Skip to content

Justificación por Fe

September 18, 2007

Qué quiere decir Pablo cuando dice, “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.” (Romanos 3: 28)? Es que Santiago contradice la creencia y enseñanza de este apóstol? Pues es claro que Santiago dice, “Así también la fe, si no tiene obras, es muert en sí misma.” (Santiago 2: 17). Debemos pensar de la misma manera que los romanistas cuando dicen que los hombres son justificados por fe y por obras?

cross

La respuesta que nos ofrece la Biblia es una: La justificación es por medio de la fe. Esta justificación, es una declaración divina de que nuestros pecados han sido pagados. En otras palabras, los pecados que cometimos contra Dios, han sido castigados por otro. Pero si leemos el Antigu Testamento, podemos entender que ningún hombre puede redimir a otro hombre, como dice:

Ninguno de ellos [hombres] podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate (porque la redención de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás)” Salmo 49: 7-8

Cómo podemos analizar este pasaje? Primero debemos analizar porque un hombre no puede redimir a otro hombre. Lo podemos explicar de una manera: el castigo del pecado, depende de la persona contra quien se peca. Es decir, debido a que Dios es infinitamente Santo, y nuestro pecado es contra Dios, el precio de nuestro pecado es la eternidad en el infierno, sufriendo, no la ausencia de Dios, sino el castigo de Dios eternamente.

Esta es la razón por la cual ningún hombre puede redimir a ningún hombre. El mismo pasaje nos da otra respuesta: “la redención de su vida es de gran precio“. Nuestra deuda con Dios en infinita. Es el tamaño de esa deuda lo que hace imposible que un hombre redima a otro. Y esto es algo que los Testigos de Jehová no han podido entender. Ellos creen por ejemplo, que Jesús fue un hombre perfecto, pero negan su deidad. Pero cuando leemos este pasaje podemos entender que si Jesús hubiera sido un hombre, no nos hubiera podido redimir o justificar, porque si ´l hubiera caragdo nuestros pecados, quién lo redimiría a Él? La verdad es que si Jesús hubiera sido sólo hombre y Dios hubiera puesto nuestros pecados sobre Él, entonces hubiera pasado la eternidad en el infierno. Pero fue resucitado por Dios, lo que quiere decir que,

Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2: 9-11

Es decir, Cristo fue resucitado como una declaración de Dios Padre que Jesús fue el sacrificio perfecto para pagar esa deuda infinita que cada uno de nosotros tenía con Él. Sólo Dios pudo cargar con los pecados del hombre, morir y resucitar, haciéndole saber a Satanás que la victoria fue un hecho.

Pero, qué significa que somos justificados sólo por fe? Y porqué Santiago dice que es por obras? Cuál de los dos apóstoles está equivocado? La respuesta es ninguno de los dos. Pablo habla acerca de lo que hace Dios en el momento en que somos convertidos a Cristo, y Santiago habla acerca de lo que hacemos luego de que hemos recibido esa declaración.

Para explicarlo mejor, cuando Dios nos llama a unirnos a Cristo, regenerando nuestro corazón, y regalándonos la fe (Efesios 2:8), podemos ver a Cristo como nuestro Señor y Salvador. Vemos a Cristo como Dios pagando nuestros pecados en la cruz. Dios entonces nos declara inocentes, imputándonos la justicia de Cristo. Esto sin que nosotros hayamos mmovido un dedo para tratar de justificarnos. Dios nos dice que las justicias de los hombres son como trapos de inmundicia (Isaías 64: 6).

Pero si nuestras justicias no tienen valor para Dios, porque Santiago dice lo que dice? Sencillamente porque una vez que hemos sido justificados y convertidos a Cristo, recibimos al Espíritu Santo, quien es el responsable de la siguiente etapa en nuestra vida: la santificación. Qué quiere decir esto? Que el Espíritu Santo nos hace odiar nuestro pecado, y amar a Cristo y a sus mandamientos, y nos da el poder para poder luchar y resistir a diablo (Santiago 4: 7). Las obras de las que habla Santiago, son aquellas que hacemos una vez que hemos sido justificados, las cuales demuestran que somos hijos de Dios. Esas obras que se hablan en Santiago, son las que dan prueba que hemos sido renovados por el poder del Espíritu Santo.

Entonces, las buenas obras que hacemos, no sirven para justificarnos, por la sencilla razón que ya hemos sido justificados por Dios en el momento en que Él mismo nos convirtió. Las buenas obras so único que hacen es verificar que somos el templo del Espíritu Santo, y por lo tanto hijos de Dios. El mensaje de esta entrada es que no debemos intentar, como los romanistas, justificarnos por medio de nuestras obras, porque si buscamos hacer esto, debemos saber que nuestra deuda con Dios es infinita y por lo tanto impagable. Debemos aceptar lo que Dios mismo hizo por nosotros: enviar a Su propio Hijo, Dios mismo, a morir cargando los pecados de aquellos hombres que estaban muertos en esos pecados, para darles vida eterna, imputándoles su justicia. No tratemos de tapar con una curita, la justicia que fue obtenida en la cruz hace más de dos mil años.

Si desean leer un excelente artículo sobre la justificación de John Owen, uno de los más grandes hombres del siglo XVII, lo pueden hacer aquí…

 

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: