Saltar al contenido

Atanasio y el Canon de las Escrituras

enero 5, 2008

Veamos que tiene que decir Atanasio con respecto a cuales son los libros que deben pertenecer al Canon.

4. Hay entonces, del Antiguo Testamento, veintidos libros en número; por, lo que he oído, que ha sido transferido entre los hebreos; su respectivo orden y nombre como el siguiente. El primero es Génesis, luego Exodo, siguiente Levítico, luego Números, y luego Deuteronomio. Siguiendo a estos está Josué, el hijo de Nun, luego Jueces, luego Rut. Y de nuevo, luego de estos cuatro libros de Reyes, el primero y Segundo siendo reconocidos como un solo libro, y también el tercero y cuarto como un libro. De nuevo, Esdras, el primero y segundo son igualmente un libro. Luego de estos está el libro de Salmos, luego Proverbios, sigue Eclesiástes, y Cantar de los Cantares. Sigue Job, luego los Profetas, los doce siendo reconocidos como un libro. Luego Isaías, un libro, luego Jeremías, Lamentaciones, y la epístola, un libro; luego, Ezequiel y Daniel, cada uno un libro. Esto constituye el Antiguo Testamento.

5. De nuevo no es tedioso hablar de los libros del Nuevo Testamento. Estos son, los cuatro Evangelios, de acuerdo a Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Luego, los Hechos de los Apóstoles y Epístolas, Santiago, uno; de Pedro, dos; de Juan, tres; después de estas, uno de Judas. Además, hay catorce epístolas de Pablo, escritas en este orden. La primera, a los Romanos; luego dos a los Corintios; luego, a los Gálatas; sigue, a los Efesios; luego a los Filipenses; luego a los Colosenses; luego de estos, dos a los Tesalonicenses, y la de los Hebreos; y de nuevo, dos a Timoteo; una a Tito; y último, la de Filemón. Además, el Apocalipsis de Juan.

6. Estas son las Fuentes de salvación, que aquellos que tienen sed puedan satisfacerse con estas palabras vivas. Solo en estas se proclama la doctrina de la santidad. No permitan que ningún hombre añada a estas, ni permitan que saque de estas.

7. Pero para mayor exactitud agrego esto además, por necesidad; que hay otros libros además de estos que no están incluídos en el Canon, pero apuntados por los padres para ser leídos por aquellos que se nos unen, y que desean instrucción. La Sabiduría de Salomón, la sabiduría de Sirach, y Ester, y Judith, y Tobías, y aquel llamado la Enseñanza de los Apóstoles, y el Pastor. Los primeros, mis hermanos, son incluídos en el Canon, los últimos solo para ser leídos; ni hay espacio para mencionar a los Apócrifos. Son la invención de herejes, que escriben cuando así lo quieren, otorgándoles aprobación y asignándoles una fecha, que por lo tanto, los usan como escritos antiguos, y pueden encontrar occasion para desviar a los simples [1].

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––

[1] De la Carta XXXIX (367 d.C) De los libros particulares y su número, que son aceptados por la Iglesia. De la 39ava Carta de San Atanasio, Obispo de Alejandría en el Festival Pascal; donde define canónicamente los que son los libros divinos aceptados por la Iglesia.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: