Skip to content

Libro: Un Día en la Vida de Ivan Denisovich

October 5, 2007

El primer libro de Aleksandr Solzhenitsyn publicado por primera vez en 1962 en la revista Novy Mir, y es un clásico de la literatura rusa, y por el cual el autor ganó el Premio Nobel de Literatura en 1970.

El libro narra un día en la vida de un prisionero de un campo de labores forzadas en Rusia, bajo la dictadura de Stalin. Narra las opresiones a las que eran expuestos los prisioneros, la crueldad con la que eran tratados.

El personaje principal es Shukhov (Ivan Denisovich) quien es sentenciado a 10 años es un campo de labores forzadas por ser considerado un espía, luego de haber sido capturado por los alemanes duarnte la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que fue condenado a 10 años, el libro nos hace ver que ninguno de los prisioneros ha sido liberado al final de su condena.

Lo que más me llamó la atención del libro fue la relación de Shukhov y otro de los personajes, Alyosha, conocido en la prisión como el Bautista, quien silenciosamente intenta llevar el mensaje de Cristo al resto de los prisioneros, pero son notables sus conversaciones con Ivan Denisovich.

Alyosha, pareciera ser un hombre que conoce bien las Escrituras, y doctrinológicamente (si es que existe esa palabra) fuerte. Justo al final del día, tiene una conversación muy interesante con Shukhov, quien le reclama a Alyosha que debería estar orando por más comida para los prisioneros. Alyosha responde,

Lo que el Señor enseñó era que no debíamos pedir a Dios cosas mundanas o transitorias escepto el pan de cada día. ‘Danos hoy el pan de cada día’…Ivan Denisovich! No deberíamos orar para que alguién nos envíe más comida, ni siquiera una porción extra. Lo que el hombre más estima es inmundo a la vista de Dios! Debemos orar por cosas espirituales, pidiéndole a Dios que destruya la basura que hay en nuestros malvados corazones.

Pero en ese momento, Shukhov se levanta molesto de su camarote, y se queja con Alyosha sobre un sacerdote en su comunidad, quien robaba y además tenía tres mujeres a las cuales estaba pagando para mantener sus hijos, y luego vino la respuesta de todos aquellos a los que no les ha sido revelada la luz del evangelio,

Mira, Alyosha…yo no estoy en contra de Dios. Estoy listo para creer en Dios. Pero sencillamente no creo en el cielo ni en el infierno. Porqué crees tú que todos merecen el cielo o el infierno? Qué clase de idiotas crees que somos? Eso es lo que no me gusta.

De un pronto a otro, termina la oración y le dice al Bautista, ‘ora tanto como quieras, pero no quitarán ni un año de tu sentencia.‘ Es ahí cuando salta Alyosha y le da una de las respuestas más bíblicas que he leído,

Ese es el tipo de cosas por las que no debemos pedir! Qué bien es la libertad para tí? Si eres libre, tu fe pronto será ahorcada por espinos! Sé feliz estando en prisión. Aquí tienes tiempo de pensar en tu alma. Recuerda lo que dijo el apóstol Pablo, ‘Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto, no sólo a ser atado, mas aún a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.

Cúan cierta es esa frase, en un mundo echado a buscar la comodidad, la paz, el bienestar propio, sin pensar ni preocuparse en lo que sucederá a su alma en la eternidad, y mucho menos en las personas que los rodean. Cúan cierta es esa frase, en un mundo donde los cristianos buscan la prosperidad, y no logran comprender que la Biblia nos enseña que ‘es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.’ (Hechos 14:22). Esto es lo primero que le dice Pablo a los recién convertidos en Antioquía, y algo en lo que todos nosotros deberíamos meditar.

Como Alyosha, mi comentario sería en pedirle a Dios por sabiduría y fortaleza, para poder caminar por esos caminos que ya Dios ha preparado de antemano para nosotros (Efesios 2:10). Pedirle a nuestro Dios por valentía, para luchar la buena batalla, buscando revelarle al mundo la gloria de Dios. No debemos pedir porcosas que se corrompen fácilmente por el ollín, cosas transitorias que no nos ayudan, sino que nos distraen en ese duro camino hacia la glorificación.

Les recomiendo este gran libro y si lo desean adquirir el libro pueden hacer aquí…

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: