Skip to content

Cómo Nos Llegó El Nuevo Testamento? Parte VII

diciembre 7, 2010

En la entrada anterior de esta serie estuvimos viendo algunos de los errores cometidos por los copistas o escribas del Nuevo Testamento que han podido ser identificados y explicados por los expertos y académicos de la Crítica Textual. Nos limitamos a hablar de aquellos errores no intencionales, sin embargo hoy hablaremos sobre los errores o cambios intencionales introducidos en las copias del NT por los copistas.

Errores o cambios intencionales

Es factible pensar, como lo dije en la entrada enterior, que muchos de los cambios o errores introducidos por los copistas fueron introducidos ‘de buena fe,’ por copistas que creían que estaban corrigiendo algún error en la copia que ellos mismos estaban copiando. Metzger habla de hasta copistas que pensando estaban corrigiendo un error un la copia, estaban introduciendo un viejo error. O también comenta de escribas que ofendidos por supuestos errores gramaticales o en las palabras. introducían cambios queriendo corregir esos supuestos errores en la copia.

Entonces, entre los cambios o errores intencionales están:

1. Cambios que involucran la ortografía y la gramática

Un ejemplo claro de esto es el libro de Aocalipsis. Este libro está repleto de semitismos y errores o problemas de sintáxis que afectaba a ciertos escribas que estaban preocupados con el buen estilo gramatical y literario. Muchas de las reglas del griego en cuanto a sintáxis, gramática se ven nulificadas casi en el último libro de la Biblia. Esto nos habla, no de errores en la Biblia o en el escrito original de Juan, sino de la ‘humanidad’ de la Biblia, es decir, nos verifica que fue un libro escrito por hombres.

Por ejemplo, los escritos de Juan se caracterizan por haber sido escritos en un griego muy pobre, como dije, con muchos errores de sintáxis y de gramática, que quizás quisieron ser corregidos por copistas que pensaron que las copias que ellos estaban copiando habían introducido esas fallas. Quizás algunas hasta quisieron corregir lo que sabían había sido escrito originalmente por Juan para hacerlo más correcto desde el punto de vista gramatical o literario, y así introdujeron errores o cambios al texto original.

2. Corrupciones en la armonización

Escribe Metzger, “Algunas de las alteraciones en la armonización de algunos textos se originaron de manera no intencionada; otros, sin embargo, fueron hechas deliberadamente.” Debemos reconocer que muchos monjes y escribas se conocía de memoria extensos pasajes de la Biblia y cuando copiaban algún evangelio, por ejemplo, intentaban armonizar pasajes paralelos que no concordaban unos con otros. Por ejemplo, las palabras en el evangelio según Juan, “y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín” en Juan 19:20 fueron introducidas en muchos manuscritos en Lucas 23:38.

Además, la versión corta de la oración del Señor en Lucas 11 se igualó a la versión larga de Mateo 6 en muchos manuscritos. Otro ejemplo se encuentra en algunas copias de Romanos 13:9, en donde algunos agregan a la lista de cuatro mandamientos, “No dirás falso testimonio,” como ocurre en los manuscritos más tardíos en los que está basada la Reina Valera 1960 y que fue corregido en la versión de la Biblia de las Américas.

3. Adición de complementos naturales y apéndices similares

Es claro que los copistas amplificaron y ‘destilaron,’ por así decirlo, muchas frases en muchos pasajes bíblicos. Por ejemplo, muchos manuscritos añaden la frase, ‘al arrepentimiento’ de Lucas 5: 32 a la frase en Mateo 9: 13, “Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” Algunos otros copistas agregaban a los ‘escribas’ cuando se hablaba mal de ‘los principales sacerdotes,’ como por ejemplo en Mateo 26:3 o en Mateo 27: 41, sin que los escribas’ estuvieran en el texto original de Mateo.

Un buen ejemplo ocurre en Gálatas 6:17 en donde el texto más temprano se encuentra en los manuscritos P46, B, A, C, y ƒ dice, “yo traigo en mi cuerpo las marcas de Jesús.” Algunos copistas no pudieron tolerar el nombre sólo “Jesús” y añadieron ‘Señor,’ como queda claro de los manuscritos más tardíos C3, Dc, E, K, L. Algunos otros agregan ‘el Señor Jesucristo,‘ y aún otros, ‘nuestro Señor Jesucristo.’

4. Aclaración de dificultades geográficas e históricas

Por ejemplo, en Marcos 1: 2 leemos, “Como está escrito en Isaías el profeta,” lo cual fue cambiado por escribas mucho tiempo después a “Como está escrito en los profetas,” ya que creyeron que esa frase traería dificultades, ya que fue escrita por Malaquías y no por Isaías. La dificultad se resuelve reconociendo que en la antigüedad se citaba un texto con el nombre del primer autor o del autor más importante de una colección de libros, a pesar de que ese autor no hubiera escrito tal texto.  Entonces, a pesar de que fue Malaquías quien escribió el texto, los hebreos citaban a Isaías como el autor, pues pertenecía al libro de los profetas, de quien Isaías era el primer libro.

Algunos escribas intentaron armonizar la cronología de la pasión de Cristo del evangelio de Juan con la de Marcos. En Juan 1:28 Orígenes cambió Betania por Betábara para quitar una dificultad geográfica, error que es preservado en los manuscritos Π, Ψ, 33, 69, y en algunos manuscritos en los que se basó la Reina Valera 1960.

5. Expansión de textos

Este tipo de error intencional ocurría cuando un copista estaba transcribiendo un texto que él sabía era diferente en dos o más manuscritos que él tenía a su disposición. El copista en lugar de escoger entre ellos el mejor texto y copiar así una sola variante textual, lo que hacía era que incorporaba en el nuevo manuscrito ambas variantes en una sola. Este tipo de variantes es típica de la tradición textual Bizantina.

Por ejemplo, en algunos manuscritos el evangelio según Lucas cierra con las palabras, “y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.” Otros manuscritos cierran con las palabras, “y estaban siempre en el templo alabando a Dios.” En lugar de discriminar entre ambas lecturas, el escriba mezcló o añadió a su copia ambas variantes inventando el texto que no era original “y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén,” de nuevo, como lee la Reina Valera 1960, que depende de la tradición textual Bizantina.

En Hechos 20:28 variantes tempranas leen, “la iglesia de Dios,” y otros “la iglesia del Señor,” y algunos copistas añadieron a su copia ambas variantes para leer, “la iglesia del Señor y Dios.”

6. Alteraciones hechas debido a causas doctrinales

Por ejemplo en los tiempos de los patriarcas de la iglesia, hombres como Ireneo, Clemente de Alejandría, Tertuliano, Eusebio, etc, acusaron a los herejes de corromper las Escrituras con el fin de encontrar apoyo en ella a sus mentiras. Marción, por ejemplo, quitó del evangelio de Lucas toda referencia del Señor Jesús a su descendencia judía.

Por otro lado, en el Nuevo Testamento se han encontrado dos tipos de alteraciones dogmáticas: Aquellas en donde se eliminan o alteran los textos que eran considerados como inaceptables doctrinalmente o inconvenientes; y aquellos en donde se le introduce a la Biblia ‘pruebas’ de una práctica teológica o doctrina preferida por el copista.

Por ejemplo, en algunos manuscritos Góticos del evangelio según Lucas pensaron que el evangelista debió haberse referido a la aprobación divina de su decisión de componer un Evangelio, y por lo tanto al texto original, “me ha parecido también a mí,” le agregaron la frase, “y al Espíritu Santo.” Otro ejemplo lo tenemos en Marcos 13:32, en donde algunos escribas que no pensaron aceptable el texto original ya que no podían reconciliar la ignorancia de Jesús con su divinidad y por lo tanto transcribieron el pasaje así, “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, sino el Padre,” omitiendo la frase, “ni el Hijo.

Algunos otros, que creían en la práctica del ascetismo agregaron, a los textos que llamaban a la oración, el ayuno. Por ejemplo en Marcos 9:29, Hechos 10: 30, 1 Corintios 7:5. En Romanos 14: 17 el códice 4 añade luego de “sino justicia” la palabra “y ascetismo,” para favorecer las propias creencias del copista.

7. Adición de detalles

De este tipo de cambios se han identificado algunos bastante notorios. Por ejemplo, en algunos manuscritos latinos antiguos se agregan a los pasajes de Mateo 27: 38, Marcos 15: 27, Lucas 23:32 los nombres que se suponía eran de los ladrones que fueron crucificados junto a Jesús (Zoatham o Joathas, Camma o Chammatha).

Otro ejemplo lo encontramos en el códice Bezae en donde se inserta algunos otros nombres a la genealogía de Jesús, con lo cual el copista destruye el patrón de catorce generaciones diseñados por Mateo originalmente.

Estos son, entonces algunos de los errores que han podido ser identificados por los críticos textuales. Como ven, ninguno afecta ninguna doctrina cristiana. Esta disciplina ha logrado demostrarnos el patrón común de estos errores, logrando verificar casi invariablemente que los copistas tendían a añadir más que a quitar durante el copiado de manuscritos. La crítica textual, como veremos en la última entrada, ha sido de suma impprtancia, precisamente porque ha logrado definir con extrema certeza esas añadiduras y cambios hechos en las copias del NT, con lo cual ha fortalecido nuestra confianza en que las Biblias que leemos son la palabra de Dios.

Espero, entonces, concluir esta serie detallando la importancia que ha tenido la crítica textual para nosotros.

Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: