Skip to content

La Gracia, el Pecado y la Voluntad

enero 13, 2012

En la nueva edición de la revista Modern Reformation (Reforma Moderna) el equipo editor de la misma escribió un excelente artículo con respecto a las diferencias que existen entre los monergistas y los sinergistas, es decir, entre los que afirman que la salvación depende de un sólo agente (Dios o el hombre) y los que afirman que la salvación depende de la colaboración de Dios y el hombre.

En este excelente artículo los autores intentan resumir el debate existente desde Agustín y Pelagio. Ellos resumen la posición agustiniana de la siguiente manera,

La posición agustiniana afirma que toda la humanidad es culpable y está corrompida por la caída de Adán, y que esta condición hace a la humanidad incapaz de amar a Dios y realizar buenas obras. Los hombres caídos están en enemistad con Dios ya que por naturaleza sólo podemos escoger el pecado, y a pesar de ello somos responsables por nuestro pecado porque lo deseamos y lo hacemos libremente sin coacción. Gracias que por la gracia eficaz y soberana de Dios por medio el corazón, la mente y la voluntad pecaminosa del hombre son regenerados y resucitados, lo cual se manifiesta en la conversión.”

Esta doctrina, como bien lo aclaran los autores está en contra de la otra posición favorecida por Pelagio en el siglo IV, quien argumentó lo siguiente,

la voluntad humana es la única causa eficaz en iniciar y efectuar la conversión. El Pelagianismo afirma la habilidad humana de tomar los pasos iniciales y continuar hacia la conversión a Dios por medio del esfuerzo moral, aparte de la operación de la gracia divina. Ve la gracia como una ayuda meramente externa proveída por Dios. Dios da esa gracia en la forma de más revelación de la Ley de Moisés y en la enseñanza, la vida y el ejemplo de Cristo. Por lo tanto la “gracia” divina provee suficientes ejemplos positivos que todo el mundo puede aceptar e imitar por su propia voluntad y para su propia salvación. Para el Pelagianismo, entonces, este tipo de instrucción legal (o “gracia”) siempre será suficiente para la conversión pues le da a los hombres un entendimiento adecuado de lo que debemos y podríamos hacer. Pero esta “gracia” puede ser tomada o ignorada-no es necesariamente efectiva en la realidad, porque los hombres son los que toman la última decisión.”

Y al final brindan un excelente cuadro comparativo -hecho por mi bella y amable esposa- que deseo compartir con ustedes,

Pueden leer el artículo descargándolo aquí.

 

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. enero 13, 2012 10:11 am

    Excelente….

  2. enero 14, 2012 6:17 pm

    Muy buena referencia. Bendiciones.

  3. enero 17, 2012 11:13 pm

    Consulta; ¿cómo se llama el autor de esta reflexión?

    • enero 18, 2012 5:40 am

      joel,

      Fueron todos los editores de la revista las que escribieron el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: