Skip to content

Confianza en la Verdad

noviembre 23, 2011

En este momento estoy leyendo uno de los mejores libros que he leído este año. Se trata del libro de Michael Green, “Evangelism in the Early Church” (Evangelismo en la Iglesia Primitiva). Y es mi deseo citar lo que el autor escribe con respecto a la confianza que tenían los primeros cristianos en el mensaje que proclamaban y en lo que debería ser la fortaleza de la confianza del cristiano moderno. El autor escribe,

Lo primero y más importante es su confianza en la verdad de su mensaje. Todos son judíos, aquellos primeros discípulos, ardientes monoteístas. Ellos eran las persona más difíciles de convencer que Dios había venido a esta tierra en la persona de Jesús para compartir Su vida con la humanidad. Los discípulos lo habían conocido bien: habían viajado, trabajado y comido juntos. Debió haber sido escandaloso pensar en la posibilidad que Él podría ser lo que su nombre sugería, Jehoshua, ‘Dios al rescate’. Pero una vez convencidos, ellos no se debilitaron. Expresaron su fe de maneras distintas: es evidente que hasta en la misión judía tenemos trazos de tres abordajes muy independientes en el Nuevo Testamento mismo, como es evidenciado en Santiago, Mateo y los Hebreos. Pero la historicidad de Jesús, la continuidad entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe, la realidad de la expiación, la seguridad de su resurrección física-estos constituían el fundamento en el cual construyeron su evangelismo.

Donde el evangelismo es fuerte en el mundo moderno hay un énfasis robusto en las verdades históricas de la encarnación, la expiación y la resurrección. Hay espacio, por supuesto, para mucho debate teológico sobre la doctrina Cristiana, pero cualquier presentación del evangelio que falle en hacerle justicia a estos tres eventos centrales quizás no llegue muy lejos. Han habido movimientos teológicos desde la Iluminación que han reducido a Jesús a un rabino con coraje, a una superestrella, a un carismático errante. Ellos carecen de poder persuasivo. Ellos no traen a la gente la nueva vida que los apóstoles experimentaron y que es tan evidente en dos tercios del mundo.

En los dos siglos pasados esfuerzos extenuantes han sido hechos para separar al Jesús de la historia del Cristo de la fe, aún hasta argumentar que el Cristianismo emergió como parte de una lucha de clases en los siglos II y III d.C. Esta fue la posición oficial de la propaganda Comunista que, en su día, engañó a casi la tercera parte del mundo. Pero la fiabilidad del registro del Nuevo Testamento es constantemente reforzada, y aquellos que proponen tales teorías han tenido que retractarse.

Es irónico que al mismo tiempo que Rudolph Bultmann argumentaba a favor de una autoría tardía en el siglo II d.C del evangelio de Juan, un fragmento de ese evangelio (p52), que ha sido fechado confiadamente en el primer cuarto del siglo II d.C, había sido descubierto en Egipto y por años yació sin ser reconocido en la Biblioteca John Rylands en Manchester. Cuando fue reconocido, por supuesto, destruyó la fecha de Bultmann y persuadió hasta a él de que el Evangelio había sido escrito en el primer siglo.

En años recientes varios fragmentos de manuscritos Griegos de la Cueva Siete en Qumran han sido publicados. Ellos son extremadamente interesantes. A pesar de ser fragmentos, parecen ser de libros del Nuevo Testamento -Hechos, 2 Timoteo, Romanos, Santiago, y 2 Pedro. Pero el más grande viene de Marcos 6:52ff. La cueva fue cerrada al final del año 68 d.C. antes del acercamiento de la armada Romana. Esto nos da una fecha temprana para los escritos del Nuevo Testamento y de Marcos en particular. Es un poderoso testimonio de la historicidad.

En la década de los 1990’s hubo un intenso interés académico sobre otro manuscrito Griego, p64. Este manuscrito contiene pequeños fragmentos de San Mateo, algunos de los cuales están en Barcelona y algunos en el Colegio Magdalena en Oxford. A pesar de que quizás sea temprano para establecer una fecha firme, estando pendientes más investigación de estos fragmentos, algunos distinguidos papirólogos les están dando una fecha alrededor de la mitad del primer siglo en la evidencia de escritura comparativa, en vez de 200 d.C o más tarde, como se pensó previamente. Esta fecha, si establecida, tendrá repercusiones radicales para el origen del Evangelio. Permitirá la posibilidad de un fragmento perteneciente al testimonio de los testigos oculares de los eventos del Evangelio.

Hay, por supuesto, hallazgos arqueológicos que apoyan directamente la veracidad de la narrativa del Nuevo Testamento. Una inscripción hallada en Delphi no sólo confirma que Lucius Junius Annaeus Gallio era proconsul de Aquea (muchos creían que Lucas no era confiable en esto), sino que nos da la fecha precisa, año 51-2 d.C, que se convierte en la parte primordial dela cronología del Nuevo Testamento. El pozo de Betesda con sus cinco pórticos, ha sido excavado, mientras que muchos han argumentado que se trata de una alusión tardía y mitológica de Juan. El descubrimiento en Pompeya de la plaza Rotas Sator, con su criptograma de la oración del Señor, muestra que el Cristianismo estuvo allí mucho antes del año 79 d.C cuando la ciudad fue destruída por la erupción del Vesubio. Los osuarios de Talpiot, descubiertos por el profesor Sukenik en una tumba sellada en las afueras de Jerusalén fechados en años 50 d.C, dejan claro que Jesús era adorado e invocado como Salvador en Jerusalén aproximadamente veinte años después de la resurrección. En el año 2002 un osuario sorprendente llegó a Nueva York luego de una oscura historia. Sin embargo es un ataúd de mitad del primer siglo con el nombre de Santiago, hijo de José y hermano de Jesús! En breve, existe mucho terreno para confiar en la fiabilidad del Nuevo Testamento, y para tener mucha confianza en su verdad como la poseyeron los primeros Cristianos.

No hay duda, a pesar de los ataques de los académicos liberales, que la ciencia moderna ha demostrado, cada día más, la veracidad y la confiabilidad del Nuevo Testamento, mucho más que cualquier otro documento de la antigüedad.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: