Skip to content

Libro: Cur Deus Homo? de Anselmo de Canterbury

junio 30, 2009
Anselmo

Anselmo

Porqué Dios se hizo Hombre? Ese es el título dado por Anselmo a una de sus más grandes obras. La Biblia nos dice que el mensaje que predicamos es locura para los que se pierden (1 Corintios 1: 18-25). Pero, cuál es el mensaje que predican los creyentes?

La base de nuestro mensaje es que el Dios que creó el universo se hizo hombre. Hace más de dos mil años, nació de una virgen el Dios viviente. Este Dios vivió una vida perfecta, sin pecado. Se sometió a toda obediencia a Su Padre, y cumplió toda Su perfecta ley.

Con qué motivo? Para salvar a ciertos hombres que le habían sido entregados en Sus manos por el Padre (Juan 6). Porqué? Es precisamente esto lo que es increíble para la mente humana. Qué necesidad tenía Dios de morir por un hombre? No tiene el hombre la capacidad de redimirse? La respuesta que da la Biblia es que no. El hombre en su estado natural, debido a que está muerto en sus delitos y pecados (Efesios 2), no puede agradar a Dios. El hombre no puede satisfacer la ira de Dios por los pecados que ha cometido en contra del Dios Santísimo.

Y esto es lo que quiere razonar Anselmo en su libro, Cur Deus Homo? El teólogo, hábilmente logra exponer la doctrina de la expiación enseñada en la Biblia. El hombre, dice Anselmo, no puede satisfacer la ira de Dios mediante su propia justicia, ni obedeciendo a Dios, pues estos son deberes que ya le debe a Dios, Su creador, a quien le debe toda lealtad. El hombre debe dar algo mucho mayor.

Por ello, Cristo tuvo que venir al mundo. Dios tuvo que encarnarse con el fin de vivir la vida perfecta que el hombre no pudo vivir, y morir en la cruz, sufriendo la Justicia de Dios por los pecados de ese pueblo que el Padre le había entregado.

Dios es un Dios justo, y por lo tanto no puede pasar por alto los pecados de los hombres. Todo pecado debe ser castigado. Por ello, vemos la sabiduría de Dios al haber puesto un substituto. Pero ese substituto no podía haber sido otro hombre. Debía ser un hombre perfecto. Tuvo que ser Dios mismo. Solamente de esa manera podría ser un hombre redimido y Dios propiciado.

Lo interesante es que Anselmo intenta responder todas estas preguntas en la forma de diálogo. Realmente, a pesar de su antigüedad, esta obra debe ser leída por todos, pues aclara muchos aspectos de la expiación de Cristo. Pueden adquirirlo en Amazon o descargar una copia en pdf.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: