Skip to content

Qué Dice la Biblia de Dónde Está Cristo Ahora?

febrero 25, 2012

En las entradas anteriores hemos estado contestando algunas preguntas que tienen que ver con la soteriología o la doctrina de la salvación. Este trimestre he estado enseñando en la IBRL el tema del evangelio, y es por ello que me he interesado en compartir parte de mis pensamientos al respecto.

El día de hoy, por tratarse del inicio del fin de semana y para alentarnos para esperar con ansias la celebración del Día del Señor, quiero contestar la siguiente pregunta: Dónde y qué está haciendo Cristo ahora? Porqué? En la entrada anterior dijimos que Dios el Padre, habiendo ideado un plan de redención en la eternidad, lo profetizó y lo reveló progresivamente a Su pueblo y luego, “cuando vino el cumplimiento del tiempo” envió a la segunda persona de la Trinidad para encarnarse y ejecutar a la perfección Su plan de rescate.

Y justo antes de morir Cristo gritó desde la cruz, “Telestai” que literalmente se traduce como “Consumado es…” Ese término [telestai] en el original era la palabra usada para finiquitar un testamento o un pacto entre dos personas. Pero, consumado? Qué debemos entender de estas palabras? Bueno, el pacto revelado por Dios, el plan de redención ha sido llevado a cabo en su totalidad por la obra de nuestro Señor Jesucristo. Todo ha terminado, ya no hay nada más que hacer.

Pero, y luego? Como vimos en la entrada anterior, Cristo resucitó con todo lo que esto implicaba. Y la pregunta para nosotros es, entonces, qué hizo después? Vayamos un momento a Hebreos 10,

11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,  13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;  14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.” vv. 11-14

El autor de este pasaje nos está hablando de las sombras del sacerdocio del Antiguo Pacto y nos dice algo muy interesante acerca de los sacerdotes, “está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados.” Para todo creyente debe quedar claro que esos sacrificios ofrecidos en el AT no servían para nada, sino que eran una representación o una enseñanza de Dios para Israel del verdadero sacrificio que verdaderamente quitaría el pecado de Su pueblo, el sacrificio de Jesucristo.

Pero, más allá de esto, pregúntense esto: cuál era la única pieza de mobiliario que faltaba en el tabernáculo? Habían lámparas, incensarios, mesas, un altar…pero lo que no había era una silla. Porqué? Porque los sacerdotes estaban “día tras dían ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios.” Lo que el autor de esta carta nos quiere hacer notar es que los sacerdotes del Antiguo Testamento no paraban de trabajar porque esos sacrificios no quitaban realmente los pecados y por lo tanto constantemente debían estar sacrificando animales.

Pero, que quiere también contrastar el autor de la carta? El sacrificio perfecto de Cristo! El Señor, a diferencia de todos esos sacrificios, fue el sacrificio perfecto. Cómo lo sabemos? Bueno, porque resucitó y esa es la declaración divina de que Su sacrificio fue aceptado en lugar de Su pueblo, y porque fue hecho una sola vez! Qué blasfemia es, entonces, la doctrina de la misa católica, que dice ser el continuo sacrificio de Cristo en la mesa del sacerdote.

Pero, enfocándonos en nuestra respuesta, la idea es que el sacrificio de Jesús fue perfecto. Fue por ello que pudo exclamar la palabra, “Consumado.” Además, como lo enfatiza el autor? Él escribió, “[Jesucristo] se ha sentado a la diestra de Dios.” A diferencia de los sacerdotes del pasado, nuestro sumo sacerdote se pudo sentar. Ofreció su cuerpo como sacrificio perfecto y para demostrar que sólo Él podía quitar el pecado de Su pueblo se sentó! Ya no había más trabajo por hacer y por lo tanto tomó Su silla, Su trono, y se sentó!

Si esta verdad no nos hace llegar gozosos y deseosos el día Domingo debemos cuestionarnos muchas cosas. Saber que el sacrificio de Cristo fue perfecto y que ahora está sentado porque Su trabajo redentor ha terminado, pues realmente quitó los pecados de aquellos que creen en Él es la mejor noticia que nos pueden dar. Eso debe motivarnos a llegar cada Día del Señor con ganas de adorar a Jesucristo y que glorificándole a Él, el Padre sea también glorificado, todo por el poder del Espíritu Santo actuando en nosotros. La Trinidad debe ser alabada por los creyentes al conocer esta verdad. Es así como nos acercamos a Dios cada domingo? Saber que el sacrificio de Cristo fue perfecto, alegra tu corazón? Te humilla?

La otra semana contestaremos la pregunta de lo que hace en nosotros esta realidad.

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. febrero 27, 2012 7:55 pm

    Consumado es…no queda mas por hacer todo esta hecho… El sacrificio completo y pleno transforma a un pecador en un hijo de Dios…Me impacta la parte que dice Hebreos ” perfectos para siempre…”…Gracias Eduardo

  2. Saul permalink
    febrero 29, 2012 10:13 pm

    Eduardo..nuevamente muy buen articulo, estos dias empeze a escuchar tus podcast sobre las doctrinas de la gracia y son excelentes¡¡¡¡¡tambien providencialmente escuche tu sermon sobre agustin, y el de john piper en outreach y estos me han animado a estudiar mas acerca del evangelio, en esos mismos dias me regalaron el libro confesiones y sus sermones fueron una excelente introduccion..
    Conociendo de antemano tu humildad para responder nuestras inquietudes..me gustaria que compartieras con nosotros el mejor y mas edificante sermon que tiene Matt Chandler, a tu parecer asi como de Driscoll y los que tu pienses que deberiamos escuchar….
    Otra cosa..¿compartes la vision de la politica de Wayne Grudem o la de John Macarthur?
    De antemano gracias por todo tu apoyo.
    Tu hermano en Cristo..
    Saul

    • marzo 2, 2012 3:22 am

      Saul,

      Gracias por tu comentario. Siempre es alentador saber que ha servido para edificación. Todo sea para la gloria de Dios! Yo escucho todos los lunes los sermones de Chandler en iTunes. A Driscoll lo dejé de escuchar hace mucho tiempo por diversas razones. Creo que tiene cosas buenas, pero sus recientes “charlatanadas” me han hecho dejar de escucharle.

      Con respecto a tu pregunta sobre Grudem y MacArthur no podría opinar porque no he leído nada con respecto a sus opiniones con respecto a la política.

      De nuevo, gracias y bendiciones.

      • Saul permalink
        marzo 3, 2012 4:00 am

        Gracias Eduardo por todo y entiendo lo de driscoll,yo escucho pero los anteriores y sobre Grudem su libro se llama Politics, according to the bible
        Gracias

  3. Rodemil permalink
    marzo 2, 2012 2:38 am

    Eduardo, conoces el origen de la palabra misa?, su etimología, es una duda que tengo hace tiempo, tal vez me puedas ayudar, gracias.

    Saludos desde Chile.

    • marzo 2, 2012 3:31 am

      Rodemil,

      La palabra misa se origina del termino latin: “missa.” Aparentemente se usa desde el siglo VI d.C para denominar la celebración de la Eucaristía. Al final de la celebración el obispo decía, “Ite, missa est,” que quería decir, “Váyanse, la desestimación es hecha.” Espero haberte ayudado.

  4. Rodemil permalink
    marzo 11, 2012 5:52 pm

    Gracias.

  5. araceli permalink
    abril 24, 2012 6:40 pm

    ummmmm bueno es cierto que cristo es el sumosacerdote que nos redimio de nuestros pecados pero tambien es cierto que no solo debemos ir a oir palabra de DIOS los domingos porque la biblia dice que no nos dejemos de congregar como muchos tienen por costumbre…….. piensenlo ….. hermanos catolicos

  6. noviembre 7, 2012 9:34 pm

    Hola Eduardo, en primer lugar te digo que me gusta mucho lo que escribes, se nota como escudriñas la Palabra, y muy bueno el estilo al explicar. Segundo, perdón por lo extenso de mi mensaje, pero es que quería ser muy explícito, pues necesito ayuda e igualmente espero que edifique a muchos que lean pues pueden tener las mismas dudas. Gracias de antemano.

    Leí las entradas de cada día desde la que se llama “Qué dice la Biblia de nuestro corazón?” hasta esta, ya que he tenido muchas dudas acerca de este tema del corazón.

    Empiezo primero por decir que no sé cómo, ni a qué hora, NO siento que mi corazón sea mi mente y mis pensamientos! Es decir, cuando pienso algo en la mente, que por lo general son ideas del mundo, para mí, esta es la carne; y por otro lado, siento algo diferente (no sé en donde, yo digo que es en mi corazón), y esta resulta ser la parte “buena”, la más acorde a los principios de Jesús y a lo que quiere el Espíritu.

    No me he podido organizar en esto! Y como sabrás por lo que acabo de decir, todos me dicen “Estás mal, no confíes en tu corazón” etc. Yo estoy seguro de que todo en mí está bien en la práctica, pues vivo convencido del pecado, siguiendo a Jesús y etc., pero la parte de qué es qué, y cómo actúa cada cosa creo que no la tengo lo bastante clara, o sí, pero solo no me he hecho entender bien.

    Son tres los pasajes de La Biblia con los que he defendido siempre lo NO engañoso del corazón, eso sí, con dos estrictas condiciones, que son:

    a) La que nombra el primer pasaje (Gálatas 4.6): Tenemos el Espíritu en el corazón los que somos hijos.
    b) La que antecede al segundo pasaje (1 Juan 3.18-20): Podemos estar seguros en el corazón si estamos amando de hecho y en verdad.

    Pasajes:

    1- “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de Su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!” Gálatas 4.6

    2- “Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios.” 1 Juan 3.21

    3- “El corazón del rey está en la mano de Jehová, como los arroyos de agua, Él lo inclina hacia donde quiere.” Proverbios 21.1

    Ahora bien, habiendo expuesto esto, mis preguntas finalmente son (cada una correspondiente a cada versículo, es decir, 1- con 1., 2- con 2. y 3- con 3.):

    1. Si el Espíritu del Hijo está en mi corazón, yo que hijo soy (1 Juan 3.2),
    ¿No confiaré en mi corazón al cual envió Su Espíritu?

    2. Si a veces pensando inmundicias en mi mente o simplemente inseguridades, mientras eso mi corazón me dice lo que es justo (o acorde a las enseñanzas de Jesús) y me siento TRANQUILO (sin reprensión alguna) de alguna decisión a tomar,
    ¿No confiaré?

    3. Este dice básicamente que Dios controla el corazón a su disposición (pues imagino que se refiere a un rey justo, de Su agrado, al cual guía con Su Espíritu). Si Dios mueve mi corazón a Su antojo,
    ¿No confiaré?

    Yo esperaba conclusión de la entrada en que hablaste acerca del corazón, y sinceramente me desilusioné al no encontrar nada más adelante para saber cuál es la cura para esa enfermedad incurable de la que habló Jeremías.
    Concluyo, por los pasajes que expuse, que la cura para ese corazón de piedra es el Espíritu que Dios envió a los corazones de los hijos, como dijo Pablo. Entonces, al llegar el Espíritu, se convierte en un corazón de carne, como es Su promesa, y sino, ¿Cómo convierte el corazón de piedra en uno de carne si no es a través del Espíritu que ahora habita en este?

    Finalmente, lo que humildemente entiendo es que, el corazón engañoso es de los que no han recibido a Jesús, por cuanto no son hijos y aún el Espíritu no ha sido enviado a ellos, un corazón de no confiar en lo absoluto; pero engañoso no es el corazón del que ya hizo esto y el Espíritu vive en él. Además, no decimos la mayoría cuando queremos saber si alguno ya “es Cristiano” esto: ¿Ya recibiste a Jesús en tu corazón? ¿Cómo habiendo recibido a Jesús en mi corazón no confiaré en éste? Es absurdo.
    Perdona mi tono, pero es que a veces creo que muchos siguen cosas que dicen otros sin haber hecho un estudio exhaustivo, no te critico nada en lo absoluto, y si te escribo es por que creo que puedes ayudarme.

    Me confronta la idea de no confiar en mi corazón siendo que allí fue enviado el Espíritu Santo.
    No sé tú y todos, pero yo, he podido diferenciar en mi vida cotidiana cuando me habla el corazón (Espíritu) y los pensamientos e ideas de la mente (carne).

    Sé que en esto estoy yendo en contra de La Palabra de alguna forma, allí casi que en resumen dice que el corazón es la misma mente, bueno, por lo menos en el AT, no sé si en los Evangelios también, pero por lo menos en las cartas de Pablo y los demás, se nota el cambio de lo que se dice del corazón.

    En fin, creo que la historia del corazón cambia cuando Dios decide darnos Su Espíritu, ya no es más ese corazón de piedra, que está muerto y del cual salen abominaciones, sino que se convierte en ese que nos da la tranquilidad final en todo asunto, por medio del Espíritu.

    Parece que yo tuviera todo muy claro, pero en realidad busco consejo, no quiero ser sabio en mi propia opinión!

    En lo que me puedas colaborar, muuuchas gracias!!

    Bendiciones.

    Fabio Chávez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: