Skip to content

El Fin del Mundo no Llegó! Y Ahora Qué?

diciembre 21, 2012

Me imagino que todos estaban enterados de la noticia. Aún estamos aquí. Algunos trabajando, otros estudiando, otros cuidando de sus hijos, etc. Pero, lo cierto es que el tan esperado fin del mundo no llegó!

Hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar El Salvador y como turista me llevaron a algunas de las ruinas mayas en ese país. Fue en ese momento que me enteré del famoso Baktun, una fiesta en celebración del fin del calendario maya. Miles de personas asistirían el 21 de Diciembre a alguna de estas ruinas mayas para celebrar. Ciertamente entre los indígenas de nuestros países nunca pasó por la cabeza la idea del fin del mundo, sin embargo, en occidente se explotó la idea de un apocalipsis por venir.

Y el tan esperado fin nunca llegó [bueno por lo menos hasta este momento no]. Pero, lo que debe importarnos com cristianos es la pregunta que sigue: Y ahora qué? Es decir, qué debemos pensar y hacer los cristianos al respecto?

Bueno, como cristianos debemos reconocer algo sumamente importante: la Biblia es muy clara al afirmar que hay una realidad más allá de la realidad física. Esta es la realidad espiritual. Y en ese mundo espiritual se está librando una batalla mortal. La carta a los Efesios le dice a los cristianos lo siguiente,

10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Efesios 6: 10-12

Más que cualquier otra cosa, los cristianos deben estar concientes de esta batalla espiritual que se está librando. Debemos reconocer que vivimos en un mundo malo, uno que anda en la vanidad de su mente, codiciando el pecado, e ignorando a Dios (Efesios 4: 17-19). Este mundo, aunque en muchas ocasiones está en paz, una paz externa, realmente se encuentra en guerra, una que como lo afirmó Pablo, es contra demonios.

Recuerdo una conversación que tuvimos con un evangelista en la cual él nos decía que aquellos indígenas que viajaban mucho tiempo a las profundidades de la selva para sacrificar animales a los demonios, estaban más concientes de la realidad que nosotros en el mundo “civilizado.” Para muchos de nosotros hay paz, pero esto porque estamos ignorando esa realidad espiritual de la que habló el apóstol.

Y una de las artimañas satánicas ha sido desensibilizar a los hombres, especialmente a los cristianos, para que no vean esa realidad espiritual. Porqué? Porque si ignoramos esa guerra espiritual, entonces somos menos efectivos en nuestro evangelismo. Es decir, si creemos que estamos en paz, entonces es más fácil sentarse a ver a los hombres pasar, sin tener ese sentido de urgencia para predicarles el evangelio. Algunos muy tranquilamente dicen, “Mañana les hablo de Cristo.”

Y estas artimañas han sido usadas por Satanás desde el principio. A Adán y a Eva les hizo creer que Dios era un mentiroso; que nunca cumpliría Su palabra y que nunca les castigaría por desobedecerle. Les prometió la vida sabiendo que lo único que les estaba ofreciendo era la muerte. Y ellos cayeron en su trampa. Se sintieron cómodos y tranquilos y cuando les fueron abiertos sus ojos lo único que pudieron sentir fue un espantoso terror al darse cuenta de lo que habían hecho en contra de Dios.

Bueno, de la misma manera, Satanás está moviéndose en nuestros tiempos con el fin de desensibilizar a los cristianos con paz y prosperidad, para que no vean la urgencia que existe en el mundo por el evangelio de Cristo. Los hombres se están muriendo en sus delitos y pecados y muchos de nosotros no estamos haciendo nada para impedirlo.

Más que una falsa profecía; más que un nuevo fallo; más que otra predicción equivocada [como algunos dentro del mismo protestantismo han hecho en años recientes], los cristianos debemos ver la mano de Satanás en todo esto. Satanás quiere desensibilizar a los hombres haciéndolos reírse y burlarse de las profecías apocalípticas. Con qué fin? Que no creen ninguna de ellas, especialmente la única que es verdadera: la bíblica!

La Biblia nunca menciona una fecha, pero lo que sí afirma con toda claridad es que hay un día final, un día de juicio, un evento apocalíptico que será manifestado a todos los hombres. Un día que es predicado por el evangelio de Jesucristo en el cual el Señor volverá de los cielos a hacer juicio a las naciones…a todas! (Romanos 2:16). Y ese día, afirma ella, no será agradable. Noten como lo describe el apóstol Juan,

11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. 12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. 13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. 14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. 15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. 16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SE~NOR DE SE~NORES. 17 Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, 18 para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. 19 Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. 20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” Apocalipsis 19: 11-21

Y ya porque la Biblia no nos dé una fecha exacta, no quiere decir que no sea cierto. Todos los hombres, al examinar las Escrituras cristianas, deben reconocer que ninguna de las profecías hechas en el pasado han sido erróneas; ninguna de ellas ha pasado sin cumplirse. Esto es especialmente revelador en las profecías del Mesías desde Génesis 3:15 hasta las hechas por los profetas menores. David profetizó su muerte (Salmo 22), Isaías profetizó su vida y obra en favor de Su pueblo (Isaías 53), etc.

Por lo tanto, las demás profecías concernientes al regreso del Mesías, también se cumplirán. Y es responsabilidad de los cristianos no permitirle a Satanás que nos desensibilice, sino recordar siempre la realidad espiritual de nuestro mundo, en el cual se está librando una batalla contra los demonios que desean mantener cautivos a los hombres, cegándolos para que no vean la gloria de Dios en la faz de Jesucristo en el evangelio (2 Corintios 4: 4-6).

Nuestro deber, especialmente cuando ocurren este tipo de falsas predicciones, es señalarle a los hombres y mostrarles la verdad: que hay un Dios Justo, Santo y Poderoso, que tiene puesta Su ira, justamente, sobre todo pecador y que ha dispuesto un día en el que enviará desde los cielos a Jesucristo, a quien le ha otorgado toda potestad, para hacer juicio a todos los impíos y pecadores impenitentes y que, como leímos en Apocalipsis 19, no dejará a nadie sin castigo.

Pero, debemos recordarle a los hombres que la única manera de escapar de ese juicio venidero es Jesucristo. Sólo reconociendo nuestros pecados contra Dios, arrepintiéndonos y confiando en Jesucristo -en Su obra perfecta llevada a cabo en Su vida de perfecta obediencia y en la cruz muriendo por Su pueblo para perdón de pecados- puede un hombre ser salvo. No hay otra manera. Las conciencias de los hombres deben ser golpeadas con esa realidad, especialmente en días como estos.

No dejemos que seamos de-sensibilizados! Recordemos que estamos en guerra y que es urgente que nos vistamos con la armadura de Cristo y vayamos a los hombres con el único mensaje que ha podido derrotar a las huestes demoníacas: el evangelio! Que con urgencia prediquemos estas buenas noticias de Dios para los hombres.

El fin del mundo no llegó, pero ahora los cristianos debemos continuar predicando el evangelio de salvación a todos los hombres y con toda urgencia.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: