Skip to content

La Gran Comisión

noviembre 6, 2010

Una de las cosas más importantes que he hecho en mi vida, o para plantearlo correctamente, una de las cosas más importantes que Dios me ha permitido hacer en estos dos últimos años ha sido el poder estudiar griego del Nuevo Testamento. Ciertamente el estudio no ha sido tan profundo como lo hubiera sido asistiendo a un seminario, pero su importancia está en que me ha permitido entender la palabra de Dios de una mucho menor manera.

Y el día de hoy quiero mostrarles a lo que me refiero. En Mateo 28, justo antes de Su ascensión, Jesús le ordena a los discípulos hacer algo. A esa orden la conocemos como la gran comisión. Muchos ven la gran comisión como ir y predicar el evangelio. Pero esa no es la gran comisión. La orden que Jesús le da a los discípulos es la de hacer discípulos. Ahora, en la traducción al español dice así, “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones.”

Lo que quiero mostrarles es que en el original, Cristo, le ordena a los suyos hacer discípulos. Pero luego vienen tres participios que indican como es que esa comisión debe realizarse. Los participios son: πορευθεντες (que es traducido en la RV60 como Id); βαπτιζοντες (que es traducido como bautizándolos); y διδασκοντες (que es traducido enseñandoles). Cómo deberíamos entender la gran comisión? Permítanme traducir el pasaje con una construcción gramatical más fácil de entender, “Por tanto, haced discípulos a todas las naciones, yendo, bautizando en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñando que guarden todas las cosas que os he mandado.”

Porqué creo que ver los participios es importante? Porque podemos aprender la manera establecida por el Señor para que Sus discípulos realizaran la gran comisión: hacer discípulos. Primero, yendo a las naciones. No se trata de quedarse en un sólo lugar esperando que los incrédulos lleguen buscando aprender. No! Los discípulos de Cristo deben ir. El mandato del Señor es que nosotros nos pongamos de pie, salgamos y vayamos a hacer discípulos. Poco tiempo después de la ascensión de Jesús la iglesia se había quedado quieta en Jerusalén. Qué hizo Dios para recordarles la orden de Cristo? Permitió el martirio de Esteban y la persecución de los cristianos para movilizar a la iglesia a las naciones vecinas para que hicieran discípulos. Estamos cumpliendo esto nosotros? O estamos esperando a que Dios nos despierte y nos movilice?

Segundo, bautizando a los nuevos discípulos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Lo que deben aprender los nuevos discípulos de Cristo es que el cristianismo no es una religión encubierta. Qué quiero decir? El cristianismo no se vive escondiéndose de los demás. El bautismo es una declaración pública de nuestra fe. Es algo que nos llena de orgullo y que queremos mostrar al mundo entero. No se trata de ser cristiano sólo los domingos, tratando de que nadie más sepa lo que creemos. El cristianismo se trata de manifestarle al mundo perdido lo que Dios ha hecho en Cristo Jesús. Y es así como hacemos discípulos también.

Tercero, debemos enseñar. Esto implica dos cosas importantes: primero el deseo nuestro de aprender cada día más de la Biblia. No sólo debemos desear ser mejores maestros cada día, sino, y más importante, debemos desear ser mejores estudiantes de la Biblia cada día que pasa. Nuestra capacidad de enseñar brota de nuestra capacidad de aprender. Entre más aprendamos, más podremos enseñarle a los nuevo discípulos de Cristo. Y segundo, debemos buscar la manera de transmitir las enseñanzas de Cristo de la manera más sencilla para que los demás puedan comprenderlas. A veces debemos tener la humildad de decir, “no sé.” Eso no nos hace débiles, sino sabios. David Platt hablaba de un hombre de su iglesia que fue convertido del paganismo y debido a que quería llevar el mensaje de Cristo a todo el mundo, pero no creía ser capaz de enseñar-en ese momento particular al inicio de su conversión-prestaba su hogar para que otros hermanos con más capacidad enseñaran a otros las verdades de la Biblia.

La pregunta, entonces, es la siguiente: estamos obedeciendo a Cristo en esto?

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. noviembre 17, 2010 3:10 am

    Eduardo, excelente el comentario de este texto, algunas personas tiene la posición de que el obispo debe ser casado, y bueno yo pensaba en Timoteo, quien a mi criterio fue el obispo de la iglesia de Éfeso, y quien al parecer murió si tener un estado marital. Creo que es muy liberador el comentarios, a veces somos crueles con nuestras interpretaciones y lo peor a ser crueles con hermanos que lo que necesitan es ser afirmados bajo las verdades Bíblicas.

    Eduardo, tengo un tema en mente, y es la posición de algunas iglesias Luteranas en Argentina, quienes dicen que son validas la relaciones pre matrimoniales, si se es fiel con la pareja con la que se está conviviendo. Creo en las relaciones sexuales únicamente dentro del Matrimonio, pero no tengo claro los textos Bíblicos que apoyan esto. Recuerdo algunas palabras de Jesús y si no estoy mal en Gálatas. Pero me gustaría abordar este tema con más propiedad.

    Gracias y que Dios continué guiando.

    • noviembre 17, 2010 5:11 am

      Fernando,

      El sexo es válido únicamente dentro del matrimonio. Fuera de él es fornicación por más que la pareja diga lo que diga. El matrimonio no es una unión libre, es una institución creada por Dios en donde una pareja estando delante de Dios le declara al mundo que se unen como una sola carne. Por ello siempre hay testigos. El resto de relaciones no constituyen un matrimonio si no se hacen de la manera en que lo establece la Biblia.

      Una persona puede serle fiel a su novio, pero si están teniendo sexo pre-matrimonial están siendo infieles a Dios. Es por eso que esa ‘excusa’ no es válida, ya que los verdaderos creyentes siempre tienen como prioridad la palabra y los mandamientos de Dios. Se trata de hacer lo que DIos dice, no lo que diga mi corazón (Jer 17:9).

      • noviembre 17, 2010 5:46 am

        Gracias Eduardo , coloque el comentario donde no era, este iba en la entrada de Timoteo. Y Así Es!

  2. sonia permalink
    febrero 8, 2011 2:57 am

    Eduardo, Dios te bendiga. Estuve leyendo este artículo, y me surge una duda que tengo hace mucho. Hace bastante tiempo soy cristiana, pero estuve mucho tiempo en desobediencia y bueno, hace poco el Señor trató conmigo grandemente y ahora estoy tomando más en serio las cosas de Dios y quiero predicar, ser un instrumento de Dios, pero como hace poco estoy estudiando su palabra y conozco las doctrinas basicas del cristianismo, no se mucho como predicar, pero mi pregunta es, aún así y tal vez si me hacen preguntas que no se contestar, que es mejor? predicar o quedarme callada hasta aprender bien las Escrituras? porque a muchos de mis familiares no les predico además por el mal testimonio que di en mis tiempos pasados, y creo que hago mal en hacer eso, y también porque no se predicar bien a fondo. En este caso no se que hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: