Skip to content

El Centro de la Adoración en la Iglesia

septiembre 24, 2009

La adoración, según el Diccionario Bíblico de Harper, está compuesta por las actitudes y actos de reverencia hacia Dios. Esta palabra en el Antiguo Testamento traduce el término hebreo de “postrarse o inclinarse” ante Dios. Ahora, porque estoy escribiendo acerca de este tema? Lastimosamente en la gran mayoría de iglesias de nuestros países los cristianos tienen un concepto errado de la adoración. Si hacemos una encuesta en muchas de nuestras iglesias queriendo que las personas definan la “adoración,” probablemente contestarían que se trata del tiempo de cánticos previos al sermón.

Iglesia Hillsong

Iglesia Hillsong

Para la gran mayoría de cristianos la música es el medio por el cual la iglesia visible adora a Dios. Es por ello que muchas iglesias han intentado atraer a las personas mejorando la “calidad” de la música cada domingo. Es común ver en estas iglesias bandas con guitarras eléctricas, baterías, bajos, teclados, y dos o tres cantantes liderando los cánticos. Pero además a esto le añaden juegos de luces, video, etc. Aquello parece un concierto más que otra cosa. Ya había escrito mi experiencia en la iglesia Hillsong en Paris, durante mi estadía por allá hace unos años, donde los cultos eran prácticamente conciertos de rock “cristiano.” Era común ver a la gente brincar, subirse a las sillas, al escenario, mover sus cabezas; todo esto, al son de la música.

Pero, si adorar a Dios está conformado por las actitudes y actos de reverencia hacia Dios, podríamos decir que la música es el vehículo para hacer esto? La respuesta es no! La música no es el centro de la adoración en la iglesia. Nunca lo ha sido. Podríamos estudiar y leer a los patriarcas de la iglesia, a los reformadores, y nunca encontraríamos algún argumento para afirmar esto. Porqué? Porque el Nuevo Testamento es el ejemplo a seguir de como debe ser la iglesia, y en el Nuevo Testamento nunca encontramos a la música como el centro de la adoración a Dios.

Púlpito de Calvino en la Catedral de San Pedro

Púlpito de Calvino en la Catedral de San Pedro

Cúal es ese centro? La predicación de la palabra de Dios. No hay otra cosa que pueda definirse como verdadera adoración a Dios aparte de la predicación y estudio de Su palabra. Esto fue tan importante para los reformadores que hombres como Juan Calvino sacaron todos los instrumentos musicales de sus iglesias y los tiraron por las ventanas (literalmente). Y qué pusieron en lugar de los instrumentos? Calvino por ejemplo puso el púlpito en el centro de la iglesia, para demostrar que la base y lo más importante de la adoración de la iglesia los domingos era la predicación de la palabra de Dios.

Porqué así? Porque para poder adorar a Dios debemos conocerle a Él. Y cómo le conocemos? Mediante la revelación que Él en su gracia nos ha dado en Su palabra. Dios no necesita de nosotros, pero en amor decidió revelarse a Sí mismo a nosotros, con el fin de que Su pueblo le conociera, y de esa manera pudiera crecer en santidad y amor hacia Él. No es esto lo que dice Pablo a Timoteo?

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3: 16-17

Dios nos ha dado la Biblia para que sea predicada y para que los creyentes sean enseñados, corregidos, instruídos en justicia, para que seamos perfectos. Albert Mohler escribe,

La adoración no es algo que hacemos antes de sentarnos a escuchar la Palabra de Dios; es el acto por medio del cual el pueblo de Dios dirige toda su atención a escuchar al único y verdadero Dios hablarle a Su pueblo y recibir sus alabanzas. Dios es más bellamente alabado cuando Su pueblo escucha Su palabra, ama Su palabra, y obedece Su palabra.” [1]

Pero qué diferente es la creencia de la mayoría de cristianos. Muchos creen que para adorar a Dios deben ir a la iglesia los domingos a cantar. Ese es casi la única razón por la que asisten a la iglesia; para sentirse bien cantando y brincando. Y lo más triste es que esto es lo que promueven muchos “pastores.” La iniciativa de mejorar la música y hacerla el centro de la adoración cada domingo viene del liderazgo de la mayoría de estas iglesias. Porqué? Porque no creen que a los hombres les interese mucho la palabra de Dios. Vivimos en un mundo post-moderno al cual no le gustan las verdades absolutas, así que entre menos se predique la palabra de Dios, menos oportunidad tendrán estos líderes de herir los sentimientos de la gente. Es por ello que después de 45 minutos de concierto, vienen 20 o 25 minutos de una predicación débil y superficial, con el propósito de no hurgar muy profundo en la doctrina divina como para que la gente se moleste y no vuelva a la iglesia.

Queda claro la razón del analfabetismo bíblico que impera en la gran cantidad de iglesias evangélicas en el mundo, y sobretodo en latinoamérica. Los pastores le han quitado el fundamento a la adoración de Dios en la iglesia. Han quitado la predicación de la Biblia como la base de la adoración. Los evangélicos no reciben el alimento sólido, sino pura leche, en el mejor de los casos, pues muchos van a la iglesia a recibir leche podrida. Pero es culpa solamente de estos pastores que los evangélicos estén desnutridos espiritualmente? De nuevo, la respuesta es no. Por supuesto que a los pastores les fue encomendado el trabajo de alimentar a las ovejas de Cristo (Juan 21: 15-19), pero las ovejas tienen la responsabilidad de buscar a los verdaderos pastores que el Señor ha ordenado para pastorear Su rebaño. Las ovejas tienen la obligación de pedir y exigir que la palabra de Dios les sea predicada cada domingo.

Pero porqué no ocurre esto? Una de las razones principales es que los hombres no creen necesaria la predicación. Ya se sienten bien consigo mismos y por lo tanto no necesitan ningún conocimiento más. Con el conocimiento básico y superficial de la Biblia están bien.  Pero noten la diferencia con las palabras de Mohler. Él escribe,

La verdadera adoración ocurre cuando la autoridad de la Biblia es correctamente honrada y la predicación de la palabra es comprendida como un evento por el cual Dios le habla a Su pueblo a través de Su palabra por medio de Sus siervos-los predicadores.” [2]

No es esto lo que vemos en el libro de Nehemías? Cómo podemos aprender lo que es la verdadera adoración y reverencia a la palabra de Dios fuera de la Biblia? No es posible. La Biblia es nuestra guía en lo que respecta a lo que Dios quiere para Su pueblo. Y entre estas cosas está la correcta adoración por parte de los suyos. En Nehemías 8 leemos lo siguiente,

1 y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. 2 Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. 3 Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley. 4 Y el escriba Esdras estaba sobre un púlpito de madera que habían hecho para ello, y junto a él estaban Matatías, Sema, Anías, Urías, Hilcías y Maasías a su mano derecha; y a su mano izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Hasum, Hasbadana, Zacarías y Mesulam.5 Abrió, pues, Esdras el libro a ojos de todo el pueblo, porque estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento. 6 Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo respondió: !!Amén! !!Amén! alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra. 7 Y los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía, hacían entender al pueblo la ley; y el pueblo estaba atento en su lugar. 8 Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura. 9 Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley. 10 Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza. 11 Los levitas, pues, hacían callar a todo el pueblo, diciendo: Callad, porque es día santo, y no os entristezcáis. 12 Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de grande alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.” Nehemías 8: 1-12

Noten que fue el pueblo quien le pidió a Esdras que predicara la palabra de Dios. Y el sacerdote se paró frente a la congregación sobre un púlpito de madera y predicó. Pero además enseñó lo que la Biblia quería decir, con el fin de que el pueblo pudiera comprenderla. Noten además que en el versículo 5, donde dice en nuestras Biblias “todo el pueblo estuvo atento,” la palabra hebrea es עָמַד (a-mad) que quiere decir “estar de pie.” El pueblo de Israel estuvo de pie desde el alba hasta el mediodía, mostrando su amor y reverencia a la palabra de Dios. Esto es verdadera adoración!

Qué hizo la predicación en estas personas? Primero, les mostró la majestad y grandeza de Dios. Luego, les mostró la maldad de sus corazones a causa de su pecado contra el Dios infinitamente Santo. Esto los llevó a humillarse ante Dios, sabiendo que eran indignos de estar en Su presencia a causa de su maldad. Pero, al final los llevó a estar alegres, pues habían comprendido la misericordia y gracia de este Dios al cual habían ofendido y de quien eran sus enemigos, quien les amó y decidió hacerlos Suyos. Esta es la razón por la cual la predicación de la palabra de Dios es la manera que Dios ha dispuesto para que Su pueblo le adore.

Dios se ha revelado en Su palabra para mostrarnos Su grandeza con el fin de que Su pueblo caiga humillado y temeroso al conocer Su caracter, pero también se ha revelado para mostrarnos cuán misericordioso y benevolente es al habernos salvado de Su ira por medio de Su Hijo Jesucristo. La música en nuestras iglesias podrán tener buenas letras, y hasta letras fieles a la doctrina bíblica, pero la verdadera adoración del pueblo de Dios ocurre cuando el instrumento humano que Dios le ha dado a cada iglesia verdadera se para detrás del púlpito y detrás de la Biblia para predicar lo que Dios le tiene que decir a los suyos. Es ahí cuando la iglesia, luego de comprender el mensaje divino, puede humillarse y gozarse en este gran Dios que tenemos y adorarle con todo nuestro corazón, y todas nuestras fuerzas, y todo nuestro espíritu.

Qué cada domingo vayamos a la iglesia esperando escuchar lo que Dios tiene que decirnos por medio de los pastores que Dios nos ha dado. Y si notas que no estás recibiendo verdadero alimento, o que esperas más la llegada de la música que el sermón, debes ponerte a pensar, pues no estás adorando a Dios de la manera en que Él lo exige. Y ya sabes lo que ocurrió cuando Nadab y Abiú decidieron adorar a Dios de la manera que ellos creían era la mejor (Levítico 10: 1-2). Dios sólo se complace en aquellos que le adoran conforme a lo que Él ha establecido. Todos los demás tipos de invenciones humanas que pasan por adoración son abominación para Dios porque Él no lo ha ordenado.Qué ocurría en Paris? Luego de 30 minutos de brincos, la gente se sentaba a escuchar un pésimo sermón de 20 minutos, y se podían ver personas durmiendo en las sillas. Porqué? Porque la prioridad para el pastor no era la Biblia, sino la música. La gente esperaba más la música que la predicación. Es más, deseaban que terminara el sermón para volver a brincar por diez minutos más. Dónde está el amor y la reverencia hacia Dios? Esta es la razón del caos espiritual del evangelicalismo actual. A. W. Tozer escribió,

Es ahora común la práctica en la mayoría de iglesias evangélicas ofrecerle a la gente, especialmente a los jóvenes, el mayor entretenimiento y el mínimo de instrucción seria. Es raramente posible en la mayoría de lugares hacer que alguien asista a una reunión en donde la única atracción es Dios. Uno puede únicamente concluír que los que profesan ser hijos están aburridos de Él, pues ellos deben ser atraídos a la reunión con un palo de caramelo en la forma de películas religiosas, juegos, y refrescos. ” [3]

Con todo esto no quiero decir que no debamos cantar salmos e himnos en nuestras iglesias, sino que debemos tener claro que la verdadera expectativa del creyente debe ser la predicación de la palabra de Dios. A mi me encantan los himnos, pero cada día debo pedirle a Dios que produzca en mí un mayor amor y aprecio por Su palabra, tanto en mi vida personal y privada, como cuando me congrego en la iglesia los domingos. Que anhelemos todos nosotros la llegada del día domingo para escuchar lo que Dios quiere enseñarnos. Qué pongamos, en sentido metafórico, el púlpito en el centro de nuestras iglesias!

___________________________________________

[1] Albert Mohler. He Is Not Silent: Preaching in a Postmodern World. Página 75.

[2] Ibid. Página 72

[3] A. W. Tozer. Man: The Dwelling Place of God. Página 136.

sujetosalaroca.org
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta.
Suscribete por email.
Suscribete al podcast por iTunes.
Únete al grupo en Facebook aquí.
Apoya este sitio visitando los patrocinadores aquí.

9 comentarios leave one →
  1. Rodemil permalink
    septiembre 24, 2009 2:49 pm

    Por ello el salmista y el apostol autor de los Hebreos señalan: (Salmos 22:22 y Hebreos 2:12)
    “Anunciaré a mis hermanos tu nombre,
    En medio de la congregación te alabaré.”

  2. septiembre 24, 2009 5:38 pm

    Hermano Eduardo:

    En verdad es triste que muchas (¿la mayoría?) de las iglesias evangélicas estén tan desligadas de la verdad acerca de la adoración. Pienso que lo que describes no es más que un reflejo de que la gente ya no cree (o vive de acuerdo a) la suficiencia de las Escrituras para toda nuestra vida.

    Oremos para que Dios nos lleve primeramente a nosotros a amar Su Palabra, luego a nuestro iglesia. Y que Dios permita que por medios como éste, gente como tu pueda ser utilizada para llevar a otros a las Escrituras.

    Saludos.

  3. septiembre 25, 2009 4:17 am

    Me recordó esa entrada que leí hace un tiempo acerca de la pasión que demuestra John Piper en sus sermones. Está en inglés, pero las imágenes son elocuentes. La predicación es adoración sin música. Este es ellink

  4. septiembre 25, 2009 4:14 pm

    Estimados hermanos, este es un tema apasionante! La adoración en espíritu y en verdad. Yo tuve el privilegio de impartir años un curso al respecto y estoy incluyendo un artículo de reflexión que era requisito para el inicio del curso:

    ¿Es la Iglesia aburrida?

    Nota: En Diciembre del 2000 un escritor del periódico de la Convención Bautista de Missouri me pidió que escribiera un artículo para contribuir en una sección especial con respecto al tema “¿Es aburrida la iglesia?”. Me lo pidieron porque yo había enseñado una clase en el Seminario que se llamaba “Liderazgo de Adoración”, y también porque he escrito y dado conferencias frecuentemente en iglesias con respecto a la adoración.

    También le sugerí al editor del periódico cambiar el título del artículo en vez de “¿es la Iglesia aburrida?” por “¿Es la adoración aburrida?” o algo así, poque asumo que al referirse a la iglesia nos estamos refiriendo a lo que se hace en el servicio o culto, puesto que sabemos que la palabra iglesia tiene otra más amplia connotación.

    ¿Cuál es tu respuesta cuando oyes a alguien decir “la Iglesia es muy aburrida”?

    Mi primera respuesta es preguntar, “¿por qué dices eso?” Para comenzar, hay que decir que hasta el más agradable culto al Señor es aburrido para las personas que no son convertidas, ya sea que se profesen como cristianos o no. La Biblia deja muy en claro que “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios; porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”. A la luz de esto, y del hecho de que muchos de los que van a la iglesia no son verdaderos creyentes, no me extraña que para muchas personas la iglesia sea aburrida. La cuestión es que ellos no tienen la capacidad – dada por Dios – de encontrar satisfacción, alimento y alivio en las cosas que son del Espíritu de Dios.

    Ahora, si considero que la persona es un genuino convertido, y aún así dice: “la iglesia es aburrida”, entonces quiero preguntarle con respecto a sus espectativas en el culto y analizar si son razonables o no.

    Profundizando un poco más, le preguntaría con respecto a las particularidades del culto en la iglesia a la cual asiste para poder discernir si el liderazgo de adoración está promoviendo correctamente la “adoración en espíritu y verdad” como Jesús lo indicó en Juan 4:24.

    ¿Debería la palabra aburrida ser un término para describir a la iglesia? ¿Por qué o por qué no?

    Lo triste es que algunas veces sí es el término correcto. Existe la ortodoxia muerta. Para referirme a Juan 4.24 de nuevo, la adoración que se hace “en verdad” pero no “en espíritu” no se hace de corazón y es potencialmente aburrida. Es terrible y triste que muchas veces la forma en que se presenta la adoración a un Dios que es “Santo, Santo, Santo” no lleva a los adoradores a hacerlo con “temor y reverencia” como lo manda Hebreos 12:28. Si se hiciera correctamente los adoradores deberían hallar en la adoración la satisfacción perpetua y fascinante de Dios.

    En mi caso, he visto que la causa inmediata para el aburrimiento en la adoración es el descuido de mi parte. En otras palabras, no estoy suficientemente enfocado en lo que estoy haciendo ni pensando en lo que significa cada parte del culto, así que puede a veces parecerme aburrido, pero es culpa mía. Si Dios se presenta con fidelidad como Él es en la adoración, es decir, si se leen las Escrituras, si los himnos y cantos están verdaderamente centrados en Dios y las Escrituras, y si el sermón es fiel a la Palabra, entonces he sido enfrentado con suficiente de la revelación de Dios como para aburrirme. No tengo que arrecostarme en el asiento, cruzar mis brazos y esperar a que el que preside el servicio me estimule o me entretenga a mí. Ese no es su trabajo. El trabajo de los que presiden la adoración es presentarme a Dios. Y si realmente lo estoy buscando, lo encontraré y entonces lo encontraré interesante y no aburrido. Puedes dirigir a un adorador hacia Dios, pero no está en tu poder hacerle adorar. Sin embargo esto no quiere decir que el que preside el servicio no tenga que realizar su labor con entusiasmo y sabiduría. Muy dañino es cuando los que presiden tomen esa actitud descuidada que hace que el servicio sea frío, porque con su actitud no están llevando a la congregación a la adoración verdadera.

    A pesar de todo lo que he dicho, no estoy seguro de querer utilizar el término “aburrido” para referirme a la adoración. Porque si lo hago esto reflejaría los mismos valores de una sociedad que pone todo su interés en “pasarla bien”, “divertirse” y “darse gusto” y donde la expresión que caracteriza todo lo que no sirve para el placer personal es “taaan aburrido”. De modo que pienso que analizar la adoración en la escala del aburrimiento es utilizar una regla de medir impropia. Calificar a la adoración de “aburrida” implica que la estamos evaluando de la misma forma en que apreciamos las películas, los programas de televisión y otras formas de entretenimiento. También esto pone presión en los líderes de adoración haciendo que se enfoquen en hacer el culto más exitante e interesante, muchas veces sin considerar los parámetros bíblicos que deben regirlo.

    ¿Si la gente está aburrida en la iglesia, es esto problema de la iglesia o del individuo?

    Como mencioné antes, si la persona no es un verdadero convertido, entonces el problema es del individuo. La Biblia dice que ninguno puede llamar a Jesús Señor si no es por el Espíritu Santo (I Corintios 12.3) y aquí obviamente se refiere a decirlo de corazón, no de labios. Ningún inconverso puede adorar de forma genuina, sea cual sea la forma del culto. Por lo cual, es un error planear el culto pensando en involucrar a aquellos que no pueden adorar, es decir, es un error dejar que sean los inconversos los que midan o evalúen cómo se está haciendo el culto a Dios. Si se hace esto, es como planear una exhibición de arte para un grupo de ciegos.

    Segundo, es también problema del individuo si él o ella no está poniendo la atención debida a lo que se hace en el culto. Las personas que no quieren amar a Dios con toda su mente y corazón, es posible que en el servicio tiendan a aburrirse. Por ejemplo, la forma apropiada de celebrar la ordenanza de la Cena del Señor, requiere comprensión y análisis. Sin no se piensa seriamente en lo que esto significa para nosotros, el simple hecho de comer los elementos, no solo será aburrido, sino pecaminoso. El propósito de Dios en la adoración es que pongamos el interés y lo hagamos racionalmente.

    Tercero, es un problema del individuo si sus espectativas con respecto al servicio no son realistas. Tenemos que recordar con frecuencia que nosotros los que dirigimos la adoración a Dios, no somos más que polvo (Salmos 103:14). Los que presiden también tienen otras responsabilidades además de dirigir la adoración. Algunos esperan que los que dirigen en la Iglesia produzcan eventos tan impresionantes y entretenidos como los que se realizan en las películas y que mantienen a la gente entretenida por horas. Esto no es realista.

    Pero si hay seguidores de Cristo, maduros, hambrientos de la Palabra y encuentran el servicio aburrido, tendríamos finalmente que decir que los que presiden el servicio son responsables en gran medida.

    ¿Cómo entrenarías a los líderes de adoración para predicar y hacer el resto de las cosas en el culto de modo que no sean “aburridas”?

    Usted pregunta cómo entrenarlos para predicar. No soy un profesor de esta materia, pero creo que la gran necesidad de nuestros días es encontrar hombres de Dios que prediquen la Palabra de Dios en el poder del Espíritu de Dios. Cuando esto sucede, el pueblo de Dios se siente grandemente satisfecho, no aburrido. Porque a las ovejas les gusta que las alimenten.

    Con respecto a los líderes de adoración, yo sí doy esa clase que se llama “Liderazgo de Adoración”. En esa clase yo los entreno para evaluar cada elemento del culto, revisando si está centrado en Dios y si es bíblico. El servicio debe ser por definición, la adoración que se eleva hacia Dios. Si los que presiden el culto pueden presentarle a la congregación a Dios, de la forma que Él se ha revelado a sí mismo en las Escrituras, el pueblo de Dios tendrá todo lo que necesita para ser cautivado por Dios mismo.

    Y yo les insto con behemencia a que revisen si todo lo que se está haciendo en el servicio es bíblico, es decir, deberían poder encontrar un soporte claro en las Escrituras que permita realizar cada actividad que se realiza en el culto. Si no es así, ese elemento debe suprimirse y no ser parte del servicio, aunque puede realizarse en alguna otra actividad de la vida de la iglesia, pero no en el culto.

    Los Bautistas, considerando sus confesiones de Fe como la de 1644 y la más conocida, la de 1689, afirmaron que la adoración debe siempre hacerse conforme se prescribe en las Sagradas Escrituras. Esto es, creo yo, lo que significa “adorar en verdad” (Juan 4:24). Y la falta de comprensión de este punto es lo que ha causado la “guerra de estilos de adoración” de nuestros días, incluyendo aquella que se considera aburrida. Si somos cuidadosos en incluir en el culto solamente aquellos elementos que son claramente centrados en Dios y prescritos en las Sagradas Escrituras, de seguro el pueblo de Dios encontrará los cultos edificantes y nada aburridos. La Vida Espiritual a la luz de las Escrituras no es aburrida, cuando está centrada en Dios y a través de Cristo lo disfrutamos obedeciendo la revelación de su Palabra Escrita.

    Me doy cuenta de que esto no enfrenta a las corrientes evangélicas de hoy, y está contra el huracán de la cultura orientada al entretenimiento. Y sumando el hecho de que son muchos los inconversos que hay en las iglesias, los cambios de los que hablo no son fáciles de implementar. Pero toda reforma comienza con la enseñanza, y recomiendo este camino a los pastores antes de realizar los cambios necesarios en el orden de los servicios.

    El 75% de las Iglesias Bautistas de Missouri están en decadencia completa o parcial. ¿Podría esta realidad ser atribuida, en parte, a que la gente siente que la iglesia es aburrida?

    Sí, en parte, al menos teóricamente. Personalmente pienso que hay más y más grandes razones para esta situación, como por ejemplo el abandono de aquella práctica histórica de los Bautistas que insistían en que para pertenecer a la iglesia primero hay que nacer de nuevo para luego ser recibido como miembro. Segundo, creo que tiene más que ver con nuestra falta de predicación bíblica, aunque no nos guste admitirlo. Pero si queremos enfocarnos específicamente en la cuestión de si la forma de culto ha contribuido a que el 75% de estas iglesias estén en franca decadencia, Yo diría que tiene más que ver con los elementos del culto, que no están centrados en Dios y la Biblia, más que en el hecho de que los líderes no estén realizando sus esfuerzos por hacer del culto, algo “interesante”.

    Don Whitney
    http://www.SpiritualDisciplines.org

    • septiembre 25, 2009 10:59 pm

      Alexander,

      Gracias por el enlace. Creo que será de edificación. Bendiciones.

  5. Beatriz permalink
    octubre 7, 2009 9:45 pm

    He recibido mucha bendicion con este tema, y sobre todo por compartirlo con mis conocidos, se que nos va a yudar a entender realmente el concepto de ADORACION, que sigas a delante con tus estudios biblicos, y que sobre Todo Dios se glorifique en ellos.

    Bendiciones.

  6. valente permalink
    abril 28, 2011 6:11 pm

    debemos de obedecer todas las escrituras tanto viejo y nuevo testamento, no solo el nuevo, no por que vivamos en la gracia no quiere decir que no obedezcamos la ley, y en el viejo testamento dice que alabemos a dios con instrumentos resonantes, cuerdas, flautas, y todo lo que respire alabe a Jeova (SALMO 150), y también dice que si nadie lo alaba las piedras lo aran. por eso la alabanza con música es importante, por que asta el rey David lo alababa

    • abril 28, 2011 9:22 pm

      Valente,

      Ahora, la pregunta es la siguiente: Dios ordenó que en el día de reposo, la iglesia debía reunirse, adorarle y cantarle con instrumentos musicales? O, lo que hizo la iglesia primitiva (incluyendo a Jesús) fue cantar himnos y cánticos? Ciertamente la Biblia nos habla de muchos hombres que alabaron a Dios con bailes y cantos e instrumentos, pero ocurria esto en el día de reposo?

  7. mayo 1, 2012 6:26 pm

    Hola Eduardo….
    ultimamente he visto en actividades “juveniles” que implementan la llamada Musica Electronica…..solo de ver como se desarrolla me da escalofrios….
    en que se basan?
    dicen que es una nueva forma de adoracion…..
    puedes compartir este tema….que me parece “nuevo”
    Dios te guarde siempre…y te bendiga…
    saludos..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.135 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: