Skip to content

Introducción a Teología: La Palabra de Dios

December 15, 2007

Hace unas semanas manteniendo una discusión en un blog, acerca del liberalismo que está dominando en la revista Christianity Today, debido a la publicación de un artículo de McDermott acerca del Mormonismo, surgió el tema de si la Biblia es necesaria para que haya una conversión de alguién al crisitanismo.

Un blogger decía que la Biblia no es necesaria pues hubo un tiempo en el que no existía la Biblia, y habían conversiones de judíos y gentiles al cristianismo. Esa respuesta me puso a pensar, y por supuesto que en lugar de aceptar esa afirmación, quiero demostrar que el concepto de ‘Biblia” que tiene ese hombre es incorrecto.

Qué es la Palabra de Dios?

La Biblia utiliza el término de diferentes maneras.

A. Como una Persona: Cristo

El ejemplo más claro lo encontramos en Juan 1:1, donde el apóstol Juan está describiendo lo que ocurrió en la eternidad. Juan dice,

“En el principio era el Verbo (logos), y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

Este logos (griego λογος) se refiere a Cristo, el Hijo de Dios. Esto lo sabemos por lo que dice en el verso 14, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”

Además el mismo apóstol Juan en su epístola escribe, “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida” (1 Juan 1:1). Estas son las instancias en donde se habla de Cristo como la Palabra de Dios, pero, si vamos al Antiguo Testamento, podemos relacionar lo que Juan escribe en el evangelio, con lo que Moisés escribió en Génesis. Veamos,

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.” Génesis 1: 1-3

En este pasaje vemos que Moisés se refería a lo que ocurrió en el principio del universo, como El Padre, el Espíritu Santo, y el logos, trabajando perfectamente crearon lo que tenemos hoy. Pero Juan se refiere a lo que ocurrió, no en el principio del universo, sino en la eternidad. Es decir, Juan deja claro que Cristo es el Hijo eterno de Dios, que nunca ha sido creado, ni dejará de ser…es eterno como el Padre.

B. La Palabra de Dios como lenguaje

La Biblia también utiliza diferentes modos en las que Dios habla.

1. Decreto
2. Forma de dirigirse personalmente a alguien
3. Sus palabras a través de hombres
4. Sus palabras de forma escrita

1. Sus Decretos

Con esto nos referimos a los actos que Dios determina para llevar a cabo lo que ha pensado en la eternidad. De esto tenemos muchos ejemplos,

“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.” Génesis 1:3

“Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.” Génesis 1:24

“Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.” Salmo 33:6

“[Cristo] el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” Hebreos 1:3

Es decir, los decretos de Dios no sólo hacen que las cosas lleguen a existir, sino que también las mantiene existiendo por Su poder. Ninguna molécula de nuestros cuerpos escapa de ser mantenida en su lugar, con las fuerzas eléctricas que eso implica, sin que Dios no lo permita. Si Dios deja de sostener el universo, este deja de existir. Y esto es dirigido a los deistas que creen en un Dios lejano a Su creación.

2. Forma de Dirigirse Personalmente a un Hombre

Si leemos la Biblia, nos damos cuenta que Dios en ocasiones se dirigía personalmente a los hombres, mediante una voz audible. Quizás la primera ocasión en la que esto ocurrió fue hacia Adán,

“Y mandó (ordenó) Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” Génesis 2: 16-17

Otro ejemplo ocurre cuando Dios se dirige a Su pueblo, durante el éxodo,

“Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí.” Éxodo 20: 1-3

Además en el bautismo de Jesús, la Biblia nos dice que el Padre mediante una voz audible dijo,

“Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” Mateo 3:17

Los hombres que escuchaban estas palabras sabían que venían de Dios y or lo tanto eran totalmente autoritativas y que eran totalmente confiables. Sabían que el desobedecer o no creer en esas palabras era pecado.

3. A través de Humanos

Con frecuencia también, la Biblia nos describe como Dios utiliza profetas a través de los cuales le habla a la humanidad. Dios no sólo lo hace, sino que decreta que levantará profetas para guiar a Su pueblo. Veamos,

“Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta. El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá.” Deuteronomio 18: 18-20

Algo parecido le dijo a Jeremías,

“Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca.” Jeremías 1:9

“dirás todo lo que te mande.” Jeremías 1:7

Es decir, en su infinita sabiduría Dios decretó que le iba a hablar a Su pueblo a través de otros hombres sobre los cuales pondría su palabra para que fuera revelada a quien Él quisiera. Cualquiera que dijera ser profeta y decía hablar por Dios, era severamente castigado. Algunos ejemplos los vemos en,

“El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?; si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.” Deuteronomio 18: 20-22

“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los profetas de Israel que profetizan, y di a los que profetizan de su propio corazón: Oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor: !!Ay de los profetas insensatos, que andan en pos de su propio espíritu, y nada han visto! Como zorras en los desiertos fueron tus profetas, oh Israel. No habéis subido a las brechas, ni habéis edificado un muro alrededor de la casa de Israel, para que resista firme en la batalla en el día de Jehová. Vieron vanidad y adivinación mentirosa. Dicen: Ha dicho Jehová, y Jehová no los envió; con todo, esperan que él confirme la palabra de ellos. ¿No habéis visto visión vana, y no habéis dicho adivinación mentirosa, pues que decís: Dijo Jehová, no habiendo yo hablado?” Ezequiel 13: 1-7

Las palabras que hablaban estos hombres a quienes Dios les había dado Su palabra, tenían toda autoridad, es decir, estas palabras debían ser atoritativas y confiables para todo hombre, y debía ser tomado como si Dios mismo estuviera hablando directamente.

4. Forma Escrita

Esto es lo que conocemos como la Biblia. Esta palabra viene del griego Biblos (bibloz) que significa ‘libros’, y que luego se convirtió en Biblion ‘libros’ y originó la palabra biblia. Charles Spurgeon dijo en 1855,

“Este volumen es la escritura del Dios viviente: cada letra fue escrita por un dedo Todopoderoso; cada palabra salió de los labios eternos, cada frase fue dictada por el Espíritu Santo. Aunque Moisés fue usado para escribir sus historias con su ardiente pluma, Dios guió esa pluma. Puede ser que David tocara su arpa haciendo que dulces y melodiosos salmos brotasen de sus dedos, pero Dios movía Sus manos sobre las cuerdas vivas de su arpa de oro. Puede ser que Salomón entonara Cantares de amor, o pronunciara palabras de sabiduría consumada, pero Dios dirigió sus labios, e hizo elocuente al Predicador. Si sigo al atronador Nahum cuando sus caballos aran las aguas, o a Habacuc cuando ve las tiendas de Cusán en aflicción; si leo a Malaquías, cuando la tierra está ardiendo como un horno; si paso a la plácida página de Juan, que nos habla del amor, o a los severos y fogosos capítulos de Pedro, que habla del fuego que devora a los enemigos de Dios; o a Judas, que lanza anatemas contra los adversarios de Dios; en todas partes veo que es Dios quien habla.”

Jonathan Edwards, el gran puritano, en sus escritos en 1728 y 1729 escribió,

“las doctrinas de la Palabra de Dios son la fundación de todo el conocimiento útil y excelente…La revelación es esa luz en el mundo de la cual ha salido no sólo conocimiento de religión, pero toda la valiosa verdad; esta es la fuente de esa luz que ha iluminado la mente de los hombres con todo tipo de conocimientos.”

Y Juan Calvino dijo acerca de las Escrituras,

“Lean Demóstenes o Cícero; lean Platón, Aristóteles, o cualquier otro; yo confieso que ellos van a deleitar, mover, capturar de una manera maravillosa; pero si entonces, uno se vuelve a la lectura de este libro sagrado, uno será realmente afectado, pues penetra su corazón, se fija en la mente, que comparado con este poder de impresión, toda la fuerza de estos filósofos parece como nada. Entonces es fácil comprender que las Sagradas Escrituras respiran algo divino, y por un largo márgen, sobrepasan todos los dones y gracias de la industria humana.” Institutos de la Religión Cristiana. Libro I.VIII

La primera ocasión en donde vemos las palabras de Dios escritas es en el Monte Sinaí, cuando Dios mismo escribe con su propia mano Su Ley.

“Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.” Éxodo 31: 18

“Y las tablas eran obra de Dios, y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas.” Éxodo 32: 16

Pero además Moisés, por orden de Dios iba agregando cada vez más a esa palabra escrita de Dios. Estas nuevas palabras escritas por Moisés tenían la misma autoridad que la palabra directa de Dios, o la palabra de Dios a través de los profetas.

“Fue Moisés y habló estas palabras a todo Israel, y les dijo: Este día soy de edad de ciento veinte años; no puedo más salir ni entrar; además de esto Jehová me ha dicho: No pasarás este Jordán. Jehová tu Dios, él pasa delante de ti; él destruirá a estas naciones delante de ti, y las heredarás; Josué será el que pasará delante de ti, como Jehová ha dicho. Y hará Jehová con ellos como hizo con Sehón y con Og, reyes de los amorreos, y con su tierra, a quienes destruyó. Y los entregará Jehová delante de vosotros, y haréis con ellos conforme a todo lo que os he mandado. Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar. Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides. Y escribió Moisés esta ley, y la dio a los sacerdotes hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de Jehová, y a todos los ancianos de Israel. Y les mandó Moisés, diciendo: Al fin de cada siete años, en el año de la remisión, en la fiesta de los tabernáculos, cuando viniere todo Israel a presentarse delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere, leerás esta ley delante de todo Israel a oídos de ellos. Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley; y los hijos de ellos que no supieron, oigan, y aprendan a temer a Jehová vuestro Dios todos los días que viviereis sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para tomar posesión de ella.” Deuteronomio 31: 1-13

Ese libro sobre el cual Moisés agregaba las palabras que Dios le daba a él, fue depositado en el arca, con el propósito de que fuera sacado, leído y enseñado al pueblo. Porqué? Porque eran las mismas palabras de Dios, y por lo tanto tenían la misma autoridad. Además servían de testigo contra el pueblo, sacando a luz sus pecados. Moisés le dice al pueblo,

“Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti.” Deuteronomio 31: 26

Además otras adiciones fueron hechas. Por ejemplo Josué, “Y escribió Josué estas palabras en el libro de la ley de Dios; y tomando una gran piedra, la levantó allí debajo de la encina que estaba junto al santuario de Jehová.” (Josué 24:26); Isaías, “Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre.” (Isaías 30:8); Jeremías, “Así habló Jehová Dios de Israel, diciendo: Escríbete en un libro todas las palabras que te he hablado.” (Jeremías 30:2).

En el Nuevo Testamento vemos exactamente lo mismo, pues Jesús les promete a sus discípulos que enviará a Su Espíritu Santo para que les haga recordar todas las palabras de Jesús (Juan 14:26). Pablo le escribe a los Corintios diciéndoles que sus palabras son una orden del Señor,

“Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.” 1 Corintios 14: 37

“para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles” 2 Pedro 3:2

La Biblia es entonces tan autoritativa como si Dios por medio de una voz audible nos diera Sus ordenes. Ese es el respeto que debemos tenerle a la Biblia. Cómo es que algunos creen que si escucharan a Dios creerían o le prestarían más respeto? Cómo es que algunos oran y le piden a Dios que les hable? Dios ha hablado. Y lo que ha dicho está en la Biblia. Sus palabras han sido escritas por Dios mismo, así como lo hizo, escribiendo las primeras palabras de la Biblia con su propia mano, para darnos un mensaje de lo que debe significar este libro para nosotros. De la misma forma Dios escribió toda la Biblia.

Porque la Biblia es un regalo de Dios? Porque a través de ella se ha revelado a nosotros. Nos ha dicho como es Él, su carácter, sus atributos, su amor, su gloria, su santidad, su justicia, su ira, su odio al pecado, etc. Por medio de la Biblia se nos da a conocer. Además nos permite volver una y otra vez a leer lo que nos ha dicho a través de los hombres que Él mismo creo para escribirla. La Biblia es un regalo además porque de esta manera podemos llevar el conocimiento de Dios a otras naciones.

Entonces, estaba errado el hombre que dijo en el blog acerca de si alguien se puede convertir sin tener una Biblia? De una manera si, pero si queremos que un hombre sea convertido por Dios, debe escuchar la palabra de Dios, y para que esto ocurra, debe entonces ocurrir que o Dios levante un profeta y ponga Sus palabras en su boca (como Jeremías), ó que este evangelista llegue con la Biblia y lea las exactams palabras de Dios para los hombres. En ese respecto, la conversión de un hombre NO puede ocurrir si no escucha la palabra de Dios.

En la era de los apóstoles se convirtieron miles de personas, a pesar de que no existía una biblia, pero el error de este hombre es pensar que la Biblia es algo diferente a la palabra salida de la boca de un profeta…Lo que habla el profeta es igual que la Biblia, y esto porque es como si Dios nos hablara audiblemente.
Para concluir, John Owen, uno de los autores que descubrí recientemente, y quizás el más grande puritano, escribió en el siglo XVII,

“Nosotros recibimos, abrazamos, creemos, y nos sometemos a ella, por el Dios autoritario que la habla, o la reveló como de su mente y voluntad, evidenciada por el Espíritu en y a través de esa Palabra, a nuestras mentes y conciencias: o, porque por la buena providencia de Dios, en las maneras en que la da y la preserva, evidencia su infalibilidad a nuestras conciencias de que es la palabra del Dios vivo.” On the Divine Origin of Scriptures. Works of John Owen. Volumen 16. 1850-1853.

Les recomiendo este artículo de Daniel Akin, publicado en el Southern Baptist Journal of Theology, titulado “What did Jesus believe about the Bible?

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

5 Comments leave one →
  1. Ocar Tapia permalink
    December 29, 2007 5:56 pm

    No que quiera aparecer como abogado de la persona que dijo que existieron personas que se convirtieron sin la Biblia, pero el uso estricto de la palabra Biblia, como bien se dijo en el artículo, es libros y si esta persona pudo haber pensado que la conversión de estas personas se dio en un momento en que “estrictamente” no existe una Biblia (haciendo uso estricto de la traducción del término Bíblico, o por que el canon no estaba completo), deberíamos de decir que tiene razón, pero como dije, no conozco el contexto del debate.

    Sin embargo, como bien se mostro en el artículo, al usar el término “palabra de Dios” la figura cambia, nunca existirá conversión alguna sin la palabra de Dios.

    Me alegra encontrar artículos como este, en donde se muestra conocimiento y en donde podre crecer junto con otros hermanos. Es el primer artículo que leo de este site, por lo que me tomaré mi tiempo para leer los otros artículos postados aquí.

    Con relación a Owens, quería saber si conoce de algún lugar donde encontrar artículos o libros traducidos al español de él, ya que lamentablemente aún mi ingles es débil, sin embargo lo conozco por haber leído algunos libros suyos que están traducidos al portugués y de los cuales he sido muy bendecido.

    Saludos y que Dios te bendiga.

    Oscar

    • Elizabeth Duarte permalink
      June 5, 2017 3:12 pm

      La palabra griega (βίβλος; βίβλος ο βύβλος ) incluye las tres maneras. Asi la palabra biblos se refiere a el libro o a este libro y la palabra Biblios y la palabra biblion se refiere a cualquier libro. La palabra Biblia tiene su raiz en la palabra griega biblos, que significa – Un Libro- o como en Inglés se dice The Book de donde, aunque escrito por 40 escritores en un período de 1600 años, presenta una continuidad extra ordinaria. No es un libro usual, no es una colección de escritos, es la revelacion progresiva de Dios, La Historia de nuestra Salvación y como Dios se fué manifestando de una forma fascinante a la humanidad. Aunque Dios usó instrumentos humanos, ES, La Palabra de Dios.

  2. Eduardo permalink
    December 29, 2007 8:41 pm

    Oscar,

    Muchas gracias por tu comentario. Ciertamente que la palabra de Dios es necesaria para que una persona sea convertida. Qué entendemos por conversión? Para ello debemos ir a Ezequiel 36 o Jeremías 31, en donde se nos dice en que consiste la conversion. Se trata de la regeneracion de nuestro corazon, el cual es una piedra, debido a que estamos muertos espiritualmente. Dios, como el Todopoderoso, es el unico que puede darle vida a esa piedra que llevamos dentro. Y eso ocurre con el regalo del Espiritu Santo. Esa es la conversion. Ahora, porque sólo con la palabra de Dios puede haber conversion? Porque el Espíritu Santo glorifica al Hijo, y la palabra de Dios glorofica al Hijo.

    Ahora, en la Biblia, existe un caso de regeneración sin que se haya expuesto la palabra de Dios. Juan el Bautista fue regenerado desde el vientre. Esto lo podemos ver en Lucas 1:41. Juan, saltó en el vientre debido a que fue regenerado. Es mas se nos dice que Elizabeth, su madre fue llena del Espíritu Santo.

    Eso si, debemos aclarar que esto no es lo usual, debido a lo que expusimos antes. Juan tenía un rol especial, y fue separado por Dios desde que estaba en el vientre de su madre. Debemos entonces pensar siempre que la conversion (regeneración) se da unicamente con la exposición de la palabra de Dios.

    Gracias de nuevo.

    • Elizabeth Duarte permalink
      June 5, 2017 3:16 pm

      La palabra griega (βίβλος; βίβλος ο βύβλος ) incluye las tres maneras. Asi la palabra biblos se refiere a el libro o a este libro y la palabra Biblios y la palabra biblion se refiere a cualquier libro. La palabra Biblia tiene su raiz en la palabra griega biblos, que significa – Un Libro- o como en Inglés se dice The Book de donde, aunque escrito por 40 escritores en un período de 1600 años, presenta una continuidad extra ordinaria. No es un libro usual, no es una colección de escritos, es la revelacion progresiva de Dios, La Historia de nuestra Salvación y cómo Dios se fué manifestando de una forma fascinante a la humanidad. Aunque Dios usó instrumentos humanos, ES, La Palabra de Dios.

  3. Elizabeth Duarte permalink
    June 5, 2017 3:48 pm

    Jesucristo ES La Palabra de Dios y La Palabra escrita ES La Palabra de Dios. Es el mensaje de Dios para los hombres, inefable, inerrable, eterno…. Juan 1:1, Juan 1:14, I Juan 1:1-2, Romanos 10:14-15, 17. No puede uno ser convertido. El de Su Voluntad nos hizo nacer por la palabra de verdad (Santiago 1:18) Es Dios quien llama (2 Timoteo 1:9), por el puro afecto de Su Voluntad (Efesios 1:5) y nos hace aptos para participar en la herencia de los santos (Colosenses 1:12). Es SU FE (Galatas 2:16, Galatas 2:20) puesta en los hombres a través de la cual creemos, no la nuestra. Es SU transformación en los hombres Colosenses 3:10 y es EL, el que nos hace aceptos (Efesios 1:6) Valiosos versiculos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: