Skip to content

Romanos 6: 15-23

September 5, 2007

Versículos 15-21:

En este pasaje podemos notar que existe una gran batalla. Nuesra vida cristiana se vive no obedeciendo los deseos de nuestro cuerpo, el cual ha sido corrompido y capturado por el pecado. Pero lo que Pablo intenta mostrarnos, es que si lo que deseamos es obedecer a ese deseo, significa que nuestro deseo es otra cosa más que Cristo, y sabemos que el único camino que nos brinda la justificación que necesitamos para ser salvos es Él.

En el verso 15, Pablo hace la misma objeción del verso 1. La objeción, al igual que la del verso 1 viene del pensamiento de que si nuestros pecados presentes, pasados y futuros han sido perdonados, entonces, no importa si dejamos que nuestros cuerpos disfruten de todo lo que desean, ya que estamos bajo la gracia de Dios.

Como ya establecimos, eso no es lo que Pablo está diciendo, pero para analizar y poder comprender mejor esto, contestemos estas preguntas:

1. Qué significa estar bajo la gracia y no bajo la ley? Esta frase “bajo la gracia” es usada por Pablo solamnte en este pasaje, mientras que “bajo la ley” la utiliza en siete ocasiones (1 Corintios 9:20, Gálatas 3:23; 4:4-5, 21; 5:18).

Estar “bajo la ley” es algo que nosotros como hombres llenos de pecado, NO queremos estar. “Bajo la ley” quiere decir que preferimos intentar mantener toda la ley de Dios como manera de presentarnos algún día ante Él y ser juzgados. O sea, decimos que vamos a depender de nuestras acciones para enfrentar el juicio de Dios.

La razón por la cual esta decisión es fatal para una persona, es primero, que anula la gracia, que es un regalo de Dios, y segundo porque solamente Cristo fue puesto bajo la ley, ya que fue la única persona capaz de cumplir toda la ley a la perfección. Ningún hombre puede mantener la ley en su totalidad, debido a que estamos muertos espiritualmente y ninguna de nosotros puede buscar a Dios, con lo cual violamos de partida el primero mandamiento. Para poner claro nuestra situación: si deseamos basar nuestra justificación siguiendo la ley, estamos condenados al infierno, ya que ninguno de nosotros puede hacer eso.

Por otro lado, qué significa estar “bajo la gracia”? Quiere decir que Cristo es nuestra justificación. La perfecta obediencia de Cristo, es contada como si fuera nuestra. Este regalo de la justificación es un regalo de Dios, que viene de su gracia. Es decir, NO es nuestra justificación. Nosotros, entonces, escapamos de la ley, confiando en Cristo como nuestra justificación. Es es lo que significa estar “bajo la gracia”.

Qué es lo que garantiza que estar bajo la gracia no va a hacer que el pecado reine sobre nosotros? Primero debemos entender una cosa: si pensamos que las cosas buenas que nosotros hacemos en nuestra vida cristiana, es decir la santificación, depende de nosotros, cometemos un error. Este tipo de errores vienen, en primero lugar por el pecado que hay en nosotros, en donde deseamos obtener gloria para nosotros, y además porque creemos que nosotros tenemos la capacidad de hacer buenas obras aptas para nuestra salvación. Eso NO es lo que dice y enseña la Biblia.

La Biblia enseña acerca de la soberanía de Dios y la responsabilidad real del hombre, de una manera en la que Dios es lo último y lo que al final decide lo que ocurre en Su universo. Lo que aprendemos entonces de la Biblia es esto: yo escojo que el pecado no reine sobre mí, porque Dios es quien actúa en mí y no permitirá que el pecado me domine.

Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblos, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” Filipenses 2: 12-13

Recordemos que Dios todo lo hace para que Él sea glorificado. Es por ello que Dios no nos dice: “Háganlo”, ya que de otro modo, nos glorificaríamos nosotros mismos. Sino que Dios dice: “Háganlo”, pero nos brinda todo lo necesario para que nosotros podamos cumplir sus ordenes. Al final, la gloria es toda de Él y no nuestra, pues el regalo fue suyo, y no vino de nosotros.

Versículos 22-23:

En estos versos vemos tres contrastes: pecado-Dios; paga-dádiva, y muerte-vida eterna.

1. Pecado-Dios y Paga-Dádiva: Pablo ha venido desarrolando el tema de nuestra escalvitud, para llegar al verso 23. Algo importante que debemos tener siempre en nuestra cabeza es que Dios es nuestro Creador, y por lo tanto es nuestro dueño (quiéranlo o no). En la realidad, solo existe una verdadera esclavitud, en donde Dios es nuestro único amo. Dios no nos debe NADA. Cuál es la buena noticia de esta realidad? Qué el verdadero amo y señor de este universo da regalos y no paga.

Cuál es la diferencia? Dios no necesita nada de ninguno de nosotros. Por lo tanto si nostros intentamos hacer buenas obras para estar bien con Él, estamos comenzando mal, ya que todas nuestras obras son “como trapos de inmundicia” para Dios (Isaías 64: 6). Dios no necesita que nosotros hagamos nada para Él, por ello no da paga a nadie como recompensa por su trabajo. Porqué? Porque como Amo y Señor del universo, ha establecido que debemos cumplir sus leyes, y si alguien las puede cumplir, no merece recompensa, debido a que eso era lo requerido. Ejemplo: Es como si un hijo le pidiera a su padre un regalo por el hecho de que le dio el respeto que se merecía. El padre no le recompensa porque es algo que el hijo debe hacer. Lo mismo con Dios.

Por otro lado el pecado es engañoso. Sus demandas parecen siempre placentera y cuando obedecemos, pareciera que fueramos libres, pero estamos siendo sus esclavos. Promete y promete, pero en realidad es un amo muy cruel, ya que su arma mortal es el engaño. Cómo? Nos engaña haciéndonos pensar que tiene algún poder, pero el que ultimadamente decide es Dios. Dios es el Todopoderoso y nada puede decidir por Él. Entonces el pecado nos engaña haciéndonos pensar que sus demandas nos darán placer, pero a lo que ultimadamente llevan es a llegar algún día al juicio de Dios, del cual vamos a obtener la condena que merecíamos.

Al final, el pecado no paga lo que promete, pero nos lleva a que recibamos la ira de Dios, mientras lo que están en Cristo reciben el regalo de Dios que es la santificación, es decir, el poder de Dios para luchar contra esos deseos de nuestra carne.

2. Muerte-Vida eterna: La paga última del pecado es la muerte. Y el último regalo de Dios es la vida eterna. Y si la vida es eterna, la muerte es eterna también. El pecado no tiene participación en si una persona recibe la vida eterna, pero Dios por su soberanía tendrá toda la participación en la condenación de la persona que se rebeló en su contra. En la vida eterna habrá una interminable manifestación de los regalos de Dios para los que queremos disfrutar de Él (Efesios 2:7).

En cuanto a la santificación (verso 22), también es un regalo, y la vida eterna es el resultado de esa santificación. La santificación es el proceso de convertirse en la semejanza de Cristo, paso a paso, y esto significa ser liberados del pecado.

Porque, quién te distingue?, o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, porqué te glorías como si no lo hubieras recibido?” 1 Corintios 4:7

Como vimo antes, todo lo que hacemos es un regalo de Dios. Nuestras elecciones son un reglo de Dios. Nuestra elección de Dios sobre el pecados es un regalo de Dios. El regalo de Dios para nosotros es nuestro querer y preferir a Dios (Filipenses 2: 12-13 y 3:12).

Si una persona dice que esta unida a Cristo y no obedece, solo demuestra que no está unida a Cristo, ya que la unión en Cristo conlleva a nuestra transformación. Nuestra obedicencia viene de la gracia de Dios, es decir es un regalo de Dios (Romanos 1:5). Otros pasajes demuestran que nuestra voluntad, y nuestro actuar sonel regalo de Dios (1 Pedro 4:11 y 2 Tesalonicenses 1:11-12).

3 Comments leave one →
  1. September 22, 2008 10:58 am

    Esto es lo que he estado intentando explicarle a este blogger -el cual se presenta como “seguidor del Maestro”– durante semanas hasta que al final se ha hartado de mí y ha insultado a Dios…

    Ese ha sido el momento en que me he retirado silenciosamente.

  2. E Dinorah Morsles permalink
    March 16, 2017 5:10 am

    La ley son los 10 mandamientos ???

  3. December 5, 2019 12:37 am

    hola primero antes que todo bendiciones pero creo que están muy equivocados al decir que ya no debemos estar bajo la ley…es una justificación de satanás para engañar….por favor indaguen mejor están muy equivocados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: