sustento tal como el Señor lo manda: con el sudor de su frente, y dedicar servicio simultaneamente eso no es imposible ya que he visto a hombres hacerlo y lo hacen excelente. Asi como El Salvador mandó que vayan sin bolsa ni alforja, El mismo MANDÓ Y NO SUPLICÓ SI NO QUE MANDÓ a que AHORA SI LLEVARAN BOLSA Y ALFORJA O SEA QUE TRABAJARAN O QUE VENDIERAN DE SER POSIBLE LO QUE TUVIERAN PARA SU PROPIO SUSTENTO MIENTRAS SIRVEN Y NO DEN MOLESTIA A NADIE. lucas 22:35-36 dice: “35 Y les dijo: Cuando os envié (TIEMPO PASADO) sin bolsa, ni alforja, ni sandalias, ¿acaso os faltó algo? Y ellos contestaron: No, nada. 36 Entonces les dijo: PERO ahora, el que tenga una bolsa, que la lleve consigo, de la misma manera también una alforja, y el que no tenga espada, venda su manto y compre una” ASI QUE AHORA LOS PASTORES A TRABAJAR

  5. Rolando permalink
    diciembre 2, 2014 1:31 pm

    Lo que puede observarse en casi todos los comentarios (y por supuesto en esta falsa enseñanza) es el error. 2a Tes. 3
    1. La Iglesia toma autoridad y practicas en el Nuevo Testamento.
    2. El Apostol Pablo en 1 Co. Cap. 9 nos enseña sobre los DERECHOS DE UN APOSTOL en ninguna manera como derecho de un pastor.

    3. Las Sagradas Escrituras nos exhortan a TODOS a trabajar con nuestras manos y ayudar con la obra. HECHOS 20 <>
    4. Las Sagradas Escrituras hablan de un numero plural de ancianos Hechos 14. 23 (pastores, obispos) <>.

    la copia que hacen las denominaciones evangelicas y otras que se autodenominan cristianas de la Iglesia catolica es cuasi perfecta en sus tradiciones y costumbres; como es Poner un hombre a la cabeza, edificar sendas casas a las cuales mal llaman templos entre muchas y por supuesto mantener a sus pastores y familia es una de ellas.

    El principio y autoridad biblica del sostenimiento al anciano-anciano es el mismo que se aplica al sostenimiento de las viudas. 1a Tim. 5 y no puede ser de otra forma.

    la mayoria de pastores mas bien utilizan esta Costumbre para aprovecharse y holgazanear. Ejemplos usted los vera en su localidad Ez. 34

    Saludos

  6. deivis permalink
    enero 16, 2015 10:56 am

    2 ts : 7 al 10
    7 Vosotros sabéis bien cómo debéis imitarnos, porque entre vosotros no estuvimos ociosos; 8 y no comimos gratis el pan de nadie, sino que trabajamos día y noche con esfuerzo y fatiga, para no ser gravosos a ninguno. 9 No porque no tuviéramos derecho, sino para mostrarnos ante vosotros como modelo que imitar. 10 Pues también cuando estábamos con vosotros os dábamos esta norma: «Si alguno no quiere trabajar, que no coma».

  7. deivis permalink
    enero 16, 2015 11:00 am

    el recuerdo del trabajo abnegado de San Pablo, para ganarse allí el sustento y no resultar gravoso a nadie, debía ser estímulo para los tesalonicenses. Los cristianos tienen que «cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados siempre por el espíritu santo . (…) La propia fe es un motivo que les obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas según la vocación personal de cada uno» Ésta debe ser la actuación de cualquier cristiano responsable: trabajar con seriedad para dar gloria a Dios, atender las necesidades de la propia familia y servir también a los demás hombres. «Cada uno en su tarea, en el lugar que ocupa en la sociedad ha de sentir la obligación de hacer un trabajo de Dios, que siembre en todas partes la paz y la alegría del Señor»

  8. mayo 6, 2015 7:18 pm

    Nuestro Señor Jesucristo es muy claro cuando dice:” el obrero es digno de su salario…”, con todo respeto, creo que este articulo fue escrito por un Pastor, pero, independientemente de esto Cristo dice:” el obrero…”, no dice Pastor, Anciano, Apostol, Profeta…o maestro….asi que pregunto: lis siervos de dios comen?, son sanos?, tienen techo, vestido…sustento precario o abundante?….eso, ese es el salario y como sabemos cuanto ganan?, pues bien, solo hay que ver su gozo y fortaleza y perseverancia…una sonrisa en un siervo y un corazon de siervo bien dispuesto es el salario del obrero…amen!

    • evankyrius permalink
      mayo 29, 2015 1:34 pm

      amigo usd me recuerdo lo que decia el chavo a Noño : pongale cero!!..dejeme preguntarle : que es un obrero para usd? un pastor que trabaja en una iglesia tiempo completo? un misionero tiempo completo??y dejando de lado su romanticismno poetico…puede demostrar como un obrero segun usd puede hacerse cargo de su familia si Dios lo llama tiempo completo??

  9. Anonimo permalink
    junio 29, 2015 6:09 pm

    Me parece totalmente mezquina la forma de pensar de la persona que hace este artículo “cuántos les hemos preguntado si tienen que comer”, pues ni que fueron mascotas, que falta de dignidad por quien quiera que sea su pastor

  10. julio 29, 2015 10:57 pm

    LOS PASTORES SON RATAS, NI JESUS NI LOS APOSTOLES PEDIAN DINERO O TENIAN SALARIOS, AHORA LOS PASTORES QUIEREN COBRAR OSEA QUE SE CREEN MAS GRANDE QUE CRISTO EL CUAL TENIA SU OFICIO. SON UNAS RATAS ESOS PASTORES DE AHORA

  11. Enrique permalink
    octubre 10, 2015 5:30 pm

    Pablo jamas cobro por predicar y hacer su labor , ok.
    Por la sencilla razón que no quería entorpecer la propagación de el evangelio y no quería poner piedra de tropiezo , si recibía ayuda financiera , era encaminado. pero no lo mantenían , ahora : nadie podrá ser como él , en nada , era un super hombre usado por Dios. pero el nos invita , nos exhorta a imitarlo a ´el; así como él , imitaba a Jesucristo señor nuestro. pero el punto a tratar es que si alguien recibe un salario por su trabajo en el ministerio , esta mal. porque si pablo siendo pablo , habiendo sido usado como lo fue , no cobro , menos nosotros podemos hacerlo , siendo honestos , son pocos los pastores que trabajan de tiempo completo , el día que trabajen mas que pablo cobren , no nos hagamos tontos , porque razones los pedidos no se acercan ala iglesia , porque ?
    por la razón que se pide mucho dinero en las iglesias , los pastores malos obreros , roban ala gente incauta , se aprovechan de ellos , no trabajan con ellos en su vida espiritual , ven que el pastor no trabaja y ellos lo ven como un flojo vividor de la gente , si sea verdad o no. es piedra de tropiezo y eso es lo que pablo quería evitar , él no quería que las personas se perdieran y fueran al infierno , pablo , amaba las almas y hacia todo para que ellas no tuvieran tropiezos para llegar a los pies de Cristo , eso falta hoy en dia , entre muchas otras cosas, amor por las almas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: