Skip to content

Descifrando Pasajes Difíciles: Marcos 3: 29

enero 19, 2008

El día de hoy vamos a analizar un pasaje bastante controversial. El año pasado me enteré de un grupo de ateos que construyeron una página en internet en la cual se dedicaban a promover entre los jóvenes el reto de blasfemar al Espíritu Santo. El grupo se denomina, “The Rational Response Squad y el reto, “The Blasphemy Challenge” ó “El reto de la Blasfemia.”

Lo que este proyecto hace es un reto para que alguna persona blasfeme contra el Espíritu Santo, haciéndo un video y subiéndolo a Youtube.com, en donde debe seguir las siguientes recomendaciones,

“Usted puede condenarse al infierno como usted lo desee, pero en algún lugar de su video debe insertar la frase: “Yo niego al Espíritu Santo.” Porqué? Porque, según Marcos 3:29 en la Biblia Santa, ‘cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno.’ Jesús le perdonará casi cualquier cosa, pero no perdonará que usted niegue la existencia del Espíritu Santo. Nunca. Este es un camino de una sola vía el que usted está tomando aquí.”

Cuál es el premio que ofrece el Rational Response Squad? Un DVD llamado, “El Dios que no estaba ahí.” Qué es lo que desea este grupo de personas: “Su alma.” Así de claro muestran su mensaje. Este tipo de mensajes son bastante preocupantes, pero, es que estas personas entienden lo que el verso quiere decir? Por lo que leemos en el pasaje, es claro que no es así. El verso escrito por Marcos (Mateo 12:32; Lucas 12:10) dice así,

“pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno.” Marcos 3: 29

Es claro que inclusive muchos cristianos no comprenden lo que Jesús está enseñando en este verso. Muchos creen que se refiere a decir algo en contra del Espíritu Santo, lo cual es cierto, pero lo interpretan como maldecir al Espíritu Santo, o como lo dice este grupo de ateos, negar la existencia del Espíritu Santo.

Cualquiera que lea todo el capítulo 3 del evangelio según Marcos, se da cuenta que el verso no tiene nada que ver con negar la existencia del Espíritu Santo. Veamos todo el pasaje, antes de realizar el análisis,

“Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni aun podían comer pan. Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí. Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios. Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa. De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno. Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo.”

Además muchos cristianos están constantemente preocupados de haber cometido el pecado imperdonable, y a pesar de profesar a Cristo como el Señor de sus vidas, viven en un constante miedo. Porqué llegan a esas creencias? Hemos dicho en las entradas anteriores de esta serie que gran cantidad de cristianos no saben leer la Biblia, y toman pasajes totalmente fuera del contexto. La Biblia es la que nos dice a que se refiere un verso. Cómo? Mediante el contexto del pasaje del que se toma el verso. En algunas ocasiones debemos escudriñar las Escrituras con mayor esfuerzo, pero siempre debe ser la Biblia la que nos imponga lo que es correcto, y nunca debemos permitir que sea nuestra ‘sabiduría’ la que interprete un pasaje.

Pero, que es el pecado imperdonable del que habla este pasaje? O, primero, cuál NO es el pecado imperdonable? El pecado imperdonable no es el asesinato, ya que hombres como Moisés (Éxodo 2:12), David (2 Samuel 11:15) y Pablo (Hechos 8:1) asesinaron a otras personas, y es claro que ellos están en estos momentos en la presencia de Dios. El pecado imperdonable no es el adulterio, porque sabemos que David fue un adúltero (2 Samuel 11). Sabemos que este pecado tampoco es la poligamia, debido a que Salomón tenía casi mil mujeres, 300 esposas y 700 concubinas (1 Reyes 11:3).

Qué es entonces el pecado imperdonable? Recordemos que el contexto es lo más importante. En este pasaje, Jesús viene haciendo múltiples milagros en Galilea, sanando en presencia de los fariseos, en la sinagoga, a un hombre con una mano seca (Marcos 3: 5); gente con plagas (Marcos 3:10); echaba fuera demonios (3:11), etc.

Ahora, en el pasaje de Marcos 3: 20-30, los fariseos viendo que Jesús hace todos estos milagros, “decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.” (Marcos 3: 22). Esta es la clave para entender el verso 29. Qué hace Jesús? Mateo 12:25 nos dice que Cristo, sabiendo los pensamientos de los escribas y fariseos les enseña dos parábolas. La primera dice,

“¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin.” Marcos 3: 23-26

y la otra,

“Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa.” Marcos 3: 27

Prácticamente Jesús les está enseñando lo ilógico de sus argumentos, pues si Su poder viniera de Satanás, entonces el diablo estaría yendo contra su propio reino, debilitándolo. El deseo de Satanás es mantener cautiva a la humanidad en su propio pecado. Jesús por el contrario, está liberando a la gente de los demonios que los tienen cautivos, y con ello está atando a Satanás, para que no continúe con su trabajo. Los fariseos, intentan achacar los milagros de Jesús al poder de Satanás, lo cual, como Cristo lo muestra, es ridículo.

Entonces, la blasfemia contra el Espíritu Santo es un voluntario rechazo de la obra del Espíritu Santo, atribuyéndole al demonio lo que evidentemente es divino. Los fariseos habían presenciado y sabían claramente que Jesús realizaba los milagros por el poder del Espíritu Santo, pero aún así, desafiantemente insistían, contrario a lo que ellos sabían era verdad, que era Satanás quien le daba poder a Jesús. Esto no era un error momentáneo, sino una rebelión continua frente a una verdad inaludible.

La blasfemia contra el Espíritu Santo no es un acto hecho por descuido, o que ocurra sin que una persona se dé cuenta de haberlo cometido. Por el contrario es una actitud rebelde y conciente. Los fariseos habían visto a Cristo sanar enfermos, dar vista a los ciegos, curar paralíticos, pero aún así blasfemaban contra el Espíritu Santo. De nuevo, para hacerlo más claro, esta blasfemia es no creer lo que una persona sabe es verdadero. No es meramente negar, ni rechazar al Espíritu Santo, sino rechazar lo que el Espíritu Santo da testimonio. D. A. Carson dice lo siguiente,

“El Nuevo Testamento revela que tan cerca uno puede venir al reino– probando, tocando, percibiendo, entendiendo. Y además muestra que venir tan lejos y rechazar la verdad es imperdonable. Lo mismo sucede aquí. Jesús carga a aquellos que perciben que Su ministerio es otorgado por el Espíritu y entonces, por cualquier razón– quizás despecho, envidia, arrogancia– lo achacan a Satanás, se han puesto ellos mismos lejos de poder ser perdonados. Para ellos no hay perdón, y ese es el veredicto de uno que tiene la autoridad para perdonar pecados.” [1]

Este pecado no tiene perdón porque demuestra la ausencia de deseo de arrepentimiento, que es necesario para poder ser perdonados. Juan Calvino escribió,

“Porqué es que es dicho que aquel que blasfeme contra el Espíritu es más pecador que otro que blasfeme contra Cristo? Es porque la majestad del Espíritu es mayor, que un crimen cometido en Su contra debe ser castigado con mayor severidad? Ciertamente esa no es la razón; pues debido a que la plenitud de la Deidad (Colosenses 2:9) brilla en Cristo; el que le rechaza, destruye, tanto como puede, toda la gloria de Dios. Ahora de que manera se separará Cristo de Su Espíritu, para que aquellos que tratan al Espíritu con rechazo no insulten a Cristo? Aún percibimos, que la razón de la blasfemia contra el Espíritu excede los otros pecados, no es que el Espíritu sea mayor que Cristo, sino que aquellos que se rebelan, luego de que el poder de Dios les ha sido revelado, no pueden ser excusados de ignorancia.” [2]

Como dice Calvino,no es que hay mayor culpa en blasfemar contra el Espíritu Santo que blasfemar contra el Hijo del hombre. Ciertamente no es porque uno tenga mayor dignidad o gloria que el otro. Quizás rechazar a Jesús durante su humillación terrenal era perdonable porque Su gloria fue ocultada. Pero rechazar el poder del Espíritu Santo, como es claro en Sus milagros,era imperdonable porque claramente es divino; no hay posibilidad de dudas. La distinción es entre no reconocer la luz y el rechazo voluntario de la luz que es claramente visible.

Muchos creen que este pecado imperdonable puede ser cometido por cristianos. Esto es totalmente falso, pues el pasaje se refiere a personas no-creyentes, que a pesar de haber presenciado el poder del Espíritu Santo, que testifica que Cristo es Dios, le rechazan, y achacan Sus poderes a Satanás, y por lo tanto no tienen perdón. Un verdadero cristiano, un creyente, NO puede cometer el pecado imperdonable, pues es Dios quien le ha mostrado la verdad (Ezequiel 36: 22-32), le ha puesto la fé en su corazón (Efesios 2:8) para confesar a Cristo como su Señor (1 Corintios 12:3). Dios mismo sotiene la fé de los creyentes; Dios mismo nos persevera en la fé y nos perfecciona día a día (Filipenses 1:6; Romanos 8:30).

Cuál debe ser nuestra respuesta a los ateos y especialmente al “Blasphemy Challenge”? Debemos orar mucho. Dios nos ha dado el privilegio de participar en la recolección de Sus ovejas mediante la predicación del evangelio. Debemos luchar por la verdad, proclamando la verdadera palabra de Dios. Aquellos no creyentes que rechacen el testimonio del Espíritu Santo, que testifica que es Cristo, quien ha hecho el milagro dentro de cada uno de nosotros, y que conciente y voluntariamente lo atribuye al demonio, no puede encontrar perdón de Dios porque ha desechado su propio arrepentimiento. Luchemos día a día para que más y más personas puedan ver la verdad de Cristo, orando para que la voluntad de Dios se haga en las vidas de todos los hombres, y que sea Su poder el que despierte a los suyos a través de nuestra predicación.

Ver más “Pasajes Difíciles,” aquí.

––––––––––––––––––––––––––––––––––––
[1] D.A. Carson. The Expositor’s Bible Commentary. Página 292.

[2] John Calvin. Commentary on Mark 3: 23-30.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
17 comentarios leave one →
  1. enero 19, 2008 5:54 pm

    Gracias, siempre he considerado que rechazar lo que Dios hizo, por medio de Jesucristo, es blasfemar contra el Espíritu Santo, es rechazar el don que Dios nos ha dado, que es la salvación.

    Creo que este tipo de sitios están abundando en la red, donde ateos, utilizan la Escritura, sin su contexto, como puro pretexto para enriqucer su ego. Y una cosa que me preocupa de ellos es que confunden a la gente que tiene dudas, pero en fin, somos nosotros, la Iglesia de Jesús quien debe defender nuestra fe.

    En Él

  2. Eduardo permalink
    enero 19, 2008 6:07 pm

    Bueno, el pasaje no está hablando de la salvación, porque aquellos que han sido regenerados por el Espíritu Santo no pueden cometer el pecado imperdonable, y su salvación es totalmente segura.

    El pasaje habla de los no creyentes, que sabiendo lo que Cristo ha hecho, que lo que hizo y hace viene de Dios, voluntariamente se lo atribuyen a Satanás, rechazando voluntariamente la verdad que les ha sido expuesta.

  3. enero 20, 2008 5:15 am

    Sin duda alguna, está hablando de los no creyentes, ¿qué rechazan la salvación? Creo que si.

    Gracias

  4. Eduardo permalink
    enero 20, 2008 8:16 am

    Jesús,

    De nuevo…en el pasaje Jesús en ningun momento les hace el ofrecimiento de la salvación. Sencilamente habla de aquellos que rechazan a Cristo como Dios, o como actuando con el poder de Dios, y se lo atribuyen a Satanás. No veo el ofrecimiento de salvación en ningún lugar en el pasaje.

  5. Manuel permalink
    enero 22, 2008 7:32 pm

    Eduardo,

    Un comentario acerca de este tema. Aunque el texto no deja nada explicito acerca del tema de la salvacion, tiene que ver más bien con aquellos NO creyentes quienes no creen en Jesucristo. ¿Por qué razón? porque el contexto radica en que eran aquellos fariseos quienes negaban tajantemente la obra de Jesus atribuyéndosela a Belzebu, quien es Satanás no dándo lugar a la obra manifiesta por el Espíritu Santo. Si bien es cierto que el “pecado imperdonable” se trata de una buena obra atribuida al mal, en aquel momento y aquellas circunstancias, entonces de modo figurado, se podría decir que aquellos NO cristianos en quienes han visto transformaciones en el interior de una persona atraída a Cristo y una vez cambiada y transformada por el Espíritu, éstos en sus instintos pecaminosos atribuyen que “están locos” o estan “fumados” hasta el punto que llegan a pensar que fue por su propia voluntad que se conviertieron, “resistiendo” así al Espíritu Santo y negando la obra que ha hecho Jesús en la vida de esa persona. No olvidemos que a pesar de que somos escogidos desde antes de la fundación del mundo, no deja de ser un milagro la operación del Espiritu Santo obrando en la vida de la persona.

  6. Ryder permalink
    enero 22, 2008 8:03 pm

    Sr. Eduardo.

    Sie el espiritu Santo es una persona de la trinidad, y se contrista como dice la palabra, que pasa con una persona que tiene el espiritu santo, pero luego comete pecado, luego pide perdon, pero luego peca con el mismo hecho,tantast veces , hasta el punto que ya no siente contristado, ya peca, peca, y no pide mas perdon,,de tanto pecar,,,,no podria ser ese ya un pecado inperdonable,,,porque cometiste tanto el mismo pecado q ya no pide perdon..

  7. Eduardo permalink
    enero 22, 2008 10:34 pm

    Manuel,

    Estas correcto. Este pasaje no tiene nada que ver con la salvación. Trata exactamente de los no creyentes que rechazan a Cristo y lo que Él ha hecho. Ese es el pecado imperdonable.

  8. Eduardo permalink
    enero 22, 2008 10:47 pm

    Ryder,

    Mira…el pecado imperdonable es rechazar a Cristo. Cual es una de las marcas de un verdadero cristiano? El odio al pecado. Aquel que ama el pecado no es de Dios. Aquella persona que continúa en pecado rebeldemente, no es nacido de nuevo. El nacer de nuevo consiste en la regeneración del corazón (Ezequiel 36:22-32 y Juan 3). Es una transformación de la persona, en donde Dios le da vida espiritual a una persona que está muerta en sus pecados, y que es esclava del pecado (Efesios 2:1-3 y Romanos 5:10).

    Un verdadero cristiano no puede amar el pecado, porque el Espíritu Santo trabaja en el creyente para hacer y querer lo que Dios ha ordenado (Filipenses 2:13). Si una persona dice ser cristiano y continua en pecado sin arrepentirse, no debe ser contado como un cristiano, debería tratarse como una persona que necesita escuchar el evangelio de Dios, debe ser tratado como un no creyente.

    Jesús deja muy claro que los creyentes SIEMPRE traen buen fruto (Mateo 7; Mateo 12:33; Lucas 6:43-44; Juan 15:2-5, entre otros). Cuál es entonces la marca de un cristiano? Que es santificado cntinuamente y que a pesar de tropezar, su vida deja claro que continuamente crece en santificación.

    No se si esto te ayuda. Si tienes dudas, no dudes en decirlo.

  9. Manuel permalink
    enero 23, 2008 7:08 pm

    Eduardo,

    Bendiciones. Totalmente de acuerdo contigo, y no solamente una vida de santidad y de frutos en el Espíritu sino una vida de agradecimientos continuos al Señor por la Salvación tan grande que ha recibido.

  10. Eduardo permalink
    enero 23, 2008 7:17 pm

    Manuel,

    Soli Deo Gloria!

  11. septiembre 29, 2008 8:14 pm

    Siento disentir con usted sr. Eduardo.

    La blasfemia contra el Espíritu Santo es no aceptar a Cristo como tu salvador y reconocer tu naturaleza pecadora.

    Me explico.

    Tomemos Hechos 2:37-38
    Al oír esto, dijeron con el corazón compungido a Pedro y a los demás apóstoles: «¿Qué hemos de hacer, hermanos?»

    Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo

    La persona no puede recibir al Espíritu si antes no reconoce a Jesús como el salvador de su naturaleza pecadora (divinidad de Cristo implícita ya que sólo Dios puede perdonar los pecados).

    Lo que Jesús quiere decir es que a nadie que no pida perdón se le puede perdonar.

  12. Eduardo permalink
    octubre 1, 2008 2:17 am

    Renton,

    Disientes conmigo, pero cometes el error que cometen muchos cuando intentas refutar mi argumento, cómo? Tomas totalmente fuera de contexto el pasaje y supones cosas que no estan siendo enseñadas en Marcos 3. Eso es lo que llamamos “eiségesis” que significa interpretar un pasaje dependiendo de nuestras presuposiciones, contrario a “exégesis” que es el correcto principio hermenéutico, y que significa que dejamos que la Biblia nos diga lo que quiere enseñarnos. Te digo que tu presuposición es errada por diversas cosas:

    1. No es lo que Jesús dice: Cristo no dijo que la blasfemia al Espíritu Santo era no creer en Él. Por el contrario, Cristo, en el verso 12 vemos a Jesús, luego de hacer muchos milagros, reprendiendo a los demonios para que no le descubran. Es decir, la blasfemia contra el Espíritu Santo, según el pasaje, NO es no creer en Jesús.

    2. Todo el pasaje en Marcos 3 trata, no sólo de los milagros hechos por Cristo, pero también del poder que les fue dado a los apóstoles para hacer milagros (vv. 13-19).

    3. Lo que Cristo intenta corregir en los fariseos es el comentario de estos, que decían, “que tenía a Beelzebú, y que por el principe de los demonios echba fuera los demonios.” (verso 22), cuando veían los milagros que venía haciendo Cristo.

    4. Cuál es la respuesta de Cristo? Satanás no puede echar fuera demonios porque si lo hiciera estaría debilitando su casa, y eso no es algo lógico. Lo que Cristo les dice es que Él echa fuera demonios porque su naturaleza es contraria a Satanás, es decir, porque viene de Dios (versos 23-27).

    5. Es ahí donde Cristo habla acerca de la blasfemia contra el Espíritu Santo, y dice que cualquier cosa será perdonada a los hombres, MENOS, decir que el poder de Cristo viene de Satanás. Porqué? Porque el poder de Cristo viene del Espíritu Santo, quien testifica que Cristo viene de Dios, debido a que los fariseos decían que Cristo venía de Satanás.

    Como verás, tus suposiciones son erradas, pues no tienen nada que ver con el contexto del pasaje. Bendiciones!

  13. Christian permalink
    diciembre 17, 2008 3:27 am

    “Prácticamente Jesús les está enseñando lo ilógico de sus argumentos, pues si Su poder viniera de Satanás, entonces el diablo estaría llendo contra su propio reino, debilitándolo”
    Una cosa antes que nada, cualquiera comete un error, y mi crítica no va directamente contra el artículo, si no contra tu ortografíca. Es “yendo” no “llendo”. Le recomiendo no volver a hacerlo en el futuro, queda bastante mal, y le quita seriedad al artículo.

    • diciembre 17, 2008 3:32 am

      Christian,

      Error corregido. No todos tenemos tan perfecta ortografía! Gracias de todos modos.

  14. Pepa permalink
    agosto 13, 2014 4:54 pm

    Hola, agradecería algún tipo de ayuda, si alguien es tan amable de dármela.
    Soy cristiana desde hace muchos años y amo al Señor.

    Para resumir, diré que estoy pasando por una crisis muy fuerte y por acontecimientos muy duros en mi vida. Tengo diagnosticada una depresión de ansiedad y estoy bajo tratamiento médico.

    Pues bien, una amiga mía, contó algo que según ella, Dios le había dicho, y cómo después ocurrió algo que ella describió como un milagro. Creo que sí fue un milagro, pero me encuentro mal, y dando vueltas a la cabeza, esta mañana pensé “Esto es raro; ¿no será algo maligno?”. Después ella confirmó que le había hablado el Espíritu Santo, cosa que está clara. Así que estoy muy atribulada pensando que he pecado contra el Espíritu y que estoy irremisiblemente perdida. En fin, lo que creo es que no estoy bien, pero no obstante, si alguien pudiera decirme algo animador, lo agradecería.

    Bendiciones y gracias de antemano

  15. Soto permalink
    octubre 26, 2014 11:06 am

    amiga, hermana nadie que confiese amar al Señor está perdido. todos en nuestra naturaleza pecaninosa tememos llegar a cometer actos que el Señor quisás no pueda perdonar. pero debemos saber que la principal obra del Espíritu Santo es conducirnos al arrepentimiento, y por supuesto, a abandonar todo aquello que nos puede alejar de Dios nuestro Señor. En 1 Juan 1:9 dice que “el es FIEL y JUSTO para perdonarnos” no es para llegar a confiarnos de que podemos hacer cualquier cosa sino para estar claros

Trackbacks

  1. Descifrando Pasajes Difíciles: Marcos 3: 29 « Paulo Arieu Theologies Web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: