Skip to content

El Credo de Calcedonia

November 14, 2007

En el cuarto y quinto siglos de esta era, surgieron dentro de la iglesia primitiva varias creencias que negaban de una u otra forma lo que la iglesia comprendía como las dos naturalezas de Cristo, la humana y la divina.

La doctrina de la ‘unión hipostática’ declara que en la persona de Cristo se encuentran unidas las naturalezas divina y humana. Hypostasis significa en griego ‘ser, persona, sustancia’ y es derivado de la palabra hyphistanai que significa ‘subsistir’. Esta doctrina, a pesar de no haber sido formulada como tal antes del siglo V de nuestra era, era ampliamente aceptada por la iglesia.

En el año 361 d.C, el obispo de Laodicea llamado Apolinaris enseñó que la persona de Cristo tenía un cuerpo humano, pero que no teníani una mente ni un alma humana. Según este hombre, la mente y el espíritu de Cristo eran de naturaleza divina. Las enseñanzas de este hombre, conocidas como Apolinarianismo, fueron rechazadas como herejías por los concilios de Alejandría en 362 d.C y por el concilio de Constantinopla en 381 d.C.

Surge luego otra enseñanza, que a pesar de que fue achacada a un hombre llamado Nestor, un popular predicador de Antioquía en 428 d.C, no se sabe si él fue el que inició la enseñanza de que en Cristo existen dos naturalezas totalmente separadas la una de la otra, indicando que en Cristo existían dos personas diferentes. Esta enseñanza llamada Nestorianismo fue rechazada como herejía y Nestor fue removido del puesto de obispo.

Otra enseñanza, conocida como Monofisitismo (Eutiquianismo)trajo problemas a la iglesia entre 378 y 454 d.C, cuando Eutyches, el líder de un monasterio en Constantinopla enseñó que Cristo tenía sólo una naturaleza (mono, ‘una’, y physis, ‘naturaleza’). Este hombre pensaba que la naturaleza humana de Cristo fue absorbida por la naturaleza divina, y que por lo tanto ambas naturalezas fueron sometidas a un cambio, y el resultado fue una tercera naturaleza diferente a las dos previas. En otras palabras Cristo no era ni hombre ni Dios. Esta enseñanza también fue declarada como una herejía.

La solución a estos problemas vino con el concilio de Calcedonia, un concilio de la iglesia cristiana en la ciudad que lleva el mismo nombre, cerca de Constantinopla, del 8 de Octubre al 1 de Noviembre del año 451 d.C. La definición de la naturaleza de Cristo dada en este concilio por los líderes de la iglesia refutaron las herejías que estaban siendo enseñadas en ese momento. El concilio concluyó lo siguiente,

Nosotros, entonces, siguiendo a los santos Padres, todos de común consentimiento, enseñamos a los hombres a confesar a Uno y el mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, el mismo perfecto en Deidad y también perfecto en humanidad; verdadero Dios y verdadero hombre, de cuerpo y alma racional; cosustancial (coesencial) con el Padre de acuerdo a la Deidad, y cosustancial con nosotros de acuerdo a la Humanidad; en todas las cosas como nosotros, sin pecado; engendrado del Padre antes de todas las edades, de acuerdo a la Deidad; y en estos postreros días, para nosotros, y por nuestra salvación, nacido de la virgen María, de acuerdo a la Humanidad; uno y el mismo, Cristo, Hijo, Señor, Unigénito, para ser reconocido en dos naturalezas, inconfundibles, incambiables, indivisibles, inseparables; por ningún medio de distinción de naturalezas desaparece por la unión, más bien es preservada la propiedad de cada naturaleza y concurrentes en una Persona y una Sustancia, no partida ni dividida en dos personas, sino uno y el mismo Hijo, y Unigénito, Dios, la Palabra, el Señor Jesucristo; como los profetas desde el principio lo han declarado con respecto a Él, y como el Señor Jesucristo mismo nos lo ha enseñado, y el Credo de los Santos Padres que nos ha sido dado. AMEN.

Esta definición ayudó en gran manera a comprender la enseñanza bíblica acerca de la naturaleza de Cristo, correctamente. Enseñó que la naturaleza divina de Cristo es exactamente igual que la del Padre (“cosustancial con el Padre”) y mantenía que la naturaleza humana es exactamente igual a la nuestra, aunque sin pecado. Afirmó que en la persona de Cristo la naturaleza humana retenía sus características distintivas y que la naturaleza divina retenía las suyas. Finalmente afirmó que, a pesar de que lo podamos comprender o no, estas dos naturalezas están unidas en una sola persona.

Teológicamente esta doctrina de la unión hipostática es importantísima debido a que sólo Dios nos puede salvar de nuestros pecados, pero también debe tener un alma y mente humana que pueda, no sólo relacionarse con nosotros, pero que también pueda salvar nuestras mentes y almas.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

5 Comments leave one →
  1. November 15, 2007 5:23 am

    Eduardo,

    Muy bueno! Que lastima que nos hemos olvidado de nuestra historia como Cristianos.
    Gracias por hacenos recordar cual fue la gran batalla de Calcedonia. Me encanto tu ultimo parrafo, “Teológicamente esta doctrina de la unión hipostática es importantísima debido a que sólo Dios nos puede salvar de nuestros pecados, pero también debe tener un alma y mente humana que pueda, no sólo relacionarse con nosotros, pero que también pueda salvar nuestras mentes y almas.”
    Realmente la teologia es practica! Como dijo William Ames, “theologia est doctrina Deo Vivendi. (La Teologia lleva a la doxologia!)

    Blessings Brother,

  2. Eduardo permalink
    November 15, 2007 10:26 am

    Exactamente Gus, lo vemos en la epistola a los Romanos, Pablo expone todo el evangelio, la soberania de Dios, nuestra depravación, el amor de Cristo, la gracia de Dios, y al final lo unico que puede decir es,

    ” 33 !!Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! !!Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!

    34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?

    35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado?

    36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. ” (Romanos 11: 33-36)

    Cuando vemos lo que Dios nos revela en la Biblia, lo unico que podemos hacer es alabarle y glorificarle. Gracias por tu comentario.

  3. Stuart Villalobos Tapahuasco permalink
    February 1, 2018 5:52 pm

    Pastor, tengo una duda respecto al credo de calcedonia, estoy buscando el credo en griego o en latin pero no lo hallo, y es si el credo enseña que Jesús el Cristo es de la misma sustancia que el Padre o de la misma esencia del Padre (en esta publicacion veo ambos, en ingles veo que es “esencia” pero en la mayoría de traducciones al español es sustancia).
    Entiendo que esencia es lo que hace que algo sea lo que es, sus características particulares y peculiares; y por sustancia, que es de aquello que esta compuesto o que sustenta su esencia, por ejemplo la sustancia es madera pero su esencia es la de ser una silla(con sus cualidades y etc)
    Ahora entiendo(o supondría) que bajo la simplicidad de Dios, no hay una diferenciación real entre su sustancia y su esencia pero entonces me asalta otra duda, Dios el Hijo no no seria esencialmente Dios el padre (según como acabo de definir esencia) aunque si seria de su misma substancia(Dios), seria correcto decir que Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios Espíritu Santo, son esencialmente distintos y substancialmente iguales? (entiendo que seria mejor decir económicamente distintos, pero entonces seria correcto decir que son de la misma esencia, siendo que con distintos?).
    Por favor si puede aclarar mis dudas y mejorar mis definiciones para entender el tema, sobre todo en lo que la biblia enseña y (a parte) lo que el credo realmente quiere enseñar.
    Dios bendiga su ministerio Pastor.

  4. Yosoy permalink
    March 20, 2020 1:16 pm

    Me alegro que personas que no siendo Catolicos busquen la verdad que nos hace libre, y el hecho de ver la historia de la fe, es algo loable, pues solo mediante el estudio de aquellos que nos han precedido en la fe en Cristo en el tiempo, podemos lograr llegar a la Verdad Plena.

    Por otro lado tambien hago una respetuosa observacion respecto al texto que trascribes sobre la definicion Dogmatica del Concilio de Calcedonia, el cual esta mutilado y no esta completo, pues dicho Concilio reconoce a Maria el titulo de “MADRE DE DIOS, que en el texto que expones no aparece, por lo que es necesario exponerlo de manera completa, por lo cual lo expongo en su integridad:

    CONCILIO DE CALCEDONIA, 451
    IV ecuménico (contra los monofisitas)
    Definición de las dos naturalezas de Cristo
    Siguiendo, pues, a los Santos Padres, todos a una voz enseñamos que ha de confesarse a uno solo y el mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, el mismo perfecto en la divinidad y el mismo perfecto en la humanidad, Dios verdaderamente, y el mismo verdaderamente hombre de alma racional y de cuerpo, consustancial con el Padre en cuanto a la divinidad, y el mismo consustancial con nosotros en cuanto a la humanidad, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado [Hebr. 4, 15]; engendrado del Padre antes de los siglos en cuanto a la divinidad, y el mismo, en los últimos días, por nosotros y por nuestra salvación, engendrado de María Virgen, madre de Dios, en cuanto a la humanidad; que se ha de reconocer a uno solo y el mismo Cristo Hijo Señor unigénito en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación, en modo alguno borrada la diferencia de naturalezas por causa de la unión, sino conservando, más bien, cada naturaleza su propiedad y concurriendo en una sola persona y en una sola hipóstasis, no partido o dividido en dos personas, sino uno solo y el mismo Hijo unigénito, Dios Verbo Señor Jesucristo, como de antiguo acerca de Él nos enseñaron los profetas, y el mismo Jesucristo, y nos lo ha trasmitido el Símbolo de los Padres [v. 54 y 86].
    Así, pues, después que con toda exactitud y cuidado en todos sus aspectos fue por nosotros redactada esta fórmula, definió el santo y ecuménico Concilio que a nadie será lícito profesar otra fe, ni siquiera escribirla o componerla, ni sentirla, ni enseñarla a los demás.

Trackbacks

  1. Credos de fe históricos « Paulo Arieu Theologies Weblog

Leave a Reply to Eduardo Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: