Skip to content

Es el Día del Señor, no mí día!

noviembre 19, 2016

El Dr. Robert Martin, quien hace unos pocos meses pasó a estar en la presencia de nuestro Señor, escribió uno de los mejores libros que he leído acerca de la doctrina del Día de Reposo Cristiano, “El Día de Reposo Cristiano. Su Fundamento Redentor-Histórico, Obligación Presente, y Observancia Práctica.” 

En la tercera parte de su libro, y defendiendo la verdad de que el día domingo es el Día del Señor, escribió lo siguiente,

El principio es que el Día del Señor es el día de Dios y no mí día. Si usted consulta este principio cuando usted viene a preguntas acerca de lo que usted debe o no debe hacer en el Día de Reposo, resolverá la mayoría de preguntas sin tener la necesidad de ir más allá. Sólo hágase la simple pregunta: “Lo que estoy considerando hacer o no hacer en el Día del Señor está de acuerdo con de quien es el día? O, para hacer la pregunta de una manera diferente, “Este es el Día del Señor! Será que esta actividad (será que mi escogencia) confirmará y exhibirá este hecho o lo negará?” Por favor consideren algunos ejemplos. La pregunta es, “Debo quedarme en cama o levantarme e ir a la casa de Dios a tiempo para participar en todos los servicios del día?” Bueno, es tu día o el día de Dios? Si es tu día, entonces duerme tanto como quieras; pero debido a que el Día de Dios, y sus horas le pertenecen a Él, usted necesita levantarse. La pregunta es, “Yo quiero ir a trabajar el día de hoy y hacer horas extras en aquel proyecto en el que estoy trabajando. Hay tantas distracciones durante la semana que no he podido adelantar tanto como quiero. Es esto permitido?” Bueno, de quién es el día? Si es Sábado, i.e., su día, siéntase en toda la libertad para usarlo para el avance de su carrera. Pero, si es el Día de Dios, puede usted utilizarlo para tal fin?…Recordar el principio que el Día del Señor es el día de Dios y no mí día nos ayudará bastante a responder la pregunta, Qué debo o no debo hacer en el Día del Señor?” Página 344

Qué esta cita nos ayude a ir comprendiendo mejor lo que vamos a hacer el día de mañana!

Preparándonos para el Día del Señor

octubre 29, 2016

La expectativa, la espera, la esperanza, son de las mejores motivaciones para las personas. Hacemos las cosas que tenemos que hacer más prontamente, con una mejor disposición, y hasta de una mejor manera, con el fin de alcanzar aquello que hemos estado esperando. Así es la naturaleza humana! Y es la razón por la cual el Señor nos ha bendecido con tantos regalos a nosotros los hombres, y es la razón por la cual nos ha prometido tantas cosas a nosotros los creyentes.

Lastimosamente no es la manera en la que muchos cristianos ven esas bendiciones y promesas de Dios. Sobre todo no es la manera en la que muchos creyentes ven el Día del Señor, siendo este uno de los mejores regalos que Dios le ha dejado a Su pueblo en esta vida.

Thomas Watson escribió lo siguiente,

Si un príncipe fuera a venir a tu casa, que preparación harías para su entretenimiento! Usted barrería la casa, lavaría el piso, adornaría el cuarto con la alfombra y los adornos más caros, para que hubiera algo apto para el estado y la dignidad de tan gran persona. En el bendito Día de reposo, Dios tiene la intención de tener una dulce comunión contigo; Él pareciera decirte, como Cristo a Zaqueo, ‘Date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.’ Lucas 19:5. Ahora, que preparación debes hacer para entretener a este Rey de gloria? Cuando la noche del sábado se acerca, suena la retirada; aleja tu mente del mundo y guía tus pensamientos para pensar acerca de la gran obra del día que se acerca. Purga todas tus afecciones impías, que puedan indisponerte para la obra del Día de Reposo. La preparación de la noche previa sería como afinar un instrumento, preparará mejor el corazón para los deberes del Día de Reposo siguiente.” The Ten Commandments 

Y es porque no ven ese Día como un regalo del Señor para el bien de sus almas que no se preparan adecuadamente durante la semana para la llegada de esa celebración. Ken Ramey, en su libro, “Expository Listening: A Practicar Handbook for Hearing and Doing God’s Word” (Audición Expositiva: Un manual práctica para escuchar y hacer la Palabra de Dios), brinda una serie de recomendaciones para la mejor preparación del cristiano para el Día del Señor. Cuáles son las preparaciones espirituales que todo creyente debe hacer previo al Domingo? Ramey escribe,

Leer más…

Consideren la Confesión de 1689

mayo 4, 2016

El pastor Ryan Davidson, un Bautista Reformado, escribió un excelente artículo señalando los beneficios de la Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689. El pastor Davidson muestra 5 razones por las cuales las personas e iglesias la deberían considerar:

  1. Demuestra que para los Bautistas el Calvinismo no es “nuevo”
  2. Contiene una maravillosa visión para la vida cristiana
  3. Funciona como una buena Teología Sistemática
  4. Cimienta nuestra fe
  5. Afirma nuestra teología del credobautismo en la Teología Pactual

Si usted desea leer todo el artículo puede hacerlo aquí. Si desea la traducción puede descargarla aquí.

Bautistas y Presbiterianos: Más de lo que nos divide nos une

noviembre 4, 2015

El pastor y amado hermano Guillermo Green ha escrito una excelente reflexión en su blog motivado, según expresa allí, por roces que han surgido entre algunos presbiterianos y bautistas reformados sobre el tema del bautismo.

Lo primero que deseo hacer en esta entrada es dejar claro que he tenido el privilegio de conocer al pastor Green por más de siete años, y la iglesia de la cual soy miembro lo ha tenido por más de diez. Puedo dar testimonio del amor que el hermano me ha expresado a mí y a la Iglesia Bautista Reformada de Los Lagos durante todo ese tiempo, y ha sido un gran ejemplo de madurez y amor por la Iglesia de Cristo y por las almas de los perdidos.

Mi segundo deseo es ofrecer una exhortación desde el punto de vista Bautista Reformado a lo que considero roces innecesarios -en muchas ocasiones pecaminosos-, divisivos,  y, como bien lo pone el pastor Green, en la gran mayoría de las veces de creyentes inmaduros en la fe que se afanan en ver las distinciones antes que las doctrinas que nos unen como hermanos en la fe.

Con ese fin deseo describir brevemente la historia Bautista con el fin de mostrar y dejar claro que nuestros padres, tanto presbiterianos como bautistas, siempre creyeron en la unidad del cuerpo universal de Cristo, entendiendo a la vez las diferencias doctrinales que existían entre ellos y que de alguna manera los separaban formalmente en iglesias específicas.

Breve historia Bautista

Los Bautistas en Inglaterra surgieron del movimiento puritano separatista de Inglaterra del siglo XVII. H. Leon McBeth, un historiador bautista concluyó en su libro, “The Baptist Heritage: Four Centuries of Baptist Witness,” lo siguiente,

la evidencia muestra que los Bautistas se originaron del Separatismo Inglés, ciertamente parte de la Reforma Protestante.”

Esta teoría del origen de los Bautistas, contrario a lo que afirma la teoría secesionista y la teoría de la hermandad anabautista, prueba que los Bautistas son Protestantes en todo el sentido de la palabra. Su origen, su pensamiento, su teología, surgieron de ese ambiente teológico de intensa reforma que sacudió Europa y especialmente Inglaterra, y que moldeó el pensamiento de grupos como los Puritanos y los Separatistas.

 

Leer más…

Qué significa ser Bautista Reformado?

octubre 29, 2015

Ya otros han escrito artículos queriendo describir una iglesia Bautista Reformada. Sin embargo, hasta ahora no he leído artículos describiendo brevemente lo que significa ser un Bautista Reformado. El pastor Tom Hicks de la Iglesia Bautista Morningview en Alabama lo hizo recientemente en su blog. Es mi deseo compartir su artículo con el fin de brindarle a todos los lectores de este blog una breve definición de lo que me identifica a mí y a los miembros de mi iglesia.

El pastor Hicks definió a un Bautista Reformado así:

Qué es lo que hace a un “Bautista Reformado” diferente de otros tipos de Bautistas y gente Reformada? Los Bautistas Reformados surgieron de la Reforma Inglesa, emergiendo del Congregacionalismo en los 1640’s por razones teológicas muy específicas. Aquí hay algunas marcas teológicas que identifican a las Iglesias Bautistas Reformadas.

Leer más…

Qué debemos pensar de los hijos de creyentes?

mayo 28, 2015

Hace unos días un amado hermano presbiteriano hacía una serie de preguntas en Facebook acerca de la manera en la que deberíamos ver a los hijos de los creyentes. Él decía, “Así también que un niño no profese fe en Cristo, no significa que sea incrédulo…definitivamente, si cada niño que nace fuese catalogado como “incrédulo” solo por no profesar fe, entonces ninguno se salvaría ya que “el que no cree, no verá la vida eterna.

La suposición del hermano es que los hijos de creyentes deben ser vistos como creyentes. Él dice, “Y si son,” esto es, si son creyentes, “¿por qué negarles el bautismo? Y si no son, ¿por qué creer que si mueren en su infancia, serán salvos?

Lo que afirma el pedobautismo clásico es que el hecho de que un infante sea hijo de creyentes esto lo hace parte del Nuevo Pacto y por lo tanto se le debe aplicar la ordenanza del bautismo. Sin embargo, lo que este hermano afirma es que no sólo deben ser bautizados, sino que los hijos de creyentes, sean infantes o niños mayores, deben ser vistos como creyentes. Leer más…

Porqué es tan importante la reunión de oración de la Iglesia Local?

abril 23, 2015

Paul Levy de Reformation 21, ha escrito una entrada indicando la importancia que debe tener la reunión de oración semanal de la iglesia en la vida de los creyentes.

Levy provee nueve razones de importancia,

  1.  Nos dice que Dios es Dios. “porque de Él, y por Él, y para Él, son todas las cosas” (Romanos 11:36). Usted y yo fuimos creados para Dios para glorificarle y gozar de Él. Nosotros no podremos comprendernos ni a otros hasta que comprendamos quien es Dios. Mientras oramos juntos estamos reconociendo ese hecho básico que es Dios quien gobierna y reina; le pertenecemos a Él y solamente Él debe ser adorado.
  2. Nos recuerda que la salvación está en las manos de Dios. 2 Corintios 4 es uno de esos pasajes fundamentales referente al evangelismo. Por naturaleza estamos ciegos, el dios de este siglo ha cegado nuestros ojos, no podemos ver la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Le predicamos a Él como Señor y no a nosotros mismos, pero se requiere de un hecho poderoso de Dios para remover el velo, y por lo tanto oramos y clamamos en el Nombre del Señor.
  3. Nos dice que nosotros no nos pertenecemos. Esto es tan importante. No se trata de “ti y Jesús”. Usted está en un pacto con Dios pero también está en pacto con Su pueblo. Como la iglesia somos el cuerpo de Cristo; nos pertenecemos los unos a los otros. Lucho por orar por mí mismo frecuentemente. Es más fácil orar con otros que orar sólo. Reunirnos junto a otros me hace orar.
  4. Hay algo que nos une cuando oramos juntos. La gente pregunta frecuentemente que me motiva en el ministerio Cristiano? Para mí lo mejor es escuchar a alguien orar por primera vez. Yo soy un Presbiteriano creyente en la Confesión de Fe de Westminster y escuchar a alguien orar por primera vez me dan ganas de bailar de gozo. Como en el matrimonio, aquellas congregaciones que oran juntas permanecesn juntas. Usted no puede odiar a su hermano cuando ora con él y pir él.
  5. El diablo odia ver personas orar. Realmente no entiendo esto pero sé que me siento más cansado cuando es tiempo de orar. Soy una de las personas menos organizadas en el Reino Unido, pero prefiero en ocasiones organizar mi oficina que orar. No se sorprendan si en los días en los que debemos reunirnos a orar tengan más distracciones que en otra noche porque el diablo odia ver personas orar. Mi sospecha es que las personas están más cansadas en la reunión de oración que en cualquier otra.
  6. La oración es un medio de gracia. “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” La oración es nosotros hablando con Dios, pero, mientras oramos, recibimos misericordia y hallamos gracia. Es mi experiencia que en las reuniones de oración cuando el pueblo de Dios claman juntamente el Nombre del Señor estamos frecuentemente más concientes de Su bendición. Mientras nos acercamos a Él, Él se acerca a nosotros.
  7. La oración nos humilla. Yo no comprendo completamente la oración. Recuerdo estar en una conferencia cuando un teologo quiso darnos una teología de la oración. Honestamente la mayoría salieron de las sesiones más confundidos que cuando entramos. Hay un profundo grado de misterio en la oración. Dios conoce todas las cosas y es soberano sobre todas ellas y aún así es un Padre que ama escuchar a Sus hijos orar. No puedo encontrar respuesta en mi cabeza. Dios ya lo sabe y aún así nosotros oramos. Dios ya sabe como va a responder las oraciones que no hemos aún orado y aún así oramos. La gente dice que la oración cambia las cosas pero realmente no es así. Dios cambia las cosas. Nosotros vivimos en dependencia de un amoroso Padre “en el vivimos y movemos y existimos” y eso, como congregación, nos humilla. Una congregación que le da prioridad a orar juntos nunca será orgullosa.
  8. Orar juntos nos recuerda que hay un mundo afuera. Soy tan dado a orar este tipo de cosas “Señor bendiceme a mí y a mi esposa, a mi hijo Juan y a su esposa, a nosotros cuatro y a nadie más. Amén.” Es en la reunión de oración que soy confrontado con las necesidades de la iglesia y del mundo.
  9. La oración me recuerda que Dios es una Trinidad. Efesios 3:17-19 “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,
    y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.” Oramos a todo el Dios -Padre, Hijo, y Espíritu Santo para que Él nos bendiga a todo el hombre -interior, corazón, para comprender con mi mente. Concientemente debemos venir al Padre por medio de Jesús el Hijo por el Espíritu Santo como el pueblo del Dios Trino.

Espero que estas razones les sirvan como motivación para perseverar en las reuniones de oración de sus iglesias locales para la gloria de Dios y el beneficio de ese cuerpo local del cual somos miembros. Pueden leer el artículo original aquí: http://www.reformation21.org/blog/2015/04/why-is-a-central-prayer-gather.php