Skip to content

Romanos 11: 1-6

October 22, 2007

De los pasaje de las Escrituras está claro que la soberanía de Dios es universal. Se extiende a todas Sus criaturas, desde la más desarrollada a la menos desarrollada. Es absoluta. No existe límite para Su autoridad. Él hace según Su placer en los ejércitos del cielo y en los habitantes de la tierra. Es inmutable. No puede ser ignorada ni rechazada. Une a todas Sus criaturas, tanto como las leyes físicas unen el universo material. Esta soberanía es ejercitada estableciendo leyes, físicas y morales, por medio de las cuales todas las criaturas son gobernadas. Determinando la naturaleza y poderes de los diferentes ordenes de criaturas, y asignarle a cada una una esfera apropiada. Dándole a cada individuo su lote. Es el Señor el que fija los límites de nuestra habitación. Nuestro tiempo está en Sus manos. Él determina cuando, donde, y bajo que circunstancia cada individuo de nuestra raza nace, vive y muere. Las naciones, no menos que los seres humanos, están en las manos de Dios, quien les asigna su herencia en la tierra, y controla su destino.” Charles Hodge. Systematic Theology. Volume III. 1871.

Versículos 1-6:

“1 Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: 3 Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? 4 Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. 6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.” Romanos 11:1-6

De nuevo vemos a Pablo enseñándonos como Dios no ha desechado a Su pueblo. Pero vean la diferencia de cómo defiende el argumento en el verso 2. Pablo apunta que la fidelidad de Dios a Sus promesas es demostrada precisamente en el hecho de que Pablo es un israelita. Inclusive nos da la tribu a la que pertenece (Benjamín), para hacernos ver que no solo es un descendiente espiritual de Abraham (por su fe en Cristo), pero también es un descendiente físico. A partir de aquí, el apóstol trata de demostrar que Dios ha dejado un remanente en Israel que sigan a Cristo, pero más adelante nos hará ver que este remanente apunta hacia algo mucho más grande e increíble en la misericordia de Dios.

Es muy importante, ahora que estamos entrando en este capítulo, que veamos que nosotros no somos quien para decirle a Dios como se nos debe revelar. Recuerdo que hace casi un año, cuando oraba, le decía a Dios: “Dios háblame en mis sueños. Dime que quieres que haga con mi vida.” Pero conforme empecé a meterme en la lectura de la Biblia, encontré una respuesta de Dios: “Te di la Biblia para que me conozcas. Esa es mi revelación especial para la humanidad.” El problema es que una vez que nos damos cuenta que la Biblia es la manera en la que Dios decidió revelar a los hombres sus características y sus propósitos; en algunas ocasiones no queremos aceptar las verdades que Dios nos da ahí. Nuestro pecado continua rebelándose a la verdad.

Lo que encontramos en la Biblia es una historia, que inicia en la predestinación; luego en la creación; luego en el llamado de Abraham, Isaac y Jacob; luego a la esclavitud en Egipto; luego al éxodo y la escritura de la ley y al viaje por el desierto hasta llegar a la tierra prometida; luego a los jueces y la monarquía con Saúl, David y Salomón; luego a un reino dividido de Judá e Israel; el exilio en Babilonia y el regreso a su tierra. Posteriormente se da un silencio de 400 años entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, luego del cual viene el Mesías, es rechazado por Israel, crucificado, resucita y asciende al cielo. Luego viene el regalo del Espíritu Santo en el día de Pentecostés, la caída de Jerusalén en el 70 d.C, y la impresionante evangelización de los gentiles .

Esa es la manera en la que Dios se nos ha revelado en la Biblia. Así es como conocemos a Dios. En la manera en la que ha actuado con Su pueblo a través de la historia. En este capítulo de Romanos vemos como Dios ha actuado y actuará con Israel y con el resto de las naciones del mundo. Eso es lo importante de la historia. La historia existe para revelarnos a Dios. Toda la historia se trata de Él y en la manera en que muestra todo el esplendor de Su goria. Hace un año, escuche un mensaje de un pastor de California, Estados Unidos, llamado Britt Merrick, el cual dijo que la palabra en inglés “history” quiere decir que es la historia de Dios, pues lo interpretó como “his story” o “su historia”. Esto no es cierto por supuesto, pues la palabra viene del griego historia que quiere decir narrativa. Pero el punto que quiso hacer el pastor es importante. Toda la historia que conocemos se trata de Dios y en Su relación con la creación. Jesucristo es el centro de esa historia. Es el personaje más importante y la más clara revelación de Dios. Romanos 11 es un pasaje espectacular para aprender como ha actuado Dios en la historia.

En los versos 1 al 6, Pablo nos dice que Dios NO ha rechazado a Su pueblo (verso 1), debido a que lo conoció desde antes (verso 2), por lo cual Dios se ha reservado un remanente (versos 4 y 5), y luego nos dice que todo esto ocurrió por la gracia de Dios (verso 5 Y 6).

Pero volvamos al verso 1. Es que Pablo está diciendo que todos los individuos que han pertenecido al pueblo de Israel serán salvos algún día? La respuesta es no. Esto lo podemos ver en algunos pasajes:

“El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.” Ezequiel 18: 20

“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. 2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para verg:uenza y confusión perpetua.” Daniel 12: 1-2

“Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; 12 mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.” Mateo 8: 11-12

Jesús le dice a los fariseos: “!!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” Mateo 23: 33

Pablo mismo lo dijo en Romanos 2, veamos:

“pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia; 9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego” Romanos 2: 8-9

Entonces no hay bases para decir que todos los judíos individualmente serán salvos automáticamente. El principio que nos dio Pablo en Romanos 9:6 sigue en pie: “porque no todos los que descienden de Israel son israelitas.” Pablo dijo en el verso 5 que existe un remanente que Dios ha guardado para Él, que heredará todas las promesas hechas a Israel, pero el verso 2 implica algo más grande, es decir, Pablo está hablando del pueblo de Israel en conjunto. Dónde más en la Biblia podemos ver que Dios se refiere a Israel corporativamente y no a un remanente? Veamos,
“A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades.” Amos 3:2

En el pasaje de Amos vemos que Dios e habla a Israel como corporación. Además, en los versos 28 y 29 se nos confirma esto. Es decir, el verso 2 no está tratando con el remanente de Israel que Dios se ha guardado, sino en la corporación de Israel, para la cual en un futuro será salva.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: