Skip to content

Movimiento Emergente Continúa Dando de que Hablar…

January 24, 2008

Verdaderamente me es difícil comprender la incapacidad de muchos de los ’emergentes’ en reconocer lo peligroso de el camino que han decidido tomar. Como hice notar en el análisis que hice sobre este movimiento hace unos meses, a pesar de no ser un movimiento monolítico, si tiene algo en común, esto es, su abordaje con respecto a la espiritualidad.

Este movimiento se caracteriza por el liberalismo espiritual, es decir, nadie tiene el derecho de decirle a una persona como debe desarrollar su espiritualidad. De ahí que en iglesias como Solomon’s Porch, liderada por Doug Pagitt, abunda no sólo la insatisfacción con la mayoría de las doctrinas de la iglesia protestante, pero además, el deseo de buscar a Dios de una manera ‘personal.’ Con esto, entienden que cada persona puede alcanzar a Dios de diferentes maneras.

Qué ha ocurrido? Lo que esto ha provocado es un incremento de una especie de gnosticismo en la iglesia, y la mezcla de elementos neo-paganos enla estructura eclesiástica. Vemos el crecimiento del espíritu universalista del pensamiento liberal, así como el inclusivista. Todo esto, en contra de las enseñanzas de la Biblia. Porqué surgen estos elementos? Es claro que el desechar la Biblia como la sola autoridad y negar la inspiración plenaria de las Escrituras es uno de los problemas en la actualidad, como lo hace Rob Bell, uno de los más prominentes líderes emergentes.

Un ejemplo? La más reciente noticia de este ‘enredado’ movimiento, fue dada por el pastor emergente, Phil Wyman, líder de la iglesia llamada The Gathering. Wyman fue excomulgado de su denominación por estar involucrado con Wicca y Brujería. Su iglesia, por supuesto hizo caso omiso de la excomunión, y en su sitio de internet, aclaran que ellos participan en lo que se conoce como Lectio Divina, y la interpretación de sueños, además de enseñar Wicca en conjunto con cristianismo. Sólo el hecho de leer la página de internet de su iglesia, deja ver claramente que este hombre, como quizás muchos dentro de este movimiento NO son cristianos, rechazando y rebelándose a los mandatos de Dios.

Mi pregunta es la siguiente, cuánta más gente será engañada por estos lobos? No sólo debemos esforzárnos más en la oración, para que Dios lleve más obreros a ministrar la palabra, pero además debemos tener claro que nuestra misión es la de servir como ministros de la palabra de Dios. Nosotros debemos ser la luz del mundo, enseñando la verdadera palabra de Dios, sin comprometer, de ninguna manera el mensaje dado por Dios en Su palabra. Dios se encargará de juntar a sus ovejas, pero las ovejas sólo pueden responder al llamado que se hace por medio de la proclamación del evangelio.

Esta es una de mis metas para este año…mejorar la manera en que trabajo en el ministerio de Cristo. Quiero adelantarles que con este deseo, en el mes de Febrero haré una serie corta acerca de los mártires de la iglesia, con la idea de despertar ese deseo de evangelización en todos nosotros, para ser ‘buenos siervos’ de Cristo.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

7 Comments leave one →
  1. January 24, 2008 3:05 pm

    Eduardo,
    Hay una serie referente a la historia de la iglesia, en donde el pastor Olivares desglosa la vida de varios de estos mártires. Esta muy buena.

    Voy a darle seguimiento a tus estudios que siempre son ricos en información, fácil de digerir y buenísimos para equipar a la iglesia.

  2. Eduardo permalink
    January 24, 2008 3:41 pm

    Dolly,

    Voy a tener que buscar la serie del pastor Olivares. Lo mío lo voy a iniciar los primeros días de Febrero. Espero sirva para nuestro crecimiento espiritual.

  3. January 25, 2008 3:43 am

    Eduardo,

    Lectio Divina no significa “interpretación de sueños”, como has escrito, sino “lectura divina”. Esta frase del Latín denota, segçun Wikipedia, “un método de oración y lectura escritural destinado a conseguir comunión con Dios”.

    Anoche leí precisamente esa noticia, y la verdad es que varios líderes del movimiento emergente han ido muy lejos.

    A modo de comentario relacionado, Brian McLaren, líder del movimiento, se encuentra en estos días participando del Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza, al que ha sido invitado a exponer junto a otros autores.

  4. Eduardo permalink
    January 25, 2008 6:53 am

    Natanael,

    Gracias por hacerme notar el error. Ya esta corregido. Con respecto a McLaren…si por ahi estaba leyendo un articulo en Apprising Ministries acerca de ese foro. De seguro vamos a escuchar acerca de lo que dijo McLaren. A esperar la noticia. Gracias.

  5. February 1, 2008 3:02 am

    Hola Eduardo: Te comparto este post de un simpatizante de la iglesia “Emegente”,que aparece en su blog “Excomunión”
    por Ricardo Gondim

    “Estoy escuchando el audiolibro “Generous Orthodoxy” de Brian McLaren, un regalo de mi amigo Carlos Alberto Junior.

    Espero y oro para que alguna editorial brasileña se apresure a traducirlo (quien sabe inglés no debería dudar en comprarlo, aprovechando que el dólar está barato).

    Cuando escucho a esa gente de la “Iglesia Emergente”, con quienes tengo gran afinidad; me convenzo cada vez más que el movimiento evangélico o “evangelical” -permítanme el extranjerismo- es un barco que hace agua.

    Hace algún tiempo afirmé que no me considero más “evangélico”, y causé espanto entre mis pares. Sin embargo, cada día que pasa, mientras más malas noticias suben desde los sótanos denominacionales; y mientras más Youtube muestra bromas sobre el vodevil de los púlpitos, más convencido estoy que no tengo nada que ver con lo que fue mi cuna religiosa.

    Mi “auto-excomunión” del movimiento evangélico no es estética, aunque no tolere más oír la poesía banal de las canciones y la música pobre que tienen éxito. No aguanto más los coros de guerra, convocando a los creyentes para pisotear a los enemigos. Ni hablar de las coreografías de las danzas. ¡Horribles!

    Mi “auto-excomunión” del movimiento evangélico no es ética, aunque me provoca náusea el gran número de políticos que, en nombre de Dios, ejercen sus mandatos con las mismas prácticas que los más nefastos. No soporto más convivir con evangelistas y pastores, dueños de un discurso radical en cuanto al dogma, al credo, al moralismo sexual, y que saben repetir como loros la Sana Doctrina, pero se comportan como inescrupulosos manipuladores, siempre ávidos por dinero.

    Mi “auto-excomunión” del movimiento evangélico no es doctrinal. Sigo creyendo en la Trinidad. Tengo a Jesucristo como el Señor y Salvador de mi vida. Hablo en lenguas desde mi experiencia pentecostal. Creo y doy testimonio de milagros. Oro por la liberación de endemoniados y espero un cielo nuevo y una tierra nueva.

    Mi “auto-excomunión” del movimiento evangélico sucedió porque no puedo convivir con autoproclamados “teólogos” que guardan sus doctrinas y conceptos como verdaderas vacas sagradas. No me gusta el clima de caza de brujas, que apedrea y quema a quien se atreve a tocar las “cláusulas pétreas”.

    No tolero la intolerancia, no acepto la exclusión, no me siento bien con los discursos fundamentalistas. Creo que toda interpretación es interpretación y nada más, y que nadie –ni San Agustín, ni Arminio y ni siquiera yo– tiene la última palabra en cuanto a la verdad.

    Mi “auto-exclusión” del movimiento evangélico sucedió porque me cansé de estar intentando leer la Biblia con el literalismo fundamentalista. Considero agotador tener constantemente que hacer acrobacias para explicar, con la exégesis propia de los evangélicos, textos que discriminan a las mujeres en el Deuteronomio, o aquel en donde Dios envía un espíritu de mentira para confundir a los profetas.

    No quiero más hacer cuentas para explicarles a los adolescentes cómo el arca de Noé pudo albergar a todos los insectos, mamíferos, aves, reptiles y batracios del planeta.

    Mi “auto-exclusión” del movimiento evangélico sucedió porque ya no tengo el estómago para quedarme a escuchar sermones del tipo: “Dios es poderoso, él va a hacer el milagro”, y cerrar mis ojos a los exiliados de Darfur, o a los miserables que esperan en las filas de los dispensarios inmundos de las zonas más pobres de Río de Janeiro.

    No quiero vivir la fe ensimismada y privatizada que tanto se propagó, y que busca, o convive, con el concepto burgués de mundo. A decir verdad, no logro más orar pidiendo bendición, protección, inmunidad, prosperidad o libramiento. No quiero tener que ejercitar la fe para “ver a Dios abrir las ventanas de los cielos”.

    Mi “auto-exclusión” del mundo evangélico sucedió porque tengo sed de intimidad con Dios; porque intuitivamente, percibo que la Biblia posee una riqueza inmensamente mayor de lo que me enseñaron. Quiero vivir en la libertad del Espíritu, sin miedo de las implicaciones y de las fragmentaciones más “peligrosas” de esa decisión.

    Mi “auto-exclusión” del movimiento evangélico sucedió porque me apasioné por Dios de una manera que considero linda, pero que va a contramano de la mayoría.

    Estoy tan absolutamente lleno de curiosidad sobre dimensiones de la verdad que, reconozco, jamás comprenderé completamente. Estoy con sed de leer como nunca leí, reír como nunca reí, bailar como nunca bailé; orar como nunca oré. Quiero glorificar a Dios con levedad, sin paranoias de que el diablo me va a agarrar si le dejara una brecha o que seré castigado con rigor si ‘meto la pata’.

    Mi “auto-exclusión” del mundo evangélico sucedió porque hoy veo a mi Prójimo como amado de Dios y no más como hijo de la ira. De repente, comencé a percibir que la Gracia fue esparcida sobre la tierra así como el sol, que bendice indiscriminadamente.

    Intento librarme del lenguaje excluyente de los creyentes. Ya no tengo miedo de decir que aprecio la “música del mundo”, que considero a los “Médicos Sin Fronteras” una bella expresión del amor de Dios, y que voy a estudiar, con enólogos, los misterios de los mejores vinos. Antes que me olvide, no creo que entrenarme para un maratón sea perder el tiempo.

    No me definiré por ningún movimiento porque creo que los movimientos, cualquiera sea, son cercas que empobrecen. No defenderé una teología específica, ni siquiera la Relacional, porque no creo que ellas sean suficientes para explicar al Eterno. Me gusta la frase de Paul Tillich: “Dios está más allá de Dios”.

    ¿Hacia dónde voy de aquí en adelante? Anhelo caminar humildemente con mi Señor; voy a intentar ser justo, desarrollar un corazón misericordioso y amar la paz.”

    Soli Deo Gloria.

  6. Eduardo permalink
    February 1, 2008 6:22 pm

    Chuy,

    En realidad muestra lo típico de un emergente: la incapacidad de someterse a la autoridad de la Biblia; la incapacidad de someterse al Señorío de Cristo sobre sus pensamientos, creencias, emociones, y corazón. Lástimosamente, el diablo trabaja engañando y torciendo la palabra de Dios, y muchos emergentes han cruzado la línea. Es claro que aquel verdadero discípulo de Cristo es parte del mundo, pero es totalmente diferente al mundo. Parte del mundo porque, pues, no podemos salir de él, pero diferentes porque hems pasado de tinieblas a la luz.

    El analizar a los emergentes deja claro que ellos no se distinguen del mundo, y quieren ser parte del mundo, con la intención, según ellos de que más gente conozca la palabra de Dios. Pero si vemos la forma de ministrar de Cristo, NUNCA comprometió Su mensaje para complacer a las multitudes. De hecho, hizo todo lo contrario, predicó la verdad y muchos de sus “discípulos” le dejaron porque Sus palabras eran “muy pesadas.”

    Debemos ser fieles a Dios, y no a los hombres. Debemos tratar de quedar bien con Dios, no con los hombres. Cuando alguien que quiera enseñar la palabra de Dios sepa la responsabilidad que tiene en sus manos, y el castigo que tendrá si no es fiel a ella, predicará con temiendo y temblando, por temor a no serle fiel a Dios.

    Oremos y luchemos siempre por la verdad. Esa es la misión.

  7. February 1, 2008 8:43 pm

    Seguiremos contendiendo ardientemente por la fe hasta el final.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: