Skip to content

Emanuel: El Verdadero Significado de Navidad

December 24, 2007

Cuando hablamos de Navidad, cada uno de nosotros tiene diferentes formas de expresar el significado de esta fecha. Para nosotros los cristianos, tiene un significado muy especial, celebramos la promesa de Emanuel.

Dios le dio a Su pueblo una gran esperanza. A través del profeta Isaías, Dios dijo,

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.” Isaías 7: 14

Quién era este Emanuel? Cuál sería su misión? Para responder a esta pregunta, debemos ir al pasado, y quizás aún más lejos…al principio. Moisés nos escribió en el libro de Génesis como Dios creó el univeso y todo lo que en él se encuentra. Los primeros dos capítulos de este libro nos muestran la perfección de la obra de Dios. Dios mismo vio, “lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” (Génesis 1: 31).

Pero algo malo sucedió en el capítulo 3. El pecado entró en la escena. Adán y Eva decidieron regir sus vidas por sus propios deseos y desechar la orden de Dios. Rechazaron la oportunidad de obtener vida eterna que Dios les había ofrecido. Su desobediencia hizo que Dios tomara la decisión de echarlos fuera del jardín del Edén, en donde podían tener comunión con Dios. Esta decisión vino a causa de que Dios, en su infinita Santidad, no puede tener comunión con el pecado. Dios decreta dos cosas muy importantes, primero, echa fuera a Adán y a Eva, maldice a toda la creación a causa del pecado del hombre, y hace que el hombre muera espiritualmente. Segundo, Moisés nos escribe algo muy interesante,

“Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.” Génesis 3: 24

Porqué puso Dios querubines en el jardín del Edén? Teológicamente hay dos razones. La primera, como dijimos antes era evitar que el hombre pudiera entrar en la presencia de Dios. La segunda es que Dios, debido a Su plan eterno, había decidido redimir al hombre. Recordemos que en el jardín Dios puso dos árboles, el de la ciencia del bien y el mal, y el árbol de la vida. Si Dios permitía que Adán y Eva comieran de este último, vivirían eternamente en pecado. Al echarlos fuera, Dios evita que el pecado domine a la raza humana eternamente.

Qué hace Dios aparte de echarlos fuera? Dios nos da el protoevangelio, es decir, el primer evangelio, las primeras buenas nuevas, Dios le dice a la serpiente, “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” (Génesis 3: 15).

Es en Génesis 3:15 donde se nos anuncia la promesa de Emanuel. Dios nos prometió destrozar la cabeza de Satanás. Pero a través de toda la historia de la redención, Dios nos ha dado otras promesas, que conciernen a este gran evento que resultaría en la derrota del gran enemigo del hombre. Existen historias muy importantes, pero creo que entre las más bellas que podemos encontrar con respecto a esta gran promesa, las podemos ver en las vidas de Abraham, Jacob, David, y en los profetas.

En Génesis 22, Dios le ordena a Abraham ofrecer como sacrificio al hijo de la promesa, Isaac. Abraham, habiendo aprendido a obedecer a Dios, después de muchas fallas, lleva a su hijo al monte de Moriah, y justo antes de que Abraham degolle a Isaac, Dios lo detiene. Abraham le pone el nombre a ese lugar, “Jehova Jireh”, que significa “Jehová proveerá” (Génesis 22: 14). Dios por otro lado, amplia un poco más la promesa de Génesis 3:15, “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste mi voz.” (Génesis 22: 18).

Resulta increíble, cuando investigamos acerca de este monte Moriah, que aproximadamente dos mil años después se le conocería como Gólgota o Calvario. Dios entonces le dice a Abraham que Él proveerá en el monte Gólgota.

Por otro lado, antes de morir, Jacob, le da la bendición a todos sus hijos. Recordemos que José era su hijo preferido, quién fue vendido por sus hermanos a Egipto, y a través de quien Dios protegería a Israel, y le haría crecer abundantemente. Pero Jacob, da la bendición más importante a su hijo Judá, y dice,

“Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti. Cachorro de león, Judá; De la presa subiste, hijo mío. Se encorvó, se echó como león, Así como león viejo: ¿quién lo despertará? No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh;Y a él se congregarán los pueblos. Atando a la vid su pollino, Y a la cepa el hijo de su asna, Lavó en el vino su vestido,Y en la sangre de uvas su manto. Sus ojos, rojos del vino, Y sus dientes blancos de la leche.” Génesis 49: 8-12

Qué bella bendición! En algún momento de la historia de Israel, Judá será a quien se inclinen el resto de los hijos de Jacob; en algún punto de la historia, el cetro le será entrgado a Judá y no le será quitado; en algún momento llegaría en un pollino, lavaría sus vestidos en sangre…Esta es una adición más a la promesa de Génesis 3: 15.

David, el gran rey de Israel. Cómo él no hubo rey en Israel. Pero este gran hombre obtuvo también una promesa de Dios,

“Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David. Y entró el rey David y se puso delante de Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿quién soy yo, y qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí? Y aun te ha parecido poco esto, Señor Jehová, pues también has hablado de la casa de tu siervo en lo por venir. ¿Es así como procede el hombre, Señor Jehová?” 2 Samuel 7: 16-19

David comprende que Dios le da una promesa acerca del futuro lejano, establecer perpetuamente su trono. Esta es, de nuevo, otra adición más a Génesis 3:15. Pero, qué dicen los profetas? Veamos algunos pasajes que reafirman la promesa,

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Isaías 9: 6

“A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré.” Ezequiel 21: 27

“Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.” Miqueas 5: 2

“y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.” Hageo 2:7

“Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” Zacarías 9:9

Entonces, qué quiso decir Dios cuando puso estas palabras en la boca de Isaías, “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.”? Quién es el tan esperado Emanuel? Este nombre lo vemos claramente en el evangelio de Mateo, donde se nos relata cuando un ángel le revela a José la culminación de la promesa dada en Génesis 3:15. Cuando el ángel le explica a este hombre, el significado de la tan esperada promesa,

“He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.” Mateo 1: 23

Dios revela su promesa en Cristo…Dios con nosotros. En el Antiguo Testamento, Dios estaba presente en el tabernáculo (Éxodo 40:34), luego en el templo (1 Reyes 8:11), pero ahora la gloria de Dios estaría en Cristo, el tabernáculo levantado por Dios y no por el hombre (Hebreos 8: 2 y Apocalipsis 21:3).

La promesa es Cristo. Dios encarnado. El verbo de vida…la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó” (1 Juan 1:1-2). Nuestro Redentor. El que fue anunciado desde el principio, vino como descendiente del David, a tomar el reino. Vino como descendiente de Adán, a salvar y redimir a los hombres.

Qué debe hacernos recordar el nacimiento de Cristo? No debemos permitir nunca que se nos olvide su vida entera, pues fue su perfecta obediencia durante toda su vida, su perfecto amor hacia el Padre, lo que nos salvó a nosotros. Fue su sacrificio en la cruz, cuando tomó la copa llena de la ira de Dios, sin dejar caer una sola gota, para resctara a unos hombres de sufrir la ira de Dios. Eso es lo que entendemos con propiciación. Cristo vino a pagar la deuda que estaba puesta sobre nosotros. Cristo vino a remover la ira de Dios que debíamos pagar. Nunca debemos olvidar esto.

Cristo se encarnó, para vivir la vida que ninguno de nosotros podía vivir, amar al Padre de la manera en que ninguno de nosotros lo podía amar, y a pagar la pena que todos nosotros debíamos pagar por nuestros pecados. Esa es la promesa. Ese es el significado de Jehova Jireh (Jehová proveerá) de Génesis 22: 14. Dios proveyó la manera de reconciliarnos con Él mismo, todo a través de Su Hijo, para que todo aquel que creyera en Él, tueviera vida eterna (Juan 6:40). Ese es el verdadero significado de Navidad. Nunca olvidemos que Cristo es la única manera de ser salvos. Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres, como lo dijo Pablo,

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” 1 Timoteo 2: 5

Y Cristo dijo,

“Yo soy el camino, la verda, y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.” Juan 14: 6

No olvidemos esta Navidad, que celebramos el nacimiento de nuestro Redentor, Jesucristo.

sujetosalaroca.com
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

5 Comments leave one →
  1. December 24, 2007 2:30 pm

    ¡Brillante! ¡Contundente!
    Todo lo demás es vanidad

    ¡Bendiciones desde Buenos Aires!
    Daniel

  2. Eduardo permalink
    December 24, 2007 4:11 pm

    Daniel,

    Un gusto saber de nuevo de ti. Bendiciones para ti y tu familia…

  3. Manuel permalink
    December 26, 2007 10:31 pm

    Bendiciones.

    Si este Señor santo, Soberano y Poderoso no hubiese venido a este mundo hundido en el pecado en un humilde pesebre, tendriamos llamas por todo el cuerpo y nunca tendriamos una navidad que celebrar. Pero su gracia va mas alla del universo y por amor a él mismo se envió a si mismo para venir de la honra a la deshonra y de la gloria a la verguenza de la cruz. Solamente me queda decir gracias Señor porque marcaste un lugar en la historia para habitar en medio de pecadores y vasos que has preparado para honra de tu nombre.

    Que tengan feliz nadivad hermanos.

  4. Eduardo permalink
    December 26, 2007 10:44 pm

    Manuel,

    Feliz Navidad para ti y tu familia también…Que Dios te bendiga!

Trackbacks

  1. Artículos sobre la Navidad « Paulo Arieu Theologies Web

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: