Skip to content

Feliz Día de Gracias!

November 22, 2007

A pesar de no ser una costumbre en Latinoamérica, en este día se celebra el “Día de Gracias”. Esta entrada, va a servir más que para referirme al porque deberíamos estar agradecidos, sino para reflexionar y motivar a que este sentimiento ocurra cada día de nuestros días.

Toda la Biblia nos enseña como debemos siempre agradecer lo que nos fue dado; debemos tener contentamiento, y además todo lo que hagamos lo debemos hacer con un sólo propósito: glorificar a Dios.

El Salmo 69 dice,

Con cánticos alabaré el nombre de Dios; con acción de gracias lo exaltaré [Hebreo-Gadal (גךע)], Esa ofrenda agradará más al Señor que la de un toro o un novillo con sus cuernos y pezuñas. Los pobres verán esto y se alegrarán; ¡Reanímense ustedes, los que buscan a Dios!” Salmo 69: 30-32 (NIV)

La palabra Gadal en hebreo quiere decir magnificar. Por lo tanto, la mejor traducción del verso es, “Con cánticos alabaré el nombre de Dios; con acción de gracias lo magnficaré

Cómo puede hacer el hombre para magnificar a Dios? Utilizando la analogía de John Piper, una cosa puede magnificarse de dos formas distintas. Por un lado podemos utilizar un microscopio para magnificar algo que es muy pequeño; o podemos utilizar un telescopio para magnificar algo que aparece pequeño a nuestros ojos.

Cuál es la diferencia? Esta se encuentra en que el microscopio se usa para algo que es pequeño, pero el telescopio se utiliza para algo que es naturalmente enorme. Así es como nosotros podemos magnificar a Dios. Por medio de su Palabra (el telescopio), el hombre puede obtener el conocimiento de Dios, y ese conocimiento, nos lleva a exaltarle.

Veamos, El ser humano decidió desechar a Dios como su Amo, y decidió seguir su propia sabiduría. Dios nos separó de su presencia,y nos condenó a morir espiritualmente. No hay forma de que el hombre pueda buscar a Dios, lo único que hace es deidificar aquellas cosas que fueron creadas por Dios (Romanos 1: 20-25).

Pero Dios decide buscar al hombre para tener comunión con él. Debemos tener claro que el hombre NO es el que busca a Dios (Romanos 3: 9-12). Dios abre los ojos de los hombres para que vean a Cristo, quien es la gloria de Dios (2 Corintios 4: 4-6). Nos da el Espíritu Santo para poder amarle y obedecerle (1 Corintios 12:3). Esa es la razón por la cual debemos, en todo lo que hacemos, glorificar a Dios (1 Corintios 10:31). Dios lo ha hecho todo para que podamos tener comunión con Él. Cuál debe ser la respuesta del hombre?

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” 1 Tesalonisenses

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” Efesios 5: 18-20

Como hijos de Dios debemos confiar en la Providencia divina, sabiendo que todo lo que viene a nuestras vidas es ordenado por el Dios soberano. No hay nada en el universo que ocurra, no cae un pájaro muerto, no rotan los planetas, no sobrepasan sus límites los océano, no sale el sol y la luna, sin que Dios no lo ordene. Pedro nos dice,

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.

Nada nos debe tomar por sorpresa, pues sabemos que Dios lo está llevando todo para nuestro bien. Esta es la verdad que encontram0s en la Biblia para los que son hijos del Dios Supremo. La mayor promesa que nos dan las Escrituras es que, “Cristo murió, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios.” (1 Pedro 3: 18). sabemos que los que fuimos predestinados, fuimos llamados, fuimos justificados y en el futuro seremos glorificados (Romanos 8: 30). Todo lo que nos ocurra, es para bien. Dios nos dice, “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8: 28).

Debemos estar infinitamente agradecidos. A pesar de haber desechado a Dios de nuestras vidas, Él decidió buscarnos, para traernos hacia Él, el mayor tesoro que puede existir. Dios es lo más valioso, y fue su propósito adoptarnos como sus hijos, a través de Cristo, por el poder del Espíritu Santo. Esta realidad nos debe traer a los pies de Dios en agradecimiento. Sabemos que la ira del Dios Omnipotente fue removida de nuestras cabezas (Efesios 2: 1-3). Todo lo que venga, ya sean enfermedades, pobreza, dolor, tristeza, etc, viene porque el propósito de Dios es que aprendamos que Él es suficiente. La gloria de Dios es suficiente para nosotros.

Mi amigo Gus Pidal tiene una excelente entrada con respecto al mismo tema. Pueden leer su entrada en su blog, “A Souk of Thoughts“. Que pasen un glorioso día de Gracias en compañía de sus amados, y para gloria de Dios.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: