Skip to content

¿La Sumisión Eterna del Hijo?

May 20, 2020

Una de las disciplinas más importantes para el cristiano es la disciplina del discernimiento espiritual. Tim Challies, en su libro “The Discipline of Spiritual Discernment” (La Disciplina del Discernimiento Espiritual), define el discernimiento espiritual como,

“la habilidad para entender y aplicar la Palabra de Dios con el propósito de separar la verdad del error y lo correcto de lo incorrecto.”

El ejemplo bíblico de esta disciplina la tenemos en Hechos 17 cuando Pablo y Silas visitaron la ciudad de Berea. Lucas nos dice ahí que habiendo llegado de noche ambos entraron en la sinagoga de los judíos e hicieron lo que siempre hacían, predicar la Palabra de Dios. Y en Hechos 17:11 leemos la siguiente descripción de los bereanos,

“Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.”

Es decir, sin importarles que era Pablo quien les estaba enseñando, sin importarles que quien estaba frente a ellos era el gran apóstol Pablo, el famoso predicador, los bereanos hicieron lo que debe hacer todo cristiano cuando escucha a otra persona enseñando la Palabra de Dios: verificar que lo que está escuchando, que lo que le está siendo enseñado, está de acuerdo con la Palabra de Dios.

La disciplina del discernimiento espiritual no es otra cosa que el creyente “escudriñando las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Read more…

El “problema” del mal

May 19, 2020

Para muchos ateos el problema del mal en el mundo es un fuerte argumento en contra del teísmo Cristiano. Si el Dios de la Biblia, dicen ellos, es Todopoderoso, infinitamente bondadoso, misericordioso, y, si Él es amor, como lo afirmó el apóstol Juan (1 Juan 4:8), entonces la realidad de la presencia de tanta maldad en el mundo sería la prueba más clara de que el Dios de la Biblia no existe.

Mi intención no es mostrar aquí cómo esa afirmación refuta el propio argumento ateo, sino admitir que como Cristianos el problema del mal no es ajeno a nosotros. Hoy, en medio de esta pandemia, muchos Cristianos se preguntan cómo puede Dios permitir que tantas personas, entre ellos muchos creyentes, sufran de la manera en la que están sufriendo. “¿Cómo es posible,” se preguntan, “que Dios permita que tantos miles de personas mueran por causa de un virus?” “¿Cómo es posible que Dios permita que tantos millones de personas, incluyendo miles de creyentes, queden sin ese trabajo con el cual traían sustento a sus familias?” “¿Cómo es posible que Él permita que sus iglesias no se puedan reunir durante un período de tiempo tan largo?” Estas preguntas son legítimas. Si Dios es Dios, ¿cómo justificamos nosotros los creyentes todo este mal que vemos en el mundo en el que vivimos?

Bueno, lo que debemos saber es que el “problema” del mal en el mundo ha sido abordado por la Iglesia desde sus inicios. La teodicea, como se le llama en teología, un término acuñado por Gottfried Leibniz, filósofo alemán del siglo XVII, es el intento de justificar la bondad y la justicia de Dios frente a la maldad existente en el mundo. Lo que debemos tener claro es que “problema” del mal en el mundo tiene una solución. Esa es la razón por la cual  uso ese término entre comillas. No porque no sea algo legítimo, sino porque, como veremos, es un problema aparente para los seres humanos, pero con una respuesta bíblica.

Read more…

La Predicación Reformada por Joel R. Beeke: Una Revisión

April 6, 2020

Joel R. Beeke. Reformed Preaching. Proclaiming God’s Word from the Heart of the Preacher to the Heart of His People. Wheaton, Illinois: Crossway, 2018. 512 pp. $23.84.

Introducción

Joel R. Beeke obtuvo su doctorado en el Seminario Teológico de Westminster y actualmente es presidente y profesor de Teología Sistemática y Homilética en el Seminario Teológico Reformado Puritano en Grand Rapids, Michigan. Ha enseñado cursos de homilética en su seminario durante más de veinticinco años. También ha enseñado homilética para los cursos de Doctorado en Ministerio en el Seminario de Maestría y en el Seminario de Westminster en California, así como para la maestría de cursos de divinidadpala en el Seminario Teológico Reformado en Jackson, Mississipi.1

La Predicación Reformada no es una guía práctica sobre cómo preparar y dar sermones. Beeke ha escrito un libro magistral sobre la teología de la predicación. Y no sólo sobre cualquier tipo de predicación, sino sobre lo que históricamente se ha conocido como la predicación experimental Reformada. Su objetivo no es sólo los predicadores, estudiantes de teología y seminarios, sino también los miembros educados de la iglesia que anhelan una buena predicación.

Resumen

La Predicación Reformada está organizada en tres partes. En la primera parte se examina lo que es la predicación experimental reformada; en la segunda parte se examinan ejemplos de predicación experimental de los grandes predicadores del pasado, centrándose en los puritanos ingleses y los predicadores holandeses de la Nueva Reforma. La tercera parte examina cómo cruzar el puente entre los siglos anteriores de la predicación experimental reformada y la predicación actual.

El primer capítulo define lo que es la predicación experimental reformada. Para el autor este tipo de predicación es “una predicación que aplica la verdad de Dios a los corazones de la gente para mostrar cómo deben ir las cosas, van y finalmente irán en la experiencia del cristiano con respecto a Dios y a sus vecinos” (41). Es la predicación que experimenta personalmente las grandes verdades de la Palabra de Dios; es la predicación que es discriminatoria con el fin de distinguir al cristiano del no cristiano. Es la predicación que es especialmente aplicable, aplicando el texto a cada aspecto de la vida del oyente. Y finalmente, es la predicación que es bíblica y teocéntrica. La palabra experimental se utiliza porque describe es la predicación “que habla la Palabra de corazón a corazón” (49).

Read more…

Cómo saldremos después de la pandemia?

April 6, 2020

Las Escrituras son muy claras al afirmar que Dios es soberano. Él, afirmó el profeta Isaías, “anuncia lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;  que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré” (Isaías 46:10-11). Unos años después, por medio del profeta Daniel, Dios le había recordado esto a Su pueblo,

Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces? (Daniel 4:35).

Es precisamente porque Él es Dios que las cosas ocurren como ocurren. Dios lo ha decretado todo, absolutamente todo, desde el principio, y por lo tanto, como le dijo Dios a Su pueblo por medio Isaías, aquello que Él decretó, Él lo hará.Y esta pandemia no escapa de ese control soberano del Señor. “No hay,” escribió R. C. Sproul, “una sola molécula rebelde en el universo.” Todo, era el argumento de Sproul, está bajo el control divino. Desde la manera en la que giran y rotan las estrellas en el cielo, como dijo Daniel, hasta lo que hagamos los hombres. “Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina” (Proverbios 21:1). 

Pero, otra de las cosas que la Biblia afirma acerca de Dios es que, por causa de Su deidad, Sus pensamientos están mucho más arriba que los nuestros. En otras palabras, para el hombre es imposible conocer la mente De Dios, a menos que Dios nos la revele. “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley” (Deuteronomio 29:29). Entonces, a menos que Dios condescienda con el hombre y le plazca revelarnos Su mente  será imposible para nosotros entender lo que Él está haciendo en Su universo.

Sin embargo, la Biblia es clara en que a pesar de que no entendamos lo que Dios está haciendo, podemos estar seguros que Él lo hace con al menos tres propósitos: Su gloria, el bien de Su pueblo, confrontar a los rebeldes.

Read more…

¿Celebrar la Cena del Señor por Internet?

April 3, 2020

Hace unos días leía un artículo titulado: “¡Coronavirus! ¿Ofrecemos la Cena del Señor, incluso cuando dos o tres NO estén reunidos?” El artículo fue publicado por Gary Shogren, PhD en Exégesis del Nuevo Testamento y profesor de un seminario en mi país, en el cual Shogren responde la pregunta afirmativamente. De hecho, el autor inicia su artículo con las siguientes palabras: “Compartiré mi conclusión por adelantado: ¡por supuesto que sí!

En su artículo Shogren desea responder una de las preguntas importantes en estos días: ¿Qué pasa con la Cena del Señor? Por causa de la pandemia las iglesias no se han estado congregando -por lo menos la mayoría de ellas- y responder esa pregunta es muy importante. Él escribe,

Las iglesias ofrecen servicios de adoración en línea: cultos o estudios bíblicos, por ejemplo, o grupos pequeños. Una iglesia menonita de que he escuchado está ofreciendo “auto-oración”: el pastor dijo que esperaba que las personas no de la iglesia les hicieran su primera visita en su propio carro, ya que no se sentirían “encajonadas” por el edificio físico.

Así que, vemos los muchos dones de Dios a través de su iglesia siendo entregados a distancia: la enseñanza de la Palabra; adoración; oración.

Estoy de acuerdo con el autor “que muy pocos evangélicos le dan el peso adecuado a la Cena del Señor.” Es claro que, en mi país, así como en muchos otros de nuestros países en Latinoamérica, la Cena es despreciada, no porque no se practique, sino porque se ignora su doctrina. Cientos de iglesias la administran como si fuera “otra cosa más” en la adoración a Dios, sin enseñarle a los participantes el significado y las implicaciones de la misma.

Y es por eso por lo que el día de hoy deseo responder a Shogren. No sólo porque su respuesta a la pregunta demuestra, en mi opinión, la necesidad que existe de entender correctamente la doctrina de la Santa Cena, sino también porque el artículo carece de un fundamento bíblico para favorecer la celebración “en línea” de la ordenanza. Cierto, el autor fundamenta su respuesta en un pasaje bíblico, pero, como veremos, lo hace con un pasaje que no tiene nada que ver con la Cena del Señor.

Read more…

Portaos Varonilmente

July 10, 2018

Josh Buice escribió el día de hoy un excelente artículo sobre uno de los más grandes problemas que está afectando a la Iglesia de nuestros días: la falta de verdaderos hombres. En su artículo Buice escribe,

La iglesia de hoy no necesita manos más delicadas –necesita hombres humildes que se porten como varones y lideren con convicción bíblica.

Este es un artículo que todo varón Cristiano debe leer. Si desean leer el artículo completo aquí pueden descargarlo traducido al español.

La 2CBL 1689 y el Divorcio

May 21, 2018

Ya han sido varias las ocasiones en las que algunos hermanos Bautistas Reformados me han contactado para preguntarme la razón por la cual la Segunda Confesión Bautista de Londres de 1689 (2CBL 1689) excluyó el tema del Divorcio en el capítulo 25 que trata “Del Matrimonio.”

Y la pregunta específicamente es ésta: ¿Por qué razón cuando comparamos la Confesión de Fe de Westminster (CFW) y la 2CBL 1689 no vemos el tema del divorcio desarrollado en la Confesión Bautista?

Bueno, la pregunta surge porque tendemos a olvidar que los Bautistas Particulares no sólo usaron la CFW para editar la 2CBL 1689. Los Bautistas Particulares tenían a mano gran cantidad de otros documentos, entre ellos, la 1 CBL 1644, la CFW, y la Declaración de Saboya, entre otros.

Ahora, ¿por qué razón saber esto es importante? Bueno, porque al comparar todos esos documentos es claro que los Bautistas Particulares prefirieron seguir el capítulo 25 de la Declaración de Saboya, en lugar de seguir el capítulo 24 de la CFW sobre el matrimonio.

Si nosotros comparamos la Declaración de Saboya de 1658 con la 2CBL 1689 podremos ver que son prácticamente idénticas. El capítulo 24 de la CFW contiene dos párrafos más en donde los Teólogos de Westminster trataron el tema del divorcio.

Entonces, la pregunta es: ¿por qué razón los Bautistas Particulares excluyeron esos dos párrafos de la CFW? ¿Es que acaso no consideraban el divorcio como una posibilidad válida para las personas casadas? ¿O es que había otra razón?

Bueno, lo que debemos tener claro es que, a pesar de que la tasa de divorcios en el siglo XVII no era tan alta como lo es en nuestros tiempos, el adulterio, la fornicación, el abandono, el odio, y el desprecio por su pareja, era tan común en aquellos días como en los nuestros. En ocasiones me parece que tenemos una visión idealizada de la antigüedad, y olvidamos que a lo largo de la historia el hombre ha seguido estando bajo la corrupción del pecado y hasta las perversiones más terribles se han dado en aquellos tiempos como en los nuestros.

Read more…