Skip to content

Mi Opinión Sobre el “Llamado al Altar”

junio 18, 2010

En esta entrada deseo mostrar mi posición respecto a la famosa práctica del “Llamado al altar,” o la “Invitación a pasar adelante.” Cuando viví en Paris la iglesia a la cual asistía-que era parte de la famosa mega-iglesia Hillsong australiana-lo que se hacía era invitar a la gente a levantar la mano “si era su deseo aceptar a Cristo en su corazón,” para que el pastor los guiara en una famosa oración de aceptación.

Además, cuando era niño y cuando estaba empezando mi adolescencia, fui testigo de esta práctica las veces que acompañé a mi madre a la iglesia Asambleas de Dios que ella visitaba. Pero, no sólo fui testigo ocular de tal práctica, sino que fui parte de ella, habiendo ido al altar en múltiples ocasiones afirmando querer aceptar a Cristo en mi corazón en cada ocasión y siempre volviendo a ser esclavo del pecado. Una y otra vez pasé adelante prometiéndole a Dios que iba a cambiar mi vida-demostrando que el pelagianismo es la teología del hombre natural, sin que hubiera un cambio real en mi corazón.

No voy a hablar mucho sobre la historia de esta práctica, pues grandes hombres de Dios conocidos por muchos de nosotros han hablado de esto. Lo que sí quiero enfatizar es que, y como bien escribió el pastor Sugel Michelén, la iglesia nunca practicó el llamado al altar por 1800 años. No vemos a Jesús, ni a los apóstoles, ni a grandes hombres durante la Reforma como Lutero, Calvino, o más recientemente a Spurgeon practicarla. La historia nos muestra a los Metodistas a principios de los 1800 como Peter Cartwright, quienes tienen una teología arminiana, practicando la “invitación al altar” como un medio para valorar la respuesta de la audiencia a su mensaje. Y esto es muy importante ya que diferencia la práctica Finneísta que veremos a continuación.

El mayor propulsor de esta práctica sin duda alguna fue Charles Finney. Este hombre fue más allá de lo que hacían los metodistas, pues según decía, el llamado al altar era un medio para manipular a los hombres para que renunciaran al pecado. Finney no puede considerarse arminiano en su teología, pues a diferencia de los arminianos negaba la doctrina del pecado original. Para este hombre la depravación del hombre era simplemente una “actitud voluntaria de la mente,” no algo con lo que nacen los hombres. Por lo tanto la conversión de un hombre dependía de que la voluntad humana fuera convencida o persuadida por el predicador para mover esa voluntad hacia decidirse por Cristo y desechar el pecado.

Muchos calvinistas se opusieron a Finney, especialmente Asahel Nettleton para quien el llamado al altar eran una clara evidencia de las doctrinas ortodoxas del pecado original y la depravación total del hombre. Como reformado, Nettleton afirmaba que ningún hombre podía creer en Cristo hasta que Dios no cambiara su corazón de piedra.

Un vistazo a la historia nos deja claro que Finney es el padre del evangelicalismo moderno. La iglesia evangélica contemporánea, siguiendo los pasos de hombres como Billy Graham y Jerry Falwell, entre otros, han adoptado las prácticas enseñadas por su héroe Finney. Tan triste es esta realidad que vemos como muchos de estos hombres consideran a Finney el más grande evangelista del siglo XX. Y digo que es triste precisamente porque la doctrina de este hombre no era crisitana. Como ya he mencionado en otras ocasiones, los escritos de Finney demuestran que era un hereje. Negó doctrinas claves como la justificación por medio de la fe, argumentando que cada persona es justificada cuando expía sus propios pecados, por lo tanto Cristo no pudo haber muerto en expiación por los pecados de ningún otro que “por los suyos propios.” Suena esto a ortodoxia? Declaraciones como estas me aterrorizan, no por quien las enseñó, sino porque dejan en evidencia la ignorancia de gran parte de los evangélicos que escuchan estas cosas y ni siquiera pueden discernir si es verdad o mentira. Finney, entonces, fue quien promovió el llamado al altar como una buena herramienta para formar nuevos creyentes y aumentar así el número de avivamientos.

Cuál es mi opinión al respecto? Lo primero que debo decir es que como reformado me adhiero al Principio Regulador y por lo tanto me limito a hacer en el culto a Dios, sólo lo que Él ha instaurado en Su palabra como un culto correcto y aceptable. No quiero caer en el pecado de Nadab y Abiú, quienes probablemente pensaron que iban a agradar a Dios haciendo algo “extra” en el culto a Dios, a pesar de que Dios les había dado ordenanzas al respecto, y terminaron calcinados por un fuego de delante de Dios.

Sin embargo, este principio se aplica a todas las areas de mi vida. Me es lícito hacer lo que la Biblia permite y no me es lícito hacer lo que ella misma prohibe. En lo que hay silencio, entonces aplico mi libertad cristiana que Dios mismo ha otorgado en Su palabra.  Entonces, algunos comentaristas me han preguntado: Si la Biblia no dice que el llamado al altar es prohibido, no me es lícito practicarlo en mi iglesia? Mi respuesta es: No! Y voy a explicar por que.

Problema Doctrinal

El primer punto, y el más importante, es la doctrina que hay detrás de esta práctica. Quienes practican el llamado al altar enseñan que el hombre no está muerto en sus delitos y pecados. Ellos creen que el hombre natural es capaz, fuera de la gracia de Dios, de venir a Cristo en fe y arrepentimiento. Enseñan que el hombre puede obedecer a Dios por cuenta propia. El hombre no necesita, finalmente, la ayuda de Dios para creer y arrepentirse de sus pecados.

Digo, finalmente precisamente porque muchos afirman que Dios le ayuda a todos los hombres por igual, mediante la gracia preveniente-algo completamente antibíblico, y cada hombre al final hace uso de esa gracia como mejor le parece. Algunos decidirán creer y otros no. Algunos tendrán de que gloriarse y otros no.

Pero, qué enseña la Biblia? Si decimos ser cristianos nos someteremos a la verdad revelada por Dios en Su palabra, especialmente con respecto a lo que Él dice en referencia a el estado espiritual del hombre natural. Y voy a citar algunos pasajes muy claros al respecto. Por ejemplo,

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” 1 Corintios 2: 14

7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.” Romanos 8: 7-8

1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” Efesios 2: 1-5

Y finalmente,

37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. 38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. 39 Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. 40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. 41 Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. 42 Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? 43 Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros. 44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.” Juan 6: 37-44

Y deseo que noten especialmente el versículo 44. En el original dice,

οὐδεὶς δύναται ἐλθεῖν πρός με ἐὰν μὴ ὁπατὴρ ὁ πέμψας με ἑλκύσῃ αὐτόν, κἀγὼἀναστήσω αὐτὸν ἐν τῇ ἐσχάτῃ ἡμέρᾳ.”

Esta frase en el griego la podríamos traducir de la siguiente manera, “Nadie tiene el poder de venir a mí…” No contradice esto la doctrina arminiana? Por supuesto que sí! El Señor Jesús fue muy claro al enseñar que el hombre natural, al estar muerto en sus delitos y pecados, al ser un esclavo del pecado (Juan 8: 34), no tiene el poder de venir a Él con fe, si no es que el Padre por medio del Espíritu Santo regenera o hace nacer de nuevo a ese pecador quitándole el corazón muerto y de piedra que tenía y le pone un corazón de carne apto para recibir las ordenanzas divinas (Juan 3: 1-10; Jeremías 31: 31-34 y Ezequiel 36: 22-32).

La invitación al altar no tiene cabida, entonces, dentro de la práctica normal de la iglesia ni como meta final de la predicación, ya que la decisión de creer en Cristo y arrepentirse no depende del hombre, sino de Dios. La fe y la salvación son dadas a un hombre enteramente por gracia, no por obras (Efesios 2: 8-10).  Los hombres pueden ser manipulados emocionalmente, pero ni la manipulación que practicaba Finney y que practican sus discípulos en la actualidad, ni las emociones humanas pueden hacer que un hombre sea hecho una nuevo criatura para poder creer en Cristo. Para hacer esto sólo Dios tiene el poder.

Doctrinalmente el llamado al altar debe ser rechazado por contener dentro de ella una enseñanza que no pertenece a la Biblia. Como bien dijo Ian Murray, “el llamado al altar instituye una condición en la salvación que nunca fue dispuesta por Cristo.” Y esto fue lo que dije al principio: Ni Cristo ni los apóstoles realizaron, al final de sus predicaciones, llamados a la audiencia para que pasaran al frente a aceptar a Cristo en sus corazones y se arrepintieran. Porqué? Porque ellos creían en las verdades bíblicas, es decir, en las verdades que salieron de la boca de Dios con respecto a la salvación de los pecadores. Ellos creían en la soberanía de Dios en la salvación y en la incapacidad del hombre natural de obedecer a Dios para creer en Jesucristo y arrepentirse (Romanos 8: 7-8).

Y Qué Si Es Practicada Por Un Reformado?

Ciertamente a todos nosotros nos llena de gozo ver a pecadores entregando sus vidas a Jesucristo. A todos nos gusta ver las almas convertidas por medio de la predicación del evangelio de Cristo. Sin embargo, alguien podría preguntar lo siguiente: “Qué pasa si yo le enseño a la congregación la soberanía de Dios en la salvación y la incapacidad de todos los hombres de creer por sí solos en Jesucristo y sólo hasta que el Espíritu de Dios soberanamente decida cambiar el corazón de un pecador? Puedo hacer llamados al altar haciendo estas aclaraciones? Al fin de cuentas lo que deseo es que aquellos que pasen al frente sirvan de gozo y animen al resto de los hermanos? Puedo hacerlo?”

Mi respuesta sería: No! Porqué? Porque parte de la motivación del llamado al altar es la manipulación emotiva de los que pasan adelante. El fin es captar y levantar las emociones de los pecadores, y el peligro de esto es crear falsas expectativas. Es decir, el peligro está en que podemos hacer creerle a una persona que es un verdadero creyente sin serlo. Y estas personas son un peligro, primero para ellas mismas porque cuando estén al borde de la muerte pueden pensar que están bien con Dios cuando no es así y abrirán sus ojos en el infierno; segundo, para los mismos hermanos quienes pensarán que no hay necesidad de predicarle el evangelio a un supuesto hermano; y tercero, para el resto de los hermanos, muchos débiles en la fe, que puedan dudar de su salvación cuando este hombre se convierta en un apóstata.

La motivación de todo creyente es que el pecador entienda-y me refiero intelectualmente- su condición espiritual delante de un Dios infinitamente Santo, y de su necesidad de un sustituto que asuma el castigo que él merece y que le provea de la justicia que carece. El pecador no necesita ser manipulado emocionalmente a creer en Jesucristo, sino intelectualmente. Si esto no se da, entonces corremos el riesgo de producir cristianos externos. La salvación no es algo externo, sino es un cambio interno que trae frutos externos. Y ese cambio interno sólo viene mediante el entendimiento de la palabra de Dios (Romanos 10: 14).

Por todas estas razones considero que la práctica del llamado al altar debe ser rechazada por la iglesia que cree verdaderamente en la autoridad de las Escrituras como la revelación de la voluntad de Dios para Su pueblo.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

14 comentarios leave one →
  1. Salomón permalink
    junio 18, 2010 7:04 pm

    En verdad que me gozo con este tipo de temas que realmente son fieles a la verdadera doctrina que enseña la Biblia; hermano tengo una duda, sabemos que esto de “pasar al altar para que Cristo viva en tu corazón” es antidoctrinal, pero ¿qué hay de aquellas invitaciones al altar que se hacen cuando se da una predicación no concerniente a la salvación? O sea, un ejemplo sería que cierta ocasión vi que un conferencista que hablo sobre la santidad invito a los cristianos (que era pura iglesia, nada de invitados, no era una campaña evangelística) a pasar al altar para que Dios les dierá la facultad de poder vivir en santidad; he notado, sinceramente en mi iglesia que ese tipo de prácticas se ha hecho muy popular; más que nada lo he notado en eventos “juveniles”, como congresos juveniles, servicios juveniles, etc. Siempre se termina diciendo que los jóvenes que quieran vivir en santidad, que quieran ser predicadores fieles, que quieran ser sacrificios vivos, etc. (dependiendo del tema que se trato) que pasen al altar para que Dios toque su corazón, o para que les de la facultad de vivir como Él lo demanda, o simplemente no se dice nada, sólo se le invita. He notado que hay quienes al hacer está invitación le piden al grupo coral presente que entonen una alabanza mientras ellos pasan; realmente me da mucho disgusto ver este tipo de cosas en mi iglesia, y para colmo de colmos cierta ocasión un pastor hablando de un congreso juvenil dijo que el reciente había sido de mayor bendición en toda la historia de la iglesia que por que en todas las conferencias hubo jóvenes que pasaron al altar a orar. Realmente esto es un error y me disgusta que haya predicadores que motivan este tipo de prácticas y también que haya quienes se creen todo, que quienes creen que con el simple hecho de haber llorado, de haber sentido “un fuego en su corazón”, de haber sentido “bonito” dicen que ya Dios los toco y que ahora han sido transformados. Realmente sé que Dios puede obrar de esta manera haciéndole sentir a alguien algo hermoso pero a mi parecer, lo que sucede en mi iglesia es pura emoción y nada de intervención por parte de Dios; la prueba está en que los que pasan al altar siguen viviendo de la misma manera en que vivian antes de su “pase al altar”. Lo peor de todo es que he visto que éstos que pasan al altar se sienten con cierta seguridad de que desde ese momento en adelante van a ser más “santos” que aquellos que no pasaron. He notado en mi iglesia que el concepto de espiritualidad o de lleno del Espíritu se ha tergiversado totalmente. He visto que muchos pastores enseñan que una iglesia espiritual es aquella que canta con más volumen y con más ritmo, he notado que al ver a alguien pasar al altar a orar y llorar lo llaman ya un “hombre o una mujer espiritual”; realmente estoy viendo un gran peligro en mi iglesia; pero desearia que usted hermano que escribió esta entrada me diera su opinión basada en las Escrituras como lo ha estado haciendo. Quizá yo este equivocado o quizá mi disgusto sea por cosas que no valen la pena, si es así hagamelo saber y si no es así le pido que por favor escriba algo concerniente a este tipo de prácticas, tales como: pasar al altar después de una predicación para que Dios nos haga vivir conforme a lo oído, la creencia de que una iglesia es más espiritual porque canta más fuerte y rápido, la creencia de que la iglesia que trabaja con los jóvenes es la iglesia más espiritual porque se “preocupa por el futuro”, la creencia de que una iglesia con muchas actividades es más espirutual, la creencia de que la efectividad de un sermón o evento se mide en que pasaron al altar a orar o en el número de los que pasaron al altar a orar, la creencia de que vivir con gozo es traer siempre en el rostro una “gran sonrisa”, etc.
    Por favor hermano le pido y me aclare estas inquietudes que tengo, por lo que he leído de la Biblia y de libros de la Biblia, mi corazón me dice que esto es una gran equivocación y que estamos encaminándonos a una era de mera superficialidad. Si estoy mal hagamélo saber y si no, por favor guíeme en estos asuntos.

    Dios le bendiga

    • junio 18, 2010 7:29 pm

      Salomón,

      Esas prácticas también son antibíblicas. Cuando lees en el NT que Pablo le pidió a la iglesia en Efeso que pasaran adelante para ver quienes querían vivir en santidad? No ordena Dios que todos los creyentes DEBEN vivir en santidad. Esa no es una opción, sino es una marca de un verdadero creyente. Lástimosamente todas esas prácticas se basan en las emociones y no se enfocan en la enseñanza bíblica. Y como dices tú, conducen a una superficialidad espiritual que no cabe en un creyente.

  2. junio 18, 2010 9:03 pm

    Eduardo,

    Por todas estas razones considero que la práctica del llamado al altar debe ser rechazada por la iglesia que cree verdaderamente en la autoridad de las Escrituras como la revelación de la voluntad de Dios para Su pueblo”.

    Realmente tocaste un punto importante. Porque aún, en iglesias donde incluso, se predica sana doctrina, se ha practicado (no siempre) este tipo de llamado ¿Por qué? Quizá tenga que ver con la falta de conocimiento en los líderes para asumir esta posición desde el púlpito y que, después de un mensaje tan poderoso, crea la condición de asimilar el llamado a levantar las manos ó (cuando la actividad es bien especial) “pasar al frente o al altar” . Por lo que arrastra es anti bíblico, primero no practicado por los padres ni los apóstoles de la iglesia y segundo porque viene siendo una practica de no más de 200 años y especialmente por arminianos. Debo decir que, (como había comentado en Facebook cuando publicaste el foro de Sugel) permanecí casi 4 años ignorante de este punto. Sí me preguntaba ambiguamente el porqué la gente tiene que pararse e ir al altar o levantar su mano para recibir a Cristo, por lo que no le prestaba suma importancia y permití o no indagé, busqué y estudie para ser honesto, que esta práctica no está de acuerdo con la Palabra de Dios.

    Estas entre otras prácticas que se realizan al final de los mensajes predicados, no van acorde con la Palabra de Dios, por lo que me anima a estudiar, indagar y tener discernimiento para cuando se presente otro tipo de práctica como estas, abrir los ojos, irme a la Sola Scriputura para poder ser un bereano y confirmar lo que el mensajero, pastor, predica.

  3. Jaime permalink
    junio 21, 2010 3:22 pm

    Exelente entrada mi querido consiervo y quiero agregar algo:
    ¡MAS CLARO NO PUEDE SER! Gracias y no nos quedemos callados ante tal necesidad

  4. J. Eduardo Gómez S. permalink
    julio 18, 2010 5:08 am

    Si duda creo que se debe tomar en cuenta algo muy importante, y esto es el considerar que el mensaje de la predicación debe ser acompañada de la Palabra, la Palabra al ser escuchada produce fe, lo cual puede producir el arrepentimiento ¿y esto cómo se logra? Sólo con el poder de Dios. 1 y 2 de Corintios habla sobre como debe ser la predicación. En la primera predicación del apóstol Pedro se dio este fenómeno. La Palabra iba acompañada del poder de Dios tanto que ese día el corazón de tres mil personas fueron compungidos por el poder del Espíritu Santo, pero no sabían que deberían hacer como acto siguiente, le preguntaron a Pedro ¿Qué haremos? Y Pedro contestó arrepentios y bauticese cada uno en el nombre del Señor. Esto lleva implícito el propósito de no sólo recibir la promesa si no de convertirse en autenticos seguidores del Maestro. De este pasaje podemos tomar por lo menos dos consejos: Poder de Dios es diferente a sabiduría humana. Y 2. Pedro los guió al arrepentimiento. Consecuencia tres mil nuevos creyentes se añadieron a las filas de los verdaderos seguidores de Nuestro Señor. En ese momento ¿que actitud o seña fue la que evidenciaron como nuevos creyentes tanto que hasta los pudieron contar y tomando en cuenta que tal vez los discípulos originales jamas los volvieron a ver ya que aquellos-los nuevos creyentes- se encontraban de paso?
    Bendiciones

    • julio 18, 2010 8:29 pm

      J. Eduardo Gómez,

      El problema con el llamado al Altar es este: su doctrina afirma que es el hombre quien toma la decisión de ser un creyente. Sin embargo la BIblia afirma lo contrario, pues el hombre está muerto en sus delitos y pecados y por lo tanto odia a Dios y ni siquiera le busca (Rom 3: 9-12; 8: 7-8, etc). El decisionismo no es bíblico. Ningún apóstol lo practicó, precisamente porque ellos sabían que era Dios quien decidía a quien le otorgaba la fe y el arrepentimiento, pues ambos son dones que Dios da (Ef 2: 8-10; 2 Tim 2: 25). Es Dios quien soberanamente decide a quien regenerar. Es Dios el que hace nacer de nuevo a una persona y luego le da la fe y el arrepentimiento para salvación. Eso mismo lo enseñó el Señor Jesús en la parábola del sembrador y Mateo registra la razzón por la cual el Señor predicaba por medio de parábolas (Mateo 13).

      Entonces, puede que un predicador predique perfectamente la palabra de Dios, pero si Dios no le permite a esos hombres escuchar Su palabra entonces nadie será salvo. Dios es quen decide que corazones de piedra rompe y saca para colocar un corazón de carne. El mismo texto en Hechos dice que fue el Señor quien agregó a la iglesia 3000 y luego 2000 mil más a la iglesia.

      El problema del decisionismo es que es antibíblico.

  5. J. Eduardo Gómez S. permalink
    julio 21, 2010 7:07 pm

    Creo que acabas de ser más específico y desde esa perspectiva queda todo claro. Aun así hay que cuidar el aspecto de que si muchos levantan la mano en una iglesia están en un error, porque aun asi, Jesús dijo: “muchos serán los llamados”, y si son pocos no le echemos la culpa a Dios por ello, y con esto estar justficandose en vez de estar predicando en el poder de Dios como enseñan los apóstoles. 1 co 2:5 1 P 4:11. Como buenos administradores de la gracia de Dios.v.10 misma gracia que según Rom. 5:20 ahora sobreabunda. lo que quiere decir hoy todavía a la hora de predicar en el poder De Dios Él mismo por su gracia que sobreabunda podría añadir tres mil o más en un solo evento. Debemos acostumbrarnos a ver muchos aunque sean pocos los escogidos.
    Dios te bendiga tocayo.

    • julio 21, 2010 7:19 pm

      J. Eduardo,

      No sé si entendí tu comentario, “Él mismo por su gracia que sobreabunda podría añadir tres mil o más en un solo evento. Debemos acostumbrarnos a ver muchos aunque sean pocos los escogidos.” Estamos aceptando que los tres mil que fueron añadidos en Pentecostés posterior al sermón de Pedro eran verdaderos creyentes, cierto? Y por lo tanto todos escogidos por Dios desde la eternidad. El problema con el llamado al altar es que llena las iglesias de muchas personas, pero muchos son inconversos que creen ser creyentes y que no lo son. El gave problema con la manera de predicar de muchas iglesias que practican el llamado al altar es que su teología es deficiente y por lo tanto están llenando el infierno con gente que creía seguir a Cristo, cuando en realidad estaban siguiendo a un dios falso.

      Por ello la importancia de seguir el modelo de Jesús en cuanto a la evangelización, y por consiguiente el de los apóstoles. Y ellos nunca practicaron tal cosa. Lo único que se dedicarona hacer fue predicar todo el consejo de Dios.

      Bendiciones para ti también.

  6. J. Eduardo Gómez S. permalink
    julio 21, 2010 7:43 pm

    Realmente lo que quiero decir es que es muy fácil que como siervos de Dios nos justifiquemos por no tener un ministerio efectivo o fructífero en el cual aunque prediquemos un mensaje realmente bello y bien estructurado y bien documentado en él no esté operando el poder de Dios. Por otro lado en la multiforme gracia de Dios, auque sea el mensaje más rancio (mal preparado) pueda estar moviendo el corazón de la audiencia.
    No le tengamos miedo a las masas que siempre habrá cizaña en el trigo y nadie lo podra evitar. Sólo Dios decidirá quien si y quien no. ¿Qué no?
    Estoy de acuedo contigo en lo demás.

  7. J. Eduardo Gómez S. permalink
    julio 21, 2010 8:50 pm

    ¿Se podría decir que la gracia es impuesta por Dios? ¿o que la persona puede aceptarla o rechazarla? y si la acepta ¿no está decidiendo? Entiendo “Somos salvos por gracia” con cada anuncio de las buenas nuevas ¿no abre Jesús la Puerta de la oportunidad de entrar y salir y hallar pastos verdes? No entiendo esa postura de decisionismo, pero si entiendo que Dios a través de su Espíritu redarguye de pecado y mueve al arrepentimiento pero creo que siempre está supeditada a la decisión personal de cada uno.

    • julio 22, 2010 2:51 am

      J. Eduardo,

      La gracia no es impuesta, sino que es un regalo de DIos para un pecador por medi de la cual éste recibe la regeneración (nuevo nacimiento), con la cual recibe de Dios la fe y el arrepentimiento (Ef 2: 8-10; 2 Tim 2: 25). Y todo esto es de Dios. Es el Padre quien trae a un pecador a los pies de Cristo (juan 6: 37-44), ya que ningún pecador tiene esa capacidad (Ef 2: 1-3; Rom 3: 9-12; Rom 8: 7-8). Si Dios no derrama Su gracia sobre un hombre, entonces estos seguirán rebelándose contra Dios. Esto es monergismo y es la razón por la cual no predicamos el decisionismo.

  8. febrero 4, 2011 11:15 pm

    He leído todo el libro de teología sistemática de Finney y no encuentro nada de lo que he leído en este articulo, podría usted proveerme las paginas exactas del libro de teologia sistematica del Sr. Finney para que lo busque directamente yo? ya que si nos remitimos a la informacion en la web no me parece que seria una aclaración acertada puesto que el Sr. Finney ha sido tergivesado de varias formas empezando por el Dr. Hodge que dcia que Finney profesaba una especia de panteísmo

    • febrero 5, 2011 1:16 am

      Guayo,

      Has leído todo el libro y no ha encontrado los graves errores doctrinales de Finney? Has leído su capítulo concerniente a la justificación? En ese capítulo Finney adversa la postura calvinista de que la justificación es por fe. Finney dice que un pecador no puede ser justificado por fe, esto es, creyendo que Cristo obedeció la ley en su lugar y sufrió la condena del pecador. Finney dice que la justificación es por obras, esto es, que el hombre es justificado por las cosas que hace que son agradables a Dios como es el arrepentimiento y la santificación. Para Finney, la santificación es algo que hace el pecador y por medio de lo cual Dios lo justifica, o lo declara justo. Si no ha leído esto, o si has considerado que esto no es una herejía, entonces te invito a volver a leer su libro y lo compares con la Biblia. Puedes leer la enseñanza de este herej Finney sobre la justificación aquí: http://www.gospeltruth.net/Span/st/spanstcap32.htm

  9. Jose Gomez M permalink
    octubre 5, 2015 6:58 pm

    Este es el problema del legalizmo que ha inundado a los miembros de las iglesias Cristianas debaten por lineamientos de forma y no de fondo.?Sera que una persona a la cual Dios ha llamado a la salvacion, la pierde por haber hecho la oracion de fe ante un altar?. No, es el Señor y no ustedes los que tienen el conocimiento de quien es salvo, y quien no. Dejen de especular con temas en los cuales Dios tiene completo control.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: