Skip to content

Calvinista de 4 Puntos?-Parte III

noviembre 5, 2010

La semana anterior estuve escribiendo un poco acerca del amiraldianismo o también llamado calvinismo modificado. Había escrito que la diferencia o el punto en el que los amiraldianos difieren de los calvinistas es en el de la expiación limitada o particular. Dije también que Amyraut decía que Dios envió a su hijo para morir por toda la humanidad, pero debido a que por causa de la depravación del hombre, ninguno tendría fe, entonces decidió hacer efectivo el sacrificio de Cristo sólo para Sus elegidos. Y sólo a ellos les dio lo necesario para ser salvos.

Esto puede sonarnos un poco ortodoxo, pero analicemos el problema con esta doctrina.

1. La voluntad de Dios

Amyraut creaba una contradicción en la voluntad divina. Para este teólogo francés, Dios tenía dos voluntades o deseos: primero, salvar a toda la humanidad; y segundo, dado que esa voluntad sería frustrada por causa de la incredulidad de los hombres, entonces tendría que salvar sólo a ciertos hombres. Cristo fue enviado, entonces, para morir hipotéticamente por toda la humanidad, pero efectivamente sólo por los elegidos.

Pero que dice la Biblia con respecto a la voluntad de Dios,

13Pero El es único, ¿y quién le hará cambiar? Lo que desea su alma, eso hace. 14Porque El hace lo que está determinado para mí, y muchos decretos como éstos hay con El.” Job 23: 13-14 LBLA

Y todos los habitantes de la tierra son considerados como nada, mas El actúa conforme a su voluntad en el ejército del cielo y entre los habitantes de la tierra; nadie puede detener su mano, ni decirle: “¿Qué has hecho?” Daniel 4: 35 LBLA

3Nuestro Dios está en los cielos; El hace lo que le place.” Salmo 115: 3 LBLA

9Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo, 10que declaro el fin desde el principio y desde la antiguedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.” Isaías 46: 9-10 LBLA

11también hemos obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad” Efesios 1: 11 LBLA

El Dios de la Biblia no puede ser frustrado por nada ni nadie. Todo lo que Él desea hacer lo hace. Si se hubiera propuesto salvar a toda la humanidad no puede haber nada que frustrara ese plan. Pero, el Dios que describe la Biblia no lo hizo así precisamente porque no fue Su voluntad.

Calvino escribió lo siguiente,

Nosotros, sin embargo, con mayor reverencia y sobriedad, decimos, ‘que Dios siempre desea lo mismo; y que esta es la verdadera alabanza de Su inmutabilidad.’ Lo que sea que Él decrete, entonces, Él hace; y esta es la consistencia divina con Su omnipotencia. Y la voluntad de Dios, siendo inseparable de Su poder, constituye una armoniosa alabanza de Sus atributos.” Respuesta a Pighio en La Predestinación y la Providencia de Dios

Entonces, debemos preguntarnos si es posible que Dios haya tenido dos propósitos distintos con la cruz de Jesucristo. Francis Turretin, teólogo opuesto al amiraldianismo, claramente pensaba que esto era absurdo. Él escribió lo siguiente,

Quién puede creer que en el único y simple hecho por el cual Dios decretó todas las cosas (a pesar de que tengamos que entenderlas por partes), habían dos intenciones tan diferentes (para no decir contrarias) que de una manera Cristo muriera por todos, y de otra manera sólo por algunos?” Institutes of Elenctic Theology, página 460

Y si quieren saber lo que John Owen, uno de los más grandes teólogos puritanos, escribió al respecto, lean lo siguiente,

Dios quiso que Él moriría por todos, para procurar para ellos remisión de pecados, reconciliación con Él, eterna redención y gloria; pero entonces para que ellos nunca puedan obtener el bien por estas cosas gloriosas, a menos que ellos hagan lo que Él sabe que no pueden hacer [creer], y lo que nadie excepto Él puede habilitarlos para hacer, y para lo que a la mayoría de ellos no ha resuelto hacer. Esto es desear que Cristo debiera morir por ellos para su bien? o , que Él debiera morir por ellos para exponerlos a la vergüenza y la miseria? No es esto lo mismo a ofrecerle a un ciego mil libras con la condición de que vea?” The Death of Death in the Death of Christ, página 122

Afirmar que Dios envió a Su Hijo para morir por toda la humanidad, pero que sería efectivo únicamente con la condición de que los hombres creyeran, sabiendo Él que esto era imposible para el hombre en su estado natural, es hacer a Dios un terrible despota. Y esta es una de las cosas que plantea el amiraldianismo.

2. La Justicia de Dios

La pregunta es sumamente importante: Si Cristo murió por toda la humanidad, porqué no todos son salvos? El amiraldianismo respondería lo siguiente: A pesar de que Cristo murió por todos los hombres (redención hipotética con la condición de creer), esa muerte fue eficaz únicamente para los elegidos, aquellos a los que Dios les dio la fe necesaria para salvación.

Pero, el amiraldianismo no puede explicar verdaderamente como puede ser Dios justo al castigar a los incrédulos eternamente por los mismos pecados por los que Cristo fue ofrecido. El punto es que la Biblia nunca enseña que la muerte de Cristo haya sido en alguna manera hipotética y en otra manera eficaz. Lo que toda la Biblia enseña es que la muerte de Cristo tenía un único propósito: salvar a Su pueblo. Cristo fue sacrificado por Su pueblo. Nunca fue el sacrificio algo hipotético, sino que enteramente fue real y efectivo en sus logros. El amiraldiano se contradice, pues si Cristo hubiera muerto por los pecados de toda la humanidad, la incredulidad hubiera estado incluída entre esa lista de pecados y sería injusto de parte de Dios castigar a los incrédulos por algo que ya fue pagado en Su Hijo.

El mismo  nombre “Jesús” revela el propósito de Dios, “salvar a Su pueblo” (Mateo 1: 21). Esa fue la intención de Jesús, morir por aquellos que le fueron entregados por Su Padre en la eternidad (Juan 6: 37-44; Juan 10). De nuevo Owen escribe,

Él [Cristo] no murió por ellos y luego se rehusó a interceder por ellos; Él no hizo lo más grande para omitir lo más pequeño.” The Death of Death in the Death of Christ, página 64

Berkhof es otro que hace un gran punto en contra del calvinismo modificado. Él escribe en su teología sistemática,

Y si la aseveración es hecha de que el diseño de Dios y de Cristo era evidentemente condicional, dependiente de la fe y el arrepentimiento del hombre, se debe llamar la atención al hecho que la Biblia claramente enseña que Cristo por Su muerte compró la fe, el arrepentimiento, y todas las demás obras del Espíritu para Su pueblo.” Systematic Theology, página 395

Al estudiar este tema me he dadoc cuenta que, como los arminianos, los amiraldianos temen afirmar la expiación limitada porque no desean disminuír el sacrificio de Cristo. Sin embargo, los calvinistas no hacemos esto al afirmar que Cristo murió por los elegidos, pues creemos que el sacrificio de Cristo fue de un valor infinito, precisamente por la dignidad de quien murió en la cruz. Pero, al ser la Biblia tan clara al respecto de la expiación de Cristo en la cruz, debemos afirmar que esa obra fue perfecta y eficaz para todos aquellos por los que Cristo murió. Y si Cristo murió por toda la humanidad, no quedaría otra que ser un universalista, es decir, afirmar que toda la humanidad será salva. Pero, como la Biblia afirma que no todos son salvos, entonces debemos afirmar con ella que Cristo murió únicamente por Su pueblo (2 Cor 5: 21).

Lástimosamente el amiraldianismo se está propagando en la iglesia alrededor del mundo con la imagen de que es hermano de la reforma. Se disfraza como ‘casi casi calvinista.’ Pero, cuando lo analizamos detenidamente nos damos cuenta que no es en nada calvinista. La maravilla de los cinco puntos del calvinismo, aparte de que son bíblicas, es que están entrelazadas. Si una de ellas desaparace, toda la columna se desmorona. No se puede creer en la depravación del hombre, en la elección incondicional, y negar la expiación particular de Cristo.

Es debido a las inconsistencias del amiraldianismo por lo que debemos enfrentarlo y luchar por demostrar por medio de las Escrituras la belleza de la doctrina de la expiación de Cristo y su eficacia para lograr todo para lo que fue planeada por Dios en la eternidad.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Hector permalink
    noviembre 12, 2010 4:23 pm

    EL hecho de que que la humanidad se aproveche de una gracia comun no significa que la humanidad sera salva. PQ al principio yo pensaba que Jesus habia muerto solo por los pecados, y si vemos esto no concuerda con las escrituras pq Israel en sus tiempos seguia pecando y cuanta oportunidad le dio Dios de que se arrepintieran. Creo que es el mismo caso, Dios esta esperando pacientemente que su pueblo se arrepienta para entonces venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: