Skip to content

Jesús, el Segundo y Perfecto Adán

octubre 20, 2010

Una de las cosas que el apóstol Pablo quiere que entendamos en sus epístolas es la gran diferencia-podríamos considerarla abismal-entre Jesús y Adán. El primer hombre consumió a su descendencia en la esclavitud al pecado, pero Jesús, el segundo Adán, le regaló a todos aquellos que están en Él la gracia y la perfecta justicia (Rom 5: 16-17). Vuelvan a leer esa última frase: Jesús le regaló a todos los que están en Él Su perfecta justicia.

Porqué tiene esto importancia? Bueno, la Biblia dice que Dios le exige a todos los hombres perfección. Es decir, para que un hombre pueda entrar en el reino de Dios debe ser perfecto. Jesús mismo dice esto en el sermón del monte, cuando le dice a sus discípulos, “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5: 48). Esta declaración debió haber puesto a temblar a los estudiantes que seguían a Jesús. Ser perfectos? Si eso es lo que Dios requiere de los hombres, entonces todos estamos perdidos!

Y esto es precisamente lo que la Biblia testifica del hombre: “Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. 10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;  No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3: 9-12). Pueden entender el peso de la realidad espiritual del hombre que el apóstol quiere mostrarnos: Nadie es perfecto pues todos los hombres son pecadores. Todos-entiéndase todos-han pecado contra Dios y han quedado por consiguiente bajo el juicio Suyo (Rom 1: 18-23).

Ahora, a qué se debe que esto sea una realidad para todos los hombres? Bueno, Adán, en el Edén se rebeló contra Dios y como consecuencia de su desobediencia Dios lo maldijo y lo echó fuera de Su presencia. Y con él toda su descendencia estuvo lejos de la presencia de Dios, sin tener acceso a Él por causa de la esclavitud al pecado a la que Adán había entregado, no solo a sí mismo, sino a toda su progenie. Es por ello que Pablo puede calificar tanto a judíos como a gentiles de pecadores (Rom 3: 9).

Qué fue, entonces, lo que hizo Cristo? Jesús vino a deshacer lo que hizo Adán. O para decirlo de otra manera: Jesús vino a hacer lo que debió haber hecho Adán en el Edén. Y esto es lo que quiero mostrarles el día de hoy. Leamos un momento el relato de la tentación de Jesús en el desierto,

1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2 por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. 3 Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. 4 Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. 5 Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. 6 Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. 7 Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. 8 Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. 9 Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10 porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; 11 y, En las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. 12 Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.” Lucas 4: 1-13

Las Diferencias entre Adán y Jesús

Primero preguntémonos lo siguiente: Dónde estaba Adán y dónde estaba Jesús? Adán, cuando pecó, estaba en el Edén. El jardín del Edén era un paraíso. Estaba lleno de árboles con frutos para comer. Además era un lugar bien irrigado, pero especialmente era el lugar en donde Dios tenía comunión con el hombre. era allí donde Dios se reunía con Adán.

Jesús, por otro lado, en nuestro pasaje, se encontraba en el desierto. Y no sólo eso, pues tenía cuarenta días sin comer o beber antes de que Satanás llegara a tentarle. Adán lo tenía todo. Jesús no tenía nada. Satanás tentó a Adán y venció. Satanás tentó a Jesús y fue derrotado por el Señor.

Noten que lo primero que hace Satanás es tentar al hombre con el fruto del árbol prohibido. Adán y Eva estaban en un lugar precioso, lleno de comida. Podían comer de todos los frutos de los árboles del huerto excepto de uno. Y quizás aún con el vientre satisfecho fueron tentados por el diablo y perdieron la batalla. Cayeron ante la tentación de comer de un fruto del árbol prohibido.

Qué ocurrió con Jesús? Noten que Jesús, como dije antes, ya tenía cuarenta días sin probar bocado. Satanás hace lo mismo que hizo en Edén, e intenta tentar a Jesús con alimento. Le dice a Jesús, “Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan” (Luc 4: 3). El Señor le cita al diablo Deuteronomio 8: 3 que es un pasaje que nos narra lo que le hizo Dios a Israel con tal de que aprendieran que la vida espiritual del hombre no se nutre con comida-en este caso maná o pan-sino de la palabra de Dios. He ahí la satisfacción del alma del hombre. Adán no quiso nutrirse de la palabra de Dios, sino que hizo caso omiso de lo que Dios le había ordenado y cayó en la tentación de Satanás. Jesús deshizo lo que Adán hizo en el Edén.

Ahora, noten lo que ocurre después en el Edén: Satanás les dice que comer del fruto del árbol prohibido les daría conocimiento del bien y el mal. Adán y Eva cayeron ante esta tentación y queriendo ser como Dios y adquirir un conocimiento que no les pertenecía, pecaron. Además cayeron ante la tentación de adquirir poder. Ciertamente Satanás convenció a Adán y a Eva que el comer de este fruto le permitiría a ellos ser como Dios, teniendo el poder de saber el bien y el mal, la capacidad de decidir por ellos mismos sin tener que depender de Dios. Jesús rechazó la oferta de Satanás y le venció al querer depender solamente de Dios.

Además, Adán y Eva pecaron al postrarse ante Satanás. El relato de Génesis realmente no nos dice que ellos se postraron literalmente ante Satanás, pero ciertamente en sus corazones lo hicieron al obedecer la voz del diablo y desobedecer la de Dios, Su Creador y Amo. Ellos decidieron seguir las órdenes del enemigo antes que las del Señor. Jesús, de nuevo, se rehusó a hacer tal cosa y así deshizo lo que fue hecho por Adán.

El diablo tentó una y otra vez a Jesús, pero quedó claro que Jesús le había vencido. Lo que Adán hizo en el Edén fue deshecho por Jesús. Jesús hizo lo que Adán no pudo hacer. Y con qué fin? Adán hizo pecar a toda la humanidad, pero Cristo le regaló Su perfecta justicia (obediencia) a los que están en Él por medio de la fe. Cristo deshizo, en el desierto y en su vida terrenal, lo que Adán hizo en el Edén para que los que estaban en Él pudieran entrar de nuevo a la presencia de Dios, no por lo que ellos hubieran hecho, sino por lo que Cristo hizo en su lugar. Adán hizo que toda su descendencia estuviera lejos de Dios. Cristo, por medio de la fe, trajo a la presencia de Dios a los suyos. Jesús es el perfecto y verdadero Adán.

Que nos gocemos en lo que Cristo hizo en nuestro lugar! El venció a Satanás y nos libertó de su poder.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. octubre 21, 2010 12:59 am

    Este es justo el tema sobre el que estoy enseñando en la Escuela Bíblica, así que este artículo me ha sido de mucha utilidad.
    Dios te Siga Bendiciendo Hermano.

  2. soloxgracia permalink
    octubre 22, 2010 4:06 pm

    Hermano gracias por el post, he aclarado algunas cosas, el Señor le bendiga.
    Ah, hermano otra cosa, es que vi un post (algo antiguo), de un libro titulado “La vida de Dios en el alma del hombre” de Henry Scougal, pero no encuentro el link de descarga, ¿Ya no esta disponible?
    Agradezco su ayuda, Dios le guarde, y gracias a Dios por el blog, es de edificación. Saludos.

  3. Taliesin permalink
    abril 19, 2011 7:33 pm

    Un artículo muy interesante. Al mismo tiempo algo ambiguo. Si bien Adán cayó en tentación con Eva en el jardín del Edén eso no quiere decir que Jesús es el segundo Adán.

    Jesús hizo lo contrario de Adán, eso es muy claro. El desafío la tentación y gano, en tanto que el otro no. Ahora es importante entender que Adán cayó en tentación “no para hacer pecar a la humanidad”, sino para que tú y yo existamos. Es el padre de la humanidad (si tú crees que somos descendientes de Adán y Eva). Jesús es el camino de retorno a la presencia de Dios el Padre. El plan de Dios es que tu, yo, y todo el resto de la humanidad vengan acá a vivir a “probarse” para retornar a su presencia y el camino es a través de su hijo Jesús.

    Si esto es cierto, Adán es otra persona. Ya que Jesús no podía haber venido en carne dos veces a este mundo. Por lo que deduzco que Jesús no es el Segundo Adán.

    • abril 19, 2011 9:50 pm

      Taliesin,

      El apostol Pablo dice que Jesús es el segundo Adán. No es invento mío, sino que el Nuevo Testamento le llama así al Señor (lee 1 Corintios 15: 45-47).

      • Taliesin permalink
        abril 20, 2011 2:00 am

        A nivel epiritual Jesus es el segundo Adan, ese es el contexto que Pablo menciona en esta escritura (1 Corintios 15:45-47)

        Mi analogia establece ambas diferencias, aclara el pecado de la humanidad, y el proposito que tenemos en esta tierra.

      • abril 20, 2011 4:08 am

        Taliesin,

        Y crees que en el artículo yo estoy diciendo que Jesús era físicamente un segundo Adán? Tú dijiste en el comentario anterior que Jesús NO era el segundo Adán, y te mostré que la Biblia dice que Jesús sí era el segundo Adán. Y con la misma intención e interpretación que hizo Pablo afirmé que Jesús era el segundo o el postrer Adán. Si piensas distinto deberías leer el artículo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: