Skip to content

Romanos 8: 1-9

September 12, 2007

Qué es la justificación? Respuesta: Justificación es un acto proveniente de la libre gracia de Dios hacia pecadores, en la cual perdona sus pecados, acepta y declara a esas personas justas ante Sus ojos; no por nada que ellos tengan, o hayan hecho, mas solo por la perfecta obediencia y total satisfacción en Cristo, por la cual Dios se las imputó a ellos, y recibieron solamente por fe.” Catequismo de Westminster, 1643.

Versículos 1-4:

Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Romanos 8:1-4

Uno de los teologos que más admiro actualmente, es el Dr. Johm Piper, y escuchándolo unos meses atrás, dijo: “El capítulo 8 de la epístola a los Romanos es quizás, el capítulo más importante de toda la Biblia. Todos deberíamos aprenderlo de memoria.” Aclaro que aún no lo he hecho, pero viniendo de una persona tan apasionada por Dios, me hace desear entender muy bien lo que este capítulo tiene que enseñarnos.

El verso 1 declara que no hay condenación para los que están en Cristo, y el verso 2 nos dice que en Cristo obtenemos la libertad del pecado. La realidad del verso 1 es lo que llamamos justificación, y la realidad del verso 2 es lo que llamamos santificación. Es importante que veamos que el verso 2 es evidencia de lo que ocurrió en el verso 1. Es decir, que nosotros no somos justificados porque nuestras vidas cambiaron, sino que nuestras vidas son transformadas, debido a que hemos sido justificados, es decir porque nuestros pecados han sido perdonados.

Debemos aclarar que Pablo no dice en ninguno de esos versos que la santificación es inmediata. Como dijimos enlos días atrás, la santificación es un proceso en donde Dios nos va transformando paso a paso hasta nuestra total glorificación.

El verso 3 es muy importante porque contiene 4 proposiciones, relevantes en nuestra vida cristiana:

1. Dios condenó al pecado en la carne.

El pecado ya ha sido condenado. Qué quiere decir y porqué la ley no lo pudo hacer? La ley dice, por ejemplo: “No cometerás adulterio” (Exodo 20:14). Para los abogados, esto implica un pronunciamiento y conlleva a un castigo a los que transgredan esa ley. Por lo tanto, la ley si puede condenar al pecado en ese sentido. Pero eso no es lo que Pablo quiere que veamos, sino que en el cuerpo de Cristo [“enviando a Su Hijo en semejanza de carne de pecado” Romanos 8:3], en Su sufrimiento y muerte en la cruz, Dios ejecutó la sentencia final de condenación en el pecado para todos aquellos que están en Cristo. O sea, Dios encontró al pecado culpable y Su sentencia fue finalmente el castigo que se dio en el sufrimiento y la muerte de Su Hijo. Ahí fue donde el pecado recibió el justo castigo de Dios.

Porqué así? Porque Cristo no tenía ningún pecado. Por ello dice “en semejanza de carne de pecado” ya que Jesús era inocente. Su cuerpo era humano, pero a diferencia de nuestro cuerpo pecaminoso, el suyo no tenía pecado. Pero alguien puede decir: Cómo hizo Dios esto si Cristo no tenía pecado? Veamos lo que nos dice Pablo:

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” 2 Corintios 5: 21

Jesús es el único ser humano que no mereció morir; el único que no mereció sufrir. Pero aún así Dios lo hizo sufrir y morir por nosotros. Y cuál pecado fue condenado cuando Cristo murió? Hay varios pasajes que nos dan la respuesta:

“el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.” Romanos 4: 25

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras.” 1 Corintios 15: 3

el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.” Gálatas 1:4

quien llevó Él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.” 1 Pedro 2: 24

Mas Él herido fue or nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros.” Isaías 53: 5-6

Entonces de estos pasajes, podemos entender que Dios castigó nuestros pecados en el cuerpo de Cristo, quien NO tenía ningún pecado. Es Cristo quien se lleva la condenación que nosotros merecíamos, ya que en Cristo fueron castigados ya nuestros pecados, y Dios no nos castiga dos veces. Esta verdad bíblica es el único escudo que existe para protegerse de la ira de Dios. Y ese escudo se llama: Cristo Jesús, ya que fue Él quien absorbió la ira de Dios que estaba puesta sobre nosotros.

Aclaro una cosa, que debemos tener muy presente. No es que Cristo se haya puesto en el camino entre Dios y nosotros, para protegernos de la ira de Dios. Eso no fue lo que ocurrió. Fue Dios quien puso en el camino a Cristo para que nos protegiera de la ira de Dios (Romanos 3:25). Fue Dios quien envió a Su Hijo. Esa es la doctrina bíblica.

De nuevo, vemos que esta doctrina es la diferencia con respecto a todo el resto de religiones en el mundo. Ninguna otra religión puede pensar en que Dios castigue a Dios para perdonar y salvar a los hombres del pecado. Sólo el cristianismo predica esto. Y esto nos tiene que proteger de pensar como los inclusivistas. Esta doctrina profesa que existen otras formas de llegar a Dios. A esto dice la Biblia: BLASFEMIA!!! Jesús dice:

Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.” Juan 14:6

Cristo es una figura histórica, el cual dijo que era el Hijo del Dios viviente, y el cual murió crucificado por los romanos en las afueras de Jerusalén, cerca del año 36 de esta era. Quien resucitó al tercer día, y estuvo enseñando a más de quinientas personas por alrededor de 40 días (Hechos 1:3 y 1 Corintios 15:6). Y luego ascendió a los cielos, lo cual fue testificado por múltiples personas (Marcos 16:19). Y este hecho no solo fue escrito por sus discípulos, sino también por historiadores romanos como Suetonius, Tacitus y además por otro historiador judío llamado Flavius Josephus. Esto es de suma importancia, ya que debemos tener claro que nuestra fe se basa en hechos históricos, y no en mera mitología, como si lo hacen el resto de las religiones.

El peligro para lo que predican el inclusivismo es que ese camino los lleva directamente a la destrucción de sus almas, ya que si conocen a Cristo, no conocen al Padre. Jesús mismo lo dijo a sus discípulos en Juan 14:7-9.

2. La ley no puede justificarnos ni santificarnos:

Qué es lo que la ley no puede hacer? La respuesta la tenemos en los versos 1-2 y de nuevo en 3-4. Es decir, la ley no nos puede justificar, ni santificar. Eso es el resultado de nuestra unión con Cristo. La misma respuesta la vemos en los versos 3 y 4. Acá se nos dice que la ley podía identificar nuestro pecado, pero no podía removerlo y mucho menos transformar nuestras vidas.

Cuando en el verso 4 dice “andemos conforme al Espíritu”, implica la santificación, que es el efecto, como dijimos al principio, de haber sido justificados. Pero ahora viene una pregunta interesante: Porqué la ley no podía hacer esto? El verso 3 nos da la respuesta: El problema de la ley no es que los mandamientos sean malos (Romanos 7:12), sino que nosotros somos malvados (Romanos 7:14). Nosotros somos “carne”, y la “carne” es estar en rebelión contra Dios y estar fuera de Su gracia.

Dios mandó la ley como una guía para nosotros, pero el hombre, prefirió rebelarse contra Dios, y no seguir sus ordenes. El hombre prefirió desechar a Dios del todo y seguir los deseos de su corazón (Romanos 3: 9-12). Es lo mismo que sucedió con Cristo, pero con algo diferente. Dios envió a Su Hijo para que nos guiara a una vida mejor, pero en el momento en que los fariseos se dieron cuenta que Jesús estaba poniendo en peligro la vida de tranquilidad que vivían, decidieron matarle, igual que lo hicieron con la ley. Pero la diferencia, es que no conocían el propósito secreto de Dios en la muerte de Cristo, y eso era poder derramar Su gracia sobre aquellos a los que ha llamado (Romanos 1:6) para justificarlos, santificarlos, y algún día glorificarlos.

La ley no nos puede salvar, ya que lo único que hace la ley es declararnos culpables (Romanos 7:9). La ley no trae redención, sino la ira de Dios, para los que son declarados culpables (Romanos 3:23). Por ello es que Pablo intenta que veamos que la ley no puede justificarnos ni santificarnos, sino solo dar una sentencia de nuestro estado.

Y si deseamos estar bien con Dios, el mantener la ley no podrá justificarnos, ya que nuestra carne no está hecha para obedecer a Dios. Para hacer eso necesitamos del poder del Espíritu Santo, y este sólo viene después de que hemos sido declarados inocentes (justificados) en Cristo.

Versículos 5-9:

Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Romanos 8:5-9

La vida crsitiana es una vida sobrenatural o milagrosa. Digo esto así porque en el corazón de cada verdadero cristiano se encuentra un poder sobrenatural. Ese poder viene del Espíritu Santo, que es el regalo de Cristo a aquellos que están unidos a Él.

Este es otro concepto que es diferente al de las demás religiones. Me refiero al concepto de la “guianza divina”. Uno de los versos más claros al respecto es el verso 9:

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él.

Nosotros no pertenecemos a Cristo si no tenemos al Espíritu Santo. No somos cristianos si no tenemos al Espíritu Santo. Pablo viene diciendo varias cosas importantes acerca del Espíritu Santo:

a. La forma en que la justicia se cumpla en nosotros es que andemos no conforme a la carne, sino conforme al Espíritu (verso 4)
b. El andar conforme al Espíritu ocurre debido a pensar en las cosas del Espíritu (verso 5)
c. La razón por la cual el pensar en las cosas del Espíritu produce un andar que cumple la justicia es debido a que el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz (verso 6)
d. Los verso 7 y 8 demuestran el porque debemos desear tener al Espíritu Santo y el porque hay muerte si no lo tenemos, lo cual lleva a la enemistad con Dios.

El verso 7 nos muestra que es lo que debemos derrotar para poder estar bien con Dios, y lo que hemos visto en el análisis de esta epístola es que nosotros NO podemos hacerlo. Nosotros no podemos someternos a la ley. El Espíritu Santo es necesario para poder liberarnos de nuestro pecado y de nuestra rebelión contra Dios. Es Su poder lo que produce el cambio en nosotros para valorar y desear los cambios en nuestra vida. Entonces para poder amar la ley, y poder cumplirla, necesitamos de un acto sobrenatural que viene de Dios a través de Su Espíritu Santo.

One Comment leave one →
  1. May 13, 2008 8:05 pm

    exelente esposicon nesecito un comentario con que es espiritu de vida que habla pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: