Skip to content

Los Pactos Bíblicos: Introducción

March 18, 2008

Los pactos juegan un papel prominente en la vida del Antiguo Testamento, tanto social, político, y religiosamente. La idea misma es mencionada por primera vez en Génesis 6 durante los días de Noé, y está entretejido en toda la Biblia, desde Génesis hasta Apocalipsis 11 en donde vuelve a aparecer el arca del pacto en el templo. La palabra pacto ocurre en 27 de los 39 libros del Antiguo Testamento, y en 11 de los 27 del Nuevo Testamento.

Las investigaciones recientes demuestran que la idea de ‘pacto’ ocurre tempranamente en la vida del pueblo de Israel. George Mendenhall describió los paralelismos entre los pactos bíblicos y los que ocurrían entre las naciones del Medio Oriente, especialmente los tratados Hititas entre los señores y los vasallos, que datan de 2000 años antes de Cristo.

En el vocabulario nuestro la palabra pacto no es comúnmente utilizada, excepto para señalar documentos legales o ceremonias matrimoniales. El término se deriva del latín covenire, que significa ‘convenir, reunirse para un propósito común.’ El significado de la palabra hebrea berît es más complejo. Se origina de la raíz brh que tiene varios significados. Algunos, como Francis Brown, la asocian con baru que quiere decir ‘unir’ señalando Ezequiel 20:37.

En ocasiones, la palabra es utilizada en el sentido de formar alianzas comunes o compartir alimentos (2 Samuel 12: 17). Pero, según Quell, la palabra berit no puede interpretarse con esta idea de compartir alimentos [1]. J. Payne nota que el significado de berît no debe buscarse en su etimología o en el uso de las culturas paganas, sólo en el uso que aparece en la revelación histórica de Dios [2].

Uso en el Antiguo Testamento

La palabra pacto en el Antiguo Testamento incorpora esencialmente una obligación legal. Esta palabra es utilizada de dos formas, primero como un acuerdo entre dos personas que están en paridad. Ambas partes entran en el pacto voluntariamente, de la cual resulta una relación de compañerismo, como por ejemplo el pacto entre David y Jonatán (1 Samuel 18: 3-4), o entre familias como Jacob y Labán (Génesis 31: 54) o entre naciones como Israel y los canaaneos (Exodo 23:32). Igualmente ocurre en la idea del matrimonio (Proverbios 2: 17).

Otra manera en la que ocurre es como un arreglo entre un superior y un subordinado, como en el caso de Josué 9 o 1 Samuel 11: 1-2. Este tipo de uso es un acuerdo hecho para y no con el subordinado. No existe un acuerdo mutuo. Este tipo de pacto es más frecuentmente hecho por Dios hacia los hombres. Debido a que los hombres no son iguales que Dios, entonces estos pactos son condicionados únicamente por Dios. Dios establece el pacto, lo otorga, y lo decreta.

Uso en el Nuevo Testamento

El término griego diatheke (διαθηκη) es la traducción del término berît en la Septuaginta. Ocurre 33 veces en el Nuevo Testamento, 7 en el libro de Hebreos, 9 en las epístolas de Pablo, 4 en los evangelios sinópticos, 2 en Hechos y una en el Apocalipsis. En los escritos helenísticos significa exclusivamente ‘testamento’ lo cual no es adecuado para traducir la palabra berît.

Debido a ello se ha utilizado la palabra syntheke (συνθηκη), la cual no es mejor, ya que tiene la idea de equidad entre las personas que entran en el acuerdo. Por ello, hombres como Vos prefieren el uso de diatheke, ya que la palabra ‘testamento’ en la ley Greco-Siria no tiene el mismo significado que en la ley romana, en donde ‘testamento’ requiere la muerte del que hace el pacto. Otra diferencia entre la primera ley y la romana es que incluye bendiciones inmediatas.

Juramentos del Pacto

Cuando dos personas entraban en un pacto, ocasionalmente ofrecían un juramento o regalo como parte de la ratificación del mismo. Abraham le da ganado a Abimelec para confirmar el pacto. Jonatán sella su pacto con David al darle su armadura, espada, arco (1 Samuel 18: 4).

Signos del Pacto

Otra rasgo típico de un pacto eran sus signos. A pesar de ser similar a un juramento o regalo, el signo de un pacto divino era generalmente una ceremonia que se debía repetir. Por ejemplo, Dios creó el arco iris prometiéndo que nunca destruiría la tierra por inundación (Génesis 9: 14-17). Además Dios ordenó la circuncisión como recordatorio a Abraham y sus descendientes (Génesis 17: 9-10).

Consecuencias del Pacto

Las consecuencias del pacto podían ser positivas o negativas. No importa cuan fuera la motivación detrás del pacto, la fidelidad a éste era lo fundamental. Los pactos debían ser recordados y mantenidos, y las bendiciones esperaban a los que así lo hacían.

Pero este pacto podía ser rechazado, roto, transgredido, y desechado. La gravedad de romper un pacto era severa. Los que violaban un pacto divino eran merecedores de las maldiciones del pacto (Deuteronomio 29: 21) y la venganza divina (Levítico 26: 25).

Condicionalidad del Pacto

La condicionalidad era una parte integral de todo pacto bilateral. El incumplimiento por una de las partes anulaba el pacto. Los pactos unilaterales, por otro lado, en donde Dios es el único responsable de llevarlo a cabo son incondicionales, y depende de Su fidelidad y cumplimiento. La Biblia nos da cinco de estos pactos: Noé, Abrahámico, Sacerdotal (Levítico), Davídico, y el Nuevo Pacto.

La Biblia no evidencia ninguna obligación por parte de los receptores de estos pactos. La obediencia no es necesaria para su cumplimiento, ya que dependen exclusivamente de Dios. La diferencia entre los pactos humanos y los divinos se encuentraen que los divinos son hechos en el interés de Dios, pero además los hace en interés de los hombres. La diferencia primaria entre los pactos entre hombres y los divinos es la presencia de ‘gracia.’

Número de Pactos

La Biblia enseña numerosos pactos, la mayoría establecidos entre individuos o naciones. Los pacto divinos son menos. Los premilenialistas históricos cuentan conco o seis pactos (Noé, Abrahámicos, Mosaico, Sacerdotal, Davídico, Nuevo). La teología reformada clásica, por otro lado, concluye que esencialmente existe solamente un pacto-“pacto de gracia.”

La Importancia de los Pactos

El comprender los pactos es sumamente importante, ya que nos proveen de una base teológica para comprender el trabajo de Dios a través de la historia humana. En las próximas entradas estaremos hablando de cada uno de estos pactos.

_________________________________

[1] Gottfried Quell. Theological Dictionary of the Old Testament. Página 107.

[2] J. Payne. Covenant in the Old Testament. Página 1001.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

8 Comments leave one →
  1. Oswald Chamagua permalink
    March 18, 2008 6:06 pm

    Muy buena entrada.
    Vale notar que un pacto representa algo legal, es decir algo que está fundamentado sobre una o varias leyes. Si se cumple o se trasgrede un pacto, la ley entonces, sobre la cual se sostiene, ejecuta o bien un beneficio o un perjuicio (Una bendición o una maldición), dependiendo de la acción realizada, hacia la parte realizadora de la acción.
    Esto nos muestra que Dios no ejecuta sus aciones “en el aire”, o “de palabra” nada más (Aunque su sola Palabra basta y sobra para asegurar el cumplimiento de lo dicho o lo prometido), sino sobre sus leyes y decretos, dando a entender con esto que no puede trasgredir Su pacto, pues sería como actuar en contra de Su propia naturaleza Divina.
    Quiera Dios que más cristianos entren en una consciencia verdadera acerca del Pacto con El para entender mejor su relación. Lamentablemente esta es una doctrina que poco se escucha en nuestras iglesias, aunque se repite a menudo en la Biblia.

  2. March 19, 2008 9:48 am

    Significa que todos esos pactos, como cita Scofield,por ejemplo,se resumen en uno solo : Pacto de Gracia.
    Quiere decir que todos esos pactos aunque hechos por el Señor con distintas personas, en realidad son la misma forma de pacto,no?

    Paulo

  3. Eduardo permalink
    March 19, 2008 2:42 pm

    Paulo,

    Yo creo que Dios ha hecho un solo pacto con la humanidad: el de la Gracia, pero este pacto lo ha ido revelando cada vez más, hasta llegar a la última revelación que es Cristo y Su misión.

  4. March 19, 2008 7:20 pm

    Si, parece que es asi.
    DTB

  5. Marissa permalink
    June 10, 2012 4:50 am

    disculpen no hay tambien un pacto edenico

  6. adrian permalink
    August 1, 2012 11:31 am

    por enpezar, el articulo no responde nada. Todas definiciones pobres. 2 -hay pastores q hablan de pactar pero con un sobre de por medio!!! es decir, billetes = respuesta.. Pero se supone q uno puede decir: DIOS, SI ME CONCEDES TAL COSA, YO HARE ESTO.. o viceversa!!!.. ej: dar la juventud al servicio de Dios por algo.. De mas esta decir q con Dios no se negocia. ËL hace como quiere!!!.. A Dios se le sirve por amor y no por interes!! (face: ziul adrian)

    • August 2, 2012 3:24 am

      Adrián,

      Definitivamente este es el ejemplo de un comentarista que evita leer el artículo en el que comenta. Lee el artículo de nuevo y luego comenta, por favor.

  7. Víctor Antonio permalink
    September 29, 2013 1:10 pm

    Muy buen articulo, saludos hermano Eduardo desde mi México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: